03 octubre, 2018

Anapurna-Senda La Rioja-Senda del agua-Los pitufos (8 Ciclistas)



21 de septiembre de 2018
Distancia: 46km
Desnivel acumulado: 838mt
IBPindex: 63
 

                                                                                                                                                                                                                                                                 
Crónica por Ana


Un día más, no sé muy bien por qué, me toca hacer la crónica en San Mateo, deben ser las reminiscencias del pasado.

Cuando llego el viernes a la gasolinera de Las Gaunas, después de haber pasado por la fauna que quedaba por el centro de la ciudad y que, por supuesto no tenían mucha traza de ir a montar en bicicleta, veo que no hay nadie en el punto de encuentro.

Primer pensamiento, me he confundido, o nadie se ha animado a celebrar San Mateo, con una ruta mañanera, miro hacia la cafetería y veo la “naranja mecánica”, y digo para mis adentros, bueno al menos está Dieguito…
Al salir de la cafetería ya había aumentado el grupo de ciclistas dispuestos a celebrar la fiesta lejos del pisado de la uva, Isra, Dieguito, Vitín, David, Rober, Toño y la menda que suscribe, ¡¡¡muy bien, muy bien, plas, plas, plas!!!

Nos dirigimos hacia Lardero, subimos hacia la cuesta de las vacas, camino de Sorzano.
Mientras ciclábamos, escucho a Dieguito hablando con Vitín sobre algo como “anapurna”, y pobre de mí, le pregunto, a Vitín, ¿a qué os referís con anapurna?
¿Quién me mandará preguntar?
A lo cual responde Vitín, pues que vamos a cambiar la ruta y hacemos esa subida, SORPRESA, EXPERIMENTÉ MI PRIMERA MODIFICACIÓN EN UNA RUTA…


Pensando, ¡¡¡qué bien, vamos a subir el Anapurna, en cuanto empezamos la primera subida, entendí el por qué de semejante referencia, subida rompepiernas dónde las haya!!! Ahora, me lo pasé pirata!!!!



Una vez que hemos acabado la senda, nos dirigimos a subir la subida del Gas, con el fin de llegar a la bajada del Campeonato de La Rioja, de no se sabe muy bien qué año, le pregunto a mi hermano y me comenta que al menos unos quince años.
En esta exigente bajada de nuestro querido David, por tener a bien avisarnos de la bondad en el agarre del terreno en la bajada, escuchamos un cataplof, ¡¡¡oh, oh!!!



Parece que ha habido la primera caída del día, este susto nos hizo al resto bajarnos de la bicicleta, por si acaso y por miedo y por vergüenza a ser el siguiente.
De ahí nos dirigimos hacia Sojuela, a la fuente para el avituallamiento líquido, de repente vemos que viene un ciclista, casi sin resuello, diciendo: “os vengo siguiendo toda la ruta, menos mal que os he encontrado aquí” era Ricardo que había madrugado menos que nosotros, o lo mismo venía derecho de Canales, pero había corrido como un jabato…

Vamos hacia el Chorro de las Abejas, dejando a la izquierda el embalse de Sojuela, continuando una subida paralela al Molinero y nos deja en el riachuelo de agua que había que pasar empujando la bicicleta, donde algunos metimos la zanca en el barro y otros, como Dieguito, tras varios intentos tuvo que apearse de la bicicleta y hacerlo andando…



Como siempre después de una larga subida, llega la maravilla de la bajada, aunque la primera parte fue por el cortafuegos, seguidamente, nos dirigimos hacia la Senda de los Pitufos (no vimos ni a los Pitufos ni a Gárgamel)  bufff, preciosa bajada, terriblemente disfrutona, segura, con buen agarre, al principio unas zetas y después senderito, en fin una gozada, como siempre.


Bajamos de vuelta hacia la bajada de la Dehesa de Hornos y de ahí a Navarrete, donde cogimos caminito de vuelta a casa.


Siguiente parada Nebraska, unos almuerzo, otros cervecita, otros a buscar a sobrinos para hacer otra vueltita en bicicleta por La Grajera, a ver si conseguimos algún ciclista portento en la familia….




2 comentarios:

vitinbtt dijo...

Buena crónica Ana, se nota que te empapas bien de los sitios por los que pasamos.
Dices que no vimos a ningún Pitufo, pero llevamos uno toda la ruta con nosotros para que queremos ver mas, con ese nos sobra.
La "jodienda" del día fue la lesión de David en la pequeña caída que tuvo; rotura de escafoides que lo tendrá unas semanas alejado de la bici, estoy seguro que cuando vuelva todo seguirá igual, nos llevará con el gancho (como ahora).
Otro San Mateo disfrutando de lo que mas nos gusta, la bici y los amigos.

Jeromari Vera dijo...

Pues si Ana, una crónica muy fluida. Me gustó tu crónica.Una pena la lesión de David y de Richi solo solo ¡Cómo andas Richi!