19 marzo, 2019

Sendas de Sorzano 2.0 (20 Ciclistas)



10 de marzo de 2019
Distancia: 58km
Desnivel acumulado: 1010mt
IBPindex: 84


Crónica Miguel “Cuñao”

Después de unos meses sin salir con la cuadrilla, hoy por fin se han alineado todos los asteroides y tras los carnavales llega el momento de disfrazarse de romano y acudir a la cita tradicional de los domingos. Así que me dirijo al punto de encuentro que como casi siempre es la gasolinera de las gaunas a las 8 para ir a andar en bici al monte. En esta ocasión algunos ya sabíamos mas o menos lo que nos esperaba porque a través de los mentideros del btt se había filtrado la ruta a realizar hoy, pero eso si con alguna sorpresita. Yo no sabía como me iba a encontrar después de tanto tiempo sin salir, pero lo que si tenía claro es que después de tanto tiempo el señor mayor se iba a acordar de mi para darme su temible palmadita en la espalda y endiñarme la crónica de hoy. Es imposible decirle que no a un tío que ha sabido reutilizar las cortinas de la ducha para fabricarse unos calcetines y se siente orgulloso de ello. Hoy la ruta va a ser retransmitida por otro tío sin complejos y fundador del famoso "Canal pirata" el amigo Chemi de Rioja Sport que llega el primero para comenzar uno de sus famosos publirreportajes.



Nos juntamos puntuales: Victor, Pepón, Igor, Javi, Luis, Jero, Iván, Miguel “Trankas”, Fran, Félix, Israel, Chemi, Miriam, David, Dieguito, Diego "El Pota", David Gonzalo, Iñaki, Toño y yo mismo.

Sin comenzar a rodar el amigo Iván tiene problemas con su rueda trasera y tras varios intentos de reparación nuestro mecánico de confianza opta por poner una cámara y caminar. 

Esto hace que salgamos con 15 minutos de retraso, pero enseguida algunos se ponen a recuperar ese tiempo, aunque otros no tenemos ni piernas ni vatios para mantener el ritmo al que nos llevan camino de Sorzano por los caminos habituales. 



El grupo va partido durante esta parte de la ruta juntándonos al final en Sorzano donde llegamos esta vez por la subida del velcro que hace que lleguemos ya calentitos al primer avituallamiento del día. Aquí nos abandona Javi que no se encuentra muy bien y Fran. 

Los demás comenzamos lo que será un festival de sendas por toda la zona. Comenzamos por el camino de subida a Moncalvillo para pronto girar a la derecha y encontrarnos con el primer rampón que nos deja justo encima de la ermita de las doncellas en el comienzo de la "senda de los cohetes" la cual realizamos en subida hasta llegar al camino de la balsa. 

Aquí abrimos la portilla y nos adentramos en la pradera para iniciar la subida mas dura de la mañana. Son apenas 300 metros, pero con un desnivel importante y un verde manto que dificulta la subida. Cada uno llega como puede a lo más alto para dirigirnos a la "senda del bosquecillo" que salvo el paso del principio se realiza sin problemas. 




Salimos al cortafuegos de los palos que bordea el campo de golf de Sojuela y subimos el último tramo hasta la portilla donde realizamos otro avituallamiento.


 Nuevamente nos metemos en el bosque y a través de la "senda oscura" aparecemos otra vez en los prados de Sorzano. Bajamos un tramo a través de los prados para volver a subir hasta el comienzo de la "senda de la regadera".  


En este tramo nos encontramos con un troncazo que nos hace descabalgar así que ya puestos algunos deciden que la ubicación del tronco no era la correcta y lo lanzan ladera abajo para que no vuelva a molestar. A mitad de la senda nos desviamos por mitad del hayedo por una vaguada llena de hojas y palos con el peligro que esto conlleva para la mecánica de nuestras bicis, pero salimos a la pista que va de Castañares a Sorzano sin mayor problema. 


Vamos dirección Sorzano y algunos piensan que la ruta ya termina, pero enseguida se dan cuenta de que continua cuando nuestro guía Vitín dice que a la izquierda y como no por donde mas subida hay. Otra subida dura de verdad de unos 500 metros que a estas alturas de la ruta hacen mucha pupita. 


Aquí comenzamos la "senda del pastor" que es menos conocida que las otras pero que es muy bonita y técnica. 


Salimos donde comenzamos la anterior ascensión para subir en dirección contraria hacia los puestos de cazadores. Cruzamos la portilla y atravesamos el cortafuegos que lleva al afamado Berrendo, pero esta vez no lo subimos, sino que comenzamos el descenso por una senda fácil y rápida al principio pero que en su parte final tiene un desnivel del copón que hace que unos bajemos a pata y otros con el ojete sobre la rueda trasera y haciendo patinetas. 



Al final de la bajada cruzamos un canalón que creo que le da nombre a la senda. Lo pasamos andando y algunos intentan sin éxito subir el último tramo que ya nos deja encima de Sorzano a donde bajamos por donde habíamos comenzado. Ultima parada en la fuente para repostar y rápidamente vuelta sin olvidarnos de la última senda de la jornada "la quemada" que se realiza sin problemas por sus dos variantes.



En definitiva una ruta plagada de sendas por los alrededores de Sorzano y en la que sin salir de sus alrededores se recorren un montón de sendas muy variadas y que se hace dura por la cantidad de subidas y bajadas exigentes. Esta vez el terreno y el tiempo acompañaron y se pudo hacer todo el recorrido sin contratiempos.

Pues esto es todo así que un saludo y hasta la próxima.





07 marzo, 2019

Matrako-San Bartolomé-Senda Peña Cura (12 Ciclistas)



 3 de marzo de 2019
Distancia: 83km
Desnivel acumulado: 1458mt
IBPindex: 114



Crónica por Vitín.

El domingo era de los días grandes, un rutón que se había ido aplazando por diversos compromisos, todos ellos en relación al “banco de alimentos” que tenemos en la cuadrilla (almuerzos y comidas varias).

Pero antes de llegar al domingo pasamos 2 días muy buenos, el primero fue el miércoles que fue de los importantes, pero no precisamente en la bici, que también, si no en el futbol, se eliminó al Madrid de la copa del Rey para alborozo de nuestro amigo Dalmau, para continuar con el sábado donde se le volvió a dar una lección de futbol a los merengues en “la pocilga”. Con este panorama a las 08:00 de la mañana en las gaunas no apareció nadie del Madrid, bueno solo un despistado que no había visto acabar el partido el día anterior.

En las gaunas nos juntamos Pepe, Javi, Fer, Dieguito, Toño, Igor, Eduardo “Ayuntamiento”, Vitín, E-Cardo, E-Lix, E-Ran y E-Guel.

De lo que se oye hablar antes de salir es de baterías y porcentajes, incluso algún “E” se había lanzado a la aventura la semana anterior para comprobar si su bici, sus piernas y sobre todo “su” batería era capaz de aguantar la rutita que teníamos organizada para hoy y parce que ser que sí, ya que ahí estaba esperando la orden de salida.

Antes de la salida me entero que uno de la cuadrilla se ha tenido que quedar en casita porque ha sido incapaz de purgar los frenos ¡¡Y nuestro “Maestro Mecánico” ocioso toda la tarde de sábado!! Pobre David la que se perdió.

Comenzamos por La Grajera y ya se oye: “Pues yo no voy a poner la batería”, “Yo despacito, que la batería igual no aguanta toda la ruta”, “En la subida la voy a poner un poco, pero luego la desconecto”, “Yo siempre al 10%”; una vez llegados arriba y cuando vamos dirección Navarrete pregunto por Israel (que no ha aparecido), me comentan que el día anterior mandó una foto al grupo con el “homenaje” que se estaba metiendo entre pecho y espalda (banderilla de pepinillo y aceituna), todos coincidieron que con eso iba a ser muy difícil que se levantase al día siguiente.


Pasamos por Ventosa, donde paramos para coger agua ya que no dispondríamos del líquido elemento hasta la Ermita de San Bartolomé, antes de llegar a Santa Coloma tenemos que girar a la izquierda para ir en busca de la “senda del matrako”, en este punto se despide de nosotros Igor San Juan ya que tiene que salir de viaje, seguro que batió algún KOM de esos que Strava guarda para cuando los “máquinas” van en solitario.



“No he gastado mucha batería”, “Esto va bien, creo que voy a poder hacer la ruta completa”, “Casi no la he puesto, así no gasto”, “Yo siempre al 10%”, esta conversación se va oyendo a medida que nos acercamos a la “senda del matrako” o también llamada “senda abandonada”, llena de ramas, zarzas, y hojas por la ¿senda? Nos hace descabalgar y no poder hacerla entera; ¡¡Por ahí no ha pasado ni Dios desde el 7 de febrero del 2017!! Que es cuándo nosotros la hicimos por penúltima vez.



Llegamos a una esplanada donde paramos muy poco y nos prepararnos para afrontar la subida hasta las faldas de las antenas de moncalvillo y seguimos con la “matraka”, “Ahora si que le voy a dar un poco de caña”, “Si no la enchufo ahora ¿Cuándo?”, “Que sí, que llego fácil” “Yo siempre al 10%”. Comenzamos la subida de 1,5km por un robledal precioso, un camino muy poco transitado y una inclinación considerable, pero que se hace muy bien ya que el terreno está en perfectas condiciones llegando a otra zona de hierva donde nos detenemos a comer y prepararnos para seguir ascendiendo.



Ahora tenemos un rato de subida mas bien suave,  vamos en grupo con los E-bike felices y contentos habiendo realizado bastante mas de la mitad del desnivel total de la jornada, los demás a lo nuestro, aguantar el ritmo como se pueda sin gastar demasiado ya que queda el subidón hasta el cortafuegos, justo cuando estamos llegando al empalme donde comienza, nos juntamos con los “Sandalios” que vienen de la carretera y van a continuar en la misma dirección.



“Ahora si que le voy a meter caña”, “Con lo poco que queda de subida pongo Trail o  Turbo”, “Todavía no hemos acabado, voy a reservar”, “Yo siempre al 10%” y con esta conversación comenzamos el tramo mas duro de la mañana, el terreno lo recordaba mucho mas pedregoso de anteriores ocasiones y aunque no está perfecto ya que tiene bastante piedras, estas están bien apelmazadas en el camino por lo que el agarre es perfecto; así llegamos al final de este tramo, cada uno a nuestro ritmo y junto a los “Jose Mari” que continuarían subiendo por el tramo de cortafuegos, mientras los mas rápidos de nuestro grupo nos esperaban a los rezagados.


Mucha piedra, gorda y suelta en esos 100 m que nos quedan de cortafuegos para completar la zona mas dura de toda la ruta, llegando arriba nos metemos en un camino que sale a nuestra derecha y que irá por la falda del serradero hasta llevarnos a la pista principal. 


Este tramo tiene unos 5 kilómetros que en condiciones normales (hace dos años)  los haríamos en unos 25 minutos, este año nos costó 45 minutos y no, no fue por que a Javi le entró un apretón, ni por que Dieguito se puso a hacer cabriolas, tampoco porque a Edu “Ayuntamiento” lo llamasen por la rotura de alguna tubería, ni porque  Fer no cuidase la mecánica, o porque Toño no llegase a los pedales, ni por que yo me parase a limpiar la bici, ni porque a Pepón le diese por amedrentar a los eléctricos, ni por supuesto que tampoco porque estos últimos se quedasen sin batería. Fue por el resultado de un fenómeno meteorológico que consiste en la precipitación de pequeños cristales de hielo, lo comúnmente llamado Nieve.


Pues eso, casi todo el camino discurre por la zona norte bajo la cumbre del serradero en la que no entra prácticamente el sol, eso hace que la nieve aguante mucho mas que en otras zonas, así que esos 5 kilómetros los hicimos muy despacio, algún rato montados pero la mayor parte andando ya que era imposible andar ir montado en bici sobre la nieve..¡¡Aquí sí que ahorraron batería los E-clistas!!



Cumbreamos la parte alta casi sin agua en los bidones deseando llegar a la Ermita de San Bartolomé, solo nos queda una bajada llena de pedrolos y una pequeña subida hasta coger la senda que nos llevará hasta la Ermita donde nos esperaba un recibimiento a lo grande, toda la zona estaba llena de “Vaques”, aquí haremos la parada mas larga de la mañana aunque tampoco tardamos mucho en arrancar ya que teníamos que parar unos metros mas abajo a llenar los bidones; aun les dio tiempo a los E-lectricos para sacar el móvil y mirar bien lo que les quedaba de batería, ahora sí que respiran tranquilos.



Bajada rapidísima por pista hasta coger la senda de Peña Cura en su parte mas alta donde Ricardo nos da una lección de cómo caerse con una E-bike, menos mal que al lado estaba su amigo Trankas para ayudarlo a levantarse.


Senda muy chula que pasa por una zona de monte bajo para luego adentrarse en el bosque que está precioso, la bajada es una maravilla, merece la pena la ruta solamente por hacer este tramo.



Este año no salimos a la carretera y continuamos por un camino que nos lleva a media altura hasta Panzares, sin bajar al pueblo y un año mas nos equivocamos de cruce y sí, nos volvemos a meter por el mismo de hace 3 años para tener que darnos la vuelta después de realizar un subidón lleno de piedras.


El último tramo antes de llegar a Castañares va sobre la carretera y paralelo a ella, aquí Miguel Ángel dobla la patilla del cambio y aunque con algún problemilla no le impide continuar la ruta hasta el final, será la única avería que tendremos en mas de 6 horas de ruta.


En la senda de los pescadores los primeros, que son unos matrakos, se pierden, es difícil, muy difícil pero se equivocan y van por medio de la finca en vez de por la orilla del río, pero a estos amigos se les perdona todo. 


Ahora queda lo peor, la vuelta a casa por la vía Romana, para mi un sufrimiento, ya que se va rapidito (se nota que las baterías al final hacen su trabajo) y con las pocas fuerzas que quedan se hace laaargo (alguno volvía cantando y no llevaba “pila”).


Una cerveza a la que nos invito Ricardo a Dieguito y a mi y cada uno a su casa.

P.D.- La crónica la empecé el lunes y la acabé el miércoles por lo que entre medio ocurrió lo impensable ¡¡El Madrid eliminado de la “Shampion”!! 7 días de gloria en la Casa Blanca.