15 enero, 2017

Sendas de Reyes (4 Ciclistas)

6 de enero de 2017
Distancia: 33km
Desnivel acumulado: 523mt
IBPindex: 34




Crónica por Vitín

Ana, Dieguito, David y Vitín.

Después de pasar una noche de nervios, te levantas muy pronto para ver lo regalos que te han dejado los Reyes y  te das cuenta que se han bebido y comido todo con lo que les has obsequiado y que se han “olvidado” de dejarte, aunque sea,  un pequeño detalle; coges la bici y te vas a pasear tu frustración regalándote unas Sendas.

Allí nos presentamos y en vez de tres reyes magos parecemos los protagonistas de la película de Sergio Leone “El bueno, el  feo y el malo” (cada uno que le ponga cara al personaje), también está  Ana que nos acompañará durante toda la ruta.
El año pasado en la misma fecha ya hicimos una ruta muy parecida así que esta ruta será la clásica de Reyes o Sendas de los Reyes Mag0Rs.

Para hacer la primera senda tenemos que subir al repetidor del Cortijo y  lo hacemos por la cuesta de los Cerdos, o también llamada, cuesta de la Ciudad Deportiva del Real Madrid, hoy no paramos ya que  los tres se adaptan a mi ritmo, así que  empezamos tranquilitos con las sendas,  empalmamos la del repetidor con la del Cortijo, bajamos sin ningún percance, pero viendo trazar las curvas, pasar los escalones ¿Qué escalones?, entrar y salir de las roderas….. a este “zagal” llamado Diego, me doy cuenta de cuanto nos queda por aprender y eso que cuando se nos “arrimó” no bajaba ni un bordillo ¡¡Divina juventud!!.

Atravesamos el Cortijo para dirigirnos a la senda lateral del montecito,  en su día, cuando la descubrimos nos pareció una senda complicada, el caso es que ahora ya no es tan difícil, el paso de numerosas bicis,  que se ha asentado el terreno y que siempre la hacemos en la misma dirección le ha quitado un poco de gracia pero para eso nos inventamos las rutas de Toño, así que al  llegar al final dice “El bueno”: “¿Os ha gustado así? Pues ahora la hacemos al estilo Toño”… y allí que vamos, no es muy difícil pero cambia, sobre todo al principio, la subida es un poco peleona pero estuvo bien la experiencia.

Volvemos al Cortijo y subimos otra vez hacia las antenas, llegamos al torreón y antes de comenzar la siguiente senda, David saca de su mochila (que si, ahora tiene mochila, lo veo por la espalda y no lo reconozco) un paquete de bombones Marrasquinos y estos sí que parecen originales no los que suele llevar a otras salidas que son de “la caja loja” comprados en un chino de toda confianza; de todas formas estos Marrasquinos tienen menos licor que una botella de gaseosa.

Después de dar buena cuenta de los bomboncitos nos disponemos a hacer “la senda del sobrino” (como se metería por estos andurriales el sobrino de David, pero es de los pocos que ha puesto su nombre en una senda), sencilla, pero con su punto de inclinación al final, que si no te la conoces te puedes llevar un susto, aun me acuerdo el día que vino Dalmau por primera vez y se estampó contra el seto de la última curva.

Seguimos con la ruta establecida  por la pista que baja del mirador para coger la penúltima senda de la mañana “senda del huevo V. 2.0”, esta también va bordeando el monte que se sitúa paralelo al camino viejo de Fuenmayor, en esta senda, en el tramo que comienza el circuito de saltos, Dieguito se atreve a dar uno de ellos y, como no podía ser de otra manera, lo hace a la perfección. Bajamos, subimos, volvemos a bajar y acabamos la senda en la carreterita de Fuenmayor.

Hasta aquí la ruta prevista, pero como vamos bien de tiempo decidimos “rematarla” con la última senda de los alrededores, “la senda de Yague”, la menos técnica y mas rápida de todas pero no deja de ser una sendita donde se puede disfrutar;  nos tropezamos con unos ciclistas de frente y nos detuvimos para que pasaran, David se encargó de recordarles: “Esto es cortesía de los OR”, por si no nos habían conocido por la vestimenta.

Los “chiquillos” y la “nena” se portaron muy bien, no protestaron, no se quejaron y sobre todo no me “arrastraron”  a una velocidad que no pudiese seguir.
Al que le haya gustado la ruta que sepa que  el año que viene, el día de Reyes la repetimos, así que dejad los regalos para mas tarde y venid a disfrutar….





11 enero, 2017

La dehesa en año nuevo (5 ciclsitas)

1 de enero 2017
Distancia: 36km
Desnivel acumulado: 626mt
IBPindex: 37
Crónica por ANA
Santi, Igor, Ana, Lolo, Diego

Llevo muchos años saliendo a montar en bici con este pedazo de grupo, que ellos todavía no saben si denominarse OR’S,  Andanzas o Ordanzas, por tener alguna de ellas cierta connotación homosexual…
Hasta ahora, estaba tranquila, nadie se acordaba de mí para hacer la crónica, será por que me encuentro en la denominación de “interesada” y paso a cortar y pegar la definición de la misma:
No obstante, la cuestión no es tan sencilla, pues también se denomina así (“interesados”) a aquellos, no componentes del grupo, que se acercan de manera intermitente a Las Gaunas los días de quedada para aprovecharse, con nosotros,  del tercer archivo de rutas más importante de España.
Glosario:
BENDITOS DOMINGOS

UN PORTENTOSO RELATO DE TOÑO PLEITOS

Pero, últimamente, no sé muy bien por qué, hay algún Pepito Grillo, que se coloca al lado de la oreja de David y le dice Aaaaaana!!! Cróoooooooonica!!! E insiste, insiste, hasta límites insospechados, qué cansinooooo!!!
He intentado, incluso comprarla a algún ghostwriter, o negro vaya, pero no me ha salido a cuenta, los honorarios eran demasiado altos y para mi humilde sueldo, se escapaba semejante barbarie.
Y aquí me tenéis, después de varios noes y cuando digo no, es del verbo noooo, de poco me ha servido ya que al final, me toca redactar la crónica…
El hecho de no querer hacer la crónica, no es otro que la lectura de las que aquí se exponen día tras día, verdaderos genios de las letras, de la orografía del terreno, de los términos por los que discurren las fabulosas rutas, así como el lugar en el que nos encontramos en cada momento.
Por mi parte puedo decir, que si en algún momento de la ruta, me hallara perdida por aquellos bosques mágicos, tendría que echar mano de algún enanito, hada madrina o bruja piruja, con el fin de que me recolocara de nuevo en el buen camino.
Todo esto lo digo, porque sinceramente, cuando voy en ruta con la cuadrilla y vamos dirigidos y bien dirigidos, por el Macho Alfa, no tengo ni idea de dónde estoy!!!
Si alguna vez he osado, adelantarme al jefe de la manada, con algún compañero de grupo y hemos errado en la dirección, vuelta para atrás, con los pertinentes insultos, toooonto, idiooooota, tontolaaaaaaba, ejem…

Pues bien el día de año nuevo, tras pasar una noche criminal, gracias a los gritos, cánticos y cohetes en las inmediaciones de mi casa, llegamos mi hermano, Lolo y yo a Las Gaunas, miramos dónde siempre está la cuadrilla, pero no hay nadie.
Levantamos la vista hacia la cafetería donde vemos unas cuantas bicis apoyadas cerca de la entrada...
Ooh-ooh, sólo tres bicis de las cuales identifico dos, Dieguito y Igortxu, al entrar comprobamos quien es el propietario de la tercera bici, Santi...
Curioso contraste entre nosotros y la mayoría de los usuarios, de los que se podía deducir que no habían dormido, fácil de entender...
Al terminar los cafés, nos dirigimos hacia donde siempre, con la esperanza que alguna alma cándida se una al escueto grupo.
Aunque escueto, grande por lo meritorio, pero nadie más estaba esperando...
Nombramos a Dieguito, MACHO ALFA…
El ranking del 2017, empezamos liderándolo, los cinco magníficos, jejejeje, apunta Víctor…
Saliendo hacia el Alcampo, en la rotonda atropella-ciclistas, giramos hacia la izquierda, dirección a la cárcel, la que bordeamos, yendo por un camino alternativo, una parte me resultaba familiar, por ahí iba a la contra, una de La Rioja Bike Race, pero vaya, no me acordaba, hasta que llegamos al puentecito de la Calleja Vieja, eso sí conocía...
Camino a Navarrete, por la mano izquierda, paralela a la A-68, cuando llegamos a Navarrete, aprovechamos la poca afluencia de gente, para caminar por debajo de los Arcos, por los que pocas veces pasamos.
Nos encaminamos hacia el cementerio y nos dirigimos hacia el camino que nos lleva a la viña.
Hasta el domingo, pensaba que sólo se podía subir la viña por dos caminos que están perfectamente definidos, pues cual sería mi sorpresa, cuando Macho Alfa, nos encamina hacia otro, que yo no conocía y eso que por motivos de trabajo, estuve 15 días viña arriba, viña abajo, pensaba que no tendría secretos para mí, pero mira por dónde, ha tenido que llegar al 2017, para conocer más rutas alternativas.
El paisaje, era un espectáculo, ya que los árboles estaban blancos, por lo que aprovechamos para hacer la foto de grupo, bueno grupo, grupo…
Llegamos al camino y Macho Alfa, consulta a la mini-manada, si seguimos hacia arriba o vamos hacia Fuenmayor, por unanimidad, decidimos ir hacia Fuenmayor, donde nos esperaba la temida, por unos, la ansiada y desafiante por otros, en fin, la CUESTA AGÓNICA!!!!
Y cuando digo esto, todos sabéis a qué me refiero…
Oye, pues se intentó, como no, intentarse se intentó, algunos lo consiguieron, otros non…
Cuando llegamos al circuito de La Grajera, alguno del grupo, que no necesito nombrar, porque todos los imagináis, propuso una bajada por el mismo, hicimos la bajada, no sin antes reparar un pinchazo de la bici de Santi, con una espuma medio caducada, o medio congelada o no sé por qué, pero no había forma de negociar con ella, hasta que al final, conseguimos el objetivo.
De ahí, fuimos hacia las sendas de las Tres, cuando llegamos al geofísico, como se nos había hecho poco, seguimos la ruta del Mantible bajamos por el camino viejo de Fuenmayor.
Una vez en Logroño, como nuestro cuerpo nos pedía un caldito, fuimos a un bar llamado Siddhartha, que por cierto, no tenía caldito, pero nos tomamos unos cafecitos que nos templaron el cuerpo.
De aquí, cada mochuelo a su olivo y como mandan los cánones seguir comiendo y bebiendo a rabiar…

05 enero, 2017

El Anonadado (9 ciclistas)



31 de diciembre de 2016
Distancia: 37km
Desnivel acumulado: 652mt
IBPindex: 38



Crónica por Igor Sanjuan.


Pepe, Igor San Juan, Javi, Ricardo, Fer, Miguel "cuñao", Dieguito, Jesús y Victor.

Sin llegar a acabar el año y quizás por abrir demasiado la boca me llega el mensaje de David que aún desde la distancia cumple con su obligación y me engareta la crónica de este último día del año. 


No sé si va a quedar bien reflejado todos los sitios por donde fuimos  la verdad es que me lío más que la pata de un romano y muchas veces no se por donde voy ni de donde vengo y es que cuando salgo con vosotros a lo único que me dedico es a pasármelo bien pero ya sabéis de mi capacidad nula de ubicacion y destino. 







Como siempre me dirijo a las gaunas a la hora acordada hoy un poco más gusto de tiempo pero con el suficiente para tomar el café con Diego y estar a la hora en el punto de salida de camino me encuentro a Ricardo "barrancas" quien nos dirigirá hoy en la ruta; los arriba mencionados después de esperar los cinco minutos de rigor emprendemos la salida de esta heladora mañana que pronto encargaría de calentar el gran Ricardo Barracas imponiendo su ritmo de no ando nada (está que se sale este Ricardo) 









Nos dirigimos hacia Prado viejo donde cogemos el primer camino dirección hacia la Grajera creo, nada más cogerlo vemos a un coche metido en una acequia fruto del desenfreno o del hielo que había en el camino y que un rato después haría caer a Jesús cerca de Lardero en la cuesta que da al world cup que le llaman algunos y que no tuvo ningún percance y es que Jesús ha tenido buenos maestros en las artes de esquivar los percances seguimos por sendas y caminos cercanos a Navarrete, la Grajera y Logroño donde pudimos disfrutar de todo tipo de alardes técnicos y patinetas varias por parte de los asistentes y de las que fui protagonista también a falta del portento de Toño, que está por las antípodas donde está difundiendo  el saber patinetero .





En menos que canta un gallo y debido al ritmo bicicleta eléctrica del señor "Barrancas", llegamos a las ruinas de Pompeya donde nos comemos el plátano (cada uno el nuestro) para recuperar fuerzas, en este mismo lugar hacemos la foto de grupo;  antes de que alguno casque por congelación, para terminar la ruta nos dirigimos hacia la Grajera donde subimos al toro y hacemos la senda roja al estilo Toño (al reves).



Divertida mañana de Nochevieja que terminamos haciendo el recuento de los que van a almorzar al congelador de Gerardo .


Sólo me queda dar las gracias por este año de Buenos momentos que espero que sean muchos más y desearos un feliz año nuevo 

               GRACIAS AMIGOS!!!!!










FOTOS

02 enero, 2017

Salida de Navidad-Dehesa de Hornos (9 Ciclistas)


A falta de crónica, buenas son fotos

















A las 9,30 de la mañana 9 supervivientes de la cena de Nochebuena, van a las Gaunas sin gorrito de Papa Noel, somos de Reyes Magos no del gordinflón de rojo, ya vale de Haloweeen, Black Friday, etc, lo próximo que va a ser celebrar la independencia comiendo pavo, en fin al grano se decide ir a mi Dehesa de Hornos de Moncalvillo, me ofrezco voluntario para llevarlos, pero mi querido Pepe dice tú no nos llevas a ningún sitio, eso sí con el mejor de los cariños, donde hay capitán no manda marinero, se me olvidaban quienes estábamos Pepe, Vitín, Richi, Igor , el otro Igor, Rafa hermano de Luis, Ana, Dieguito y yo el único difunto, nos encaminamos hacia la grajera a un ritmo muy apropiado para mi, se quería bajar la cena aunque más bien lo único que hicimos era hacer hambre para la comida de Navidad. Llegamos a Navarrete y Dieguito mira hacia el culebrón  le digo que ni se le ocurra que el turrón pesa todavía, la mañana era   fresquita pero soleada, yo llevaba el impermeable por si llueve, a Igor le encanto como me quedaba de bien ajustado así me vale para cuando crezca, seguimos hasta empezar a subir a la Dehesa entre viñedos ya sin hoja, por la ruta más habitual llegamos arriba y sin hacer el circulo bajamos por la trialera hacia Daroca, previamente  al abrir el paso para hacer la bajada aprovechamos a hacer la foto de grupo, y mientras el otro Igor se come un plátano para reponer fuerzas supongo, una vez en Daroca nos dirigimos a Medrano aumenta un poco el ritmo o simplemente  voy cerrando filas para variar, luego pasamos por Entrena  y volvemos en dirección hacia la cuesta de las vacas, pero no bajamos por ella sino por la paralela que desconozco su nombre, una vez en Prado Salobre nos reagrupamos llegamos a Lardero, y como había prisa para preparar la comida de Navidad, en Logroño nos despedimos y no hay almuerzo claro está, y colorin colorado este cuento de Navidad se ha acabado, y hasta el próximo año.