20 febrero, 2020

Peña bajenza (16 ciclistas)



2 de febrero del 2020
Distancia: 55 kms.
Desnivel 936 m.

Luis, Edu osga, Miguel cuñao, Javi Bartolo, Ricardo, Isra, David, Pedro, Ramon, Dieguito, Rafa, Felix, Toño, Santi, Bubu
 

Crónica por Ramon "camion"


   Todavía es de noche cuando salgo de casa, no tardo en darme cuenta de que he salido muy fresco. Habrá que aguantar hasta que salga el sol, no es cuestión de volverme, ya voy tarde.
Curiosa imagen al llegar a Las Gaunas, un montón de lucecitas rojas parpadeando jajajaja.
Hoy toca Peña bajenza. Por la calzada romana a buen ritmo vamos en busca del sol que se hace de rogar. Al llegar a Viguera por la cuesta del mirador ya ni me acuerdo del sol. Allí nos reagrupamos y cogemos impulso para cruzar la cantera por esa puta cuesta que algún valiente la sube a derecho. Yo y alguno mas por lo fácil jajajaja, hay que guardar para luego.

Para llegar al cerro del Arao subimos por la senda de Miraflores, senda que a mí personalmente me encanta, aunque algún trocito se me atragante. Ya arriba reagrupamiento y reponer fuerzas. Bomboncitos. gentileza de nuestro amigo David mu ricos, por cierto.
De aquí la bajada a la cruz esta delicada, peligrosa, divertida, no sé, cada uno tendrá su opinión. Y en la cruz otra vez bombones, que majo. Unas foticos, el lugar lo merece, espectacular sí señor, merece la pena subir hasta aquí.
La bajada será por un sendero que tendrá nombre, pero no me lo sé, fácil y divertido hasta llegar a las casetas del agua, a partir de aquí hay un trozo muy malo, poca cosa la verdad, la gente normal bajamos con la bici de la mano. De ahí a la cruz de abajo bajamos como un tiro.
De vuelta por la calzada romana otra vez. Otro domingo de bici con buen ambiente y buena compañía. Gracias chicos.

16 febrero, 2020

Castillo de Viguera - Peña puerta (16 ciclistas)



CASTILLO VIGUERA - PEÑA PUERTA
Diego, Dieguito, Diego Nieva, Isra, Jero, Fran, Bartolo, Félix, Toño, Miguel, Luis, David, Iñaki, Jorge, Pedro y el narrador.

Crónica del domingo 26 de enero de 2020: Eduardo G.
Distancia: 55 kms.
Desnivel 745 m.


Crónica por Edu "ayunta"



Siete de la mañana, el “Yin y el Yang” empiezan a discutir, finalmente vence las ganas de bici a la pereza. Es de noche cerrada y ha estado lloviendo durante la noche, pero el pastor de Cerrollera(David) había previsto buena mañana, incluso calor y sol.
Sin pensar más y con los deberes hechos, me presento en la gasolinera de las Gaunas a las 8 en punto, sigue siendo de noche y hacen dos grados sobre cero, la cuadrilla está compuesta por dieciséis valientes más Pepe que ha venido a darnos la salida. Sin llegar a bajarme de la bici, David ya me ha encasquetado la crónica, ante el alivio de alguno, como cuando el profe te sacaba a la pizarra.
Hoy no tenemos información de la ruta, ya que la cúpula esta en cuadro(excepto para almorzar), entonces Dieguito toma las riendas del grupo y nos dirige hacia Viguera. Salimos a buen ritmo por el camino de Alberite y cuando pasamos el puente en Alberite hacia la Calzada Romana compruebo que Miguel, Isra y yo vamos a ser el coche escoba durante todo el día. A la altura de Islallana me comentan que llevamos una media de más de 20 kms/h.

Como alguno se aburre, en la subida hormigonada a Viguera, los pros se zurran y Dieguito saca de punto al resto para llegar a la plaza. Ya son las nueve y el termómetro del Ayuntamiento señala “0 grados”, ni frio, ni calor. Nos reagrupamos y comemos algo, que si los Goya un coñazo, que si tongo, que Almodóvar es ….., al lio, ahora nos toca subir hasta el Castillo de Viguera.
En la salida del pueblo con hormigón sin problemas, pero en cuanto tocamos barro la cosa se complica, de tal manera que en la cuesta previa al “Gr” todos los “sin” tenemos que echar pie a tierra. Ya se empieza a ver nieve en las cunetas de la pista y por fin en el cruce del castillo de Viguera aparece el deseado sol que templa los cuerpos. Aprovechamos a sacar la foto de grupo y comer unos bombones cortesía del señor Mayor, todos manos a la mochila, destacando Luis con su fórmula secreta, el famoso emparedado de jamón y queso, perfectamente cortado en cuatro trozos, que comparte con el respetable.  
Foto hacia el pueblo, foto hacia las peñas, foto al que mea, foto a la bici de Jero, todo cordialidad, quien más, quien menos, piensa que es buen momento de hacer un Logroño sin barro y volver, pero la cabeza de Dieguito  no pensaba lo mismo, hoy venía con pantalón corto y sin chaqueta. Parece que es el día perfecto para subir hasta Peña Puerta, en el camino el barrillo pasa a barro y llegamos hasta la cantera, donde el barro coge un color cremita y tiene más pinta de cemento que otra cosa, poniéndonos golosos.

Ya en la curva de abajo empieza la senda hacia Peña Puerta que estaba totalmente nevada y helada, Dieguito y los propulsados no han  podido con ella, aunque intentos no han faltado ante los vítores del resto. Ya en la senda de subida con más pena que gloria, hemos sufrido tramos  de nieve helada, mucha piedra suelta, barro y escalones, teniendo que echar algún pie a tierra para llegar arriba, encontrando en la Peña un sol vivificante donde hemos vuelto a parar.
La vista del pueblo de Viguera era impresionante, el chorrón se intuía y encima nuestro había un buitre leonado sobre una roca, pensando, donde chorra van estos, a lo mejor son mi almuerzo. No contento Dieguito fue a saludarle con el móvil y se dio el piro. Jero que  miremos al cielo, que Bubu pasaba hacia Madrid con el helicóptero y nos grababa.

Un vez hecho lo más duro y con el termómetro cumpliendo los pronósticos tocaba bajar por el  mismo sitio. Ahora sí, una gozada los escalones, las piedras, la nieve, incluso la curva final donde Fran ha demostrado lo mucho que ha mejorado bajando.
Sin más por la cantera y su arcilla bajamos hasta el atajo en el pueblo de Viguera y como motos a Islallana, cruzamos a la margen oeste del rio y por donde siempre hasta Logroño. Miguel se despidió en Lardero y como viene siendo habitual al grito de carrera-carrera, se gestó el sprint hasta el paso sobre la autopista, dándonos un susto con el coche que venía de frente, con el reproche de los más sensatos, unos a casa en Logroño y el resto a lavar la bici en las Gaunas.
A las doce y media los con tiempo, almorzamos donde Ossama, donde esperaban impacientes Víctor, Pepón y Ricardo,  después del homenaje y contar nuestras batallitas, los últimos contentos pa casa.
En esta mañana de enero tan agradable lo más importante se ha cumplido, y es que nadie se ha caído, no hemos tenido averías y hemos disfrutado de otro día en la sierra Camerana en la mejor compañía, por el contrario, día triste para la parroquia del basket, por el accidente que ha constado la vida a Kobe Bryant.


13 febrero, 2020

Sendas del silencio y el galgo (8 ciclistas)



19 de enero de 2020
Distancia: 43km
Desnivel acumulado:900mt

Crónica por Dieguito




Después de escapar un par de días de la piara andanzas volvemos al redil, y es que estas horas intempestivas en los días de invierno se me hace cuesta arriba escapar de las garras de la manta.
La ruta prevista la propuso vía WhatsApp el E-endureta del integral, pero no se le vio el pelo. Lanza la piedra y esconde la mano vaya liante.



Salgo de casa con las luces, ya que aún es de noche directo al ya clásico café para terminar de despertar y a las 8h puntales en las gaunas no sin antes hacer la correspondiente foto para Instagram como mandan los cánones del buen postureta.

La ruta en sí la habíamos hecho el sábado a modo de avanzadilla y catalogar si era lo suficientemente apta para el grupo, que a estos ya no les va cualquier pisteo.

Nos juntamos 8. Jero, tonho, luis, mikael, Jorge Muro, dalmau y servidor.
No sabemos como, Jorge Muro se escondió de la foto, ¿Será para no hacer crónicas?
Arrancamos dirección sorzano subiendo la cuesta de las vacas, el terreno está húmedo de la lluvia caída a la noche, a un ritmo alegre. Cruce a sojuela a mitad de camino más o menos y salir a los arandinos. El sábado la subida del gas ya estaba delicada de barro por lo que hoy la evitamos y vamos directos a la subida de la urbanización de sojuela Green y de ahí a la senda de Bartolo, puntualizar que aquí los dos eléctricos y mikael guiado por ellos se pasan el cruce de la senda aún estando esperando dentro de ella, reagrupamos al acabar la misma cada uno por un sitio.


Continuamos la ascensión, nos queda la mitad del día, lo hacemos por el camino que va paralelo a la pista de la urbanización, salimos a ella en la portilla y la volvemos a dejar en el siguiente cruce para evitar el rampón de la alhameda y con ello hacer la ruta más larga y disfrutona, después de un rodeo salimos a alto del camino nuevo, comemos, foto grupo y seguimos que se nos hace tarde. En realidad la ruta pensada daba otro pequeño rodeo pero hay que llegar pronto que tenemos almuerzo.



Seguimos por la pista intermedia hasta llegar al cruce de la alhameda y medias neveras y como no tiramos pa' arriba, el rampón que nos queda es cortito y menos intenso que lo que nos hemos saltado y con el arreglo que le hicieron ya es más llevadero, la nieve hace acto de presencia, una cuantas fotos para restregarse las al señor mayor que se ha quedado en la cama diciendo que está malito.


Unos 300m más adelante de la fuente que da nombre la lugar arranca lo que era el objetivo de la ruta, conocer las dos nuevas sendas del silencio y el galgo.


Esta primera es cortita y va bajando de bancal en bancal, unos fáciles y otros… que se lo digan a hombro de Dalmau, que viendo que se iba de trazada fue a parar contra uno de los pinos que pueblan estas sendas. 











Vuelta a la pista intermedia que habíamos recorrido hace un momento y otra vez al cruce de medias neveras, donde empieza la segunda senda, la del galgo, aquí se separan dalmau que está dolorido y Jero para acompañar. Esta senda no tiene nada complicado, todo en ligera pendiente descendiente y curva tras curva sencillas hasta que se junta con el tramo final del jabalí, vuelve a aparecer los toboganes entre terrazas unidos al terreno húmedo complican la cosa, provocando algún desmonte sin consecuencias, llegamos al comienzo del molinero donde nos encontramos a los MATRAKOS que lo subían.


Hasta aquí todo bien, poco barro nada de agua, pero hay amigos, ingenuos de nosotros no nos acordamos del río que suele aparecer en estas fechas por la senda del molinero, solo hicimos la mitad pero nos pusimos finos y calados.


Lo más directo a sojuela a reagrupar con los dos que se habían separado y raudos y veloces a Logroño que nos esperan para almorzar, con una paradita para acicalar las sufridas bicis en lardero.


Hoy el almuerzo está patrocinado por Santi Alonso en el cual no faltó de nada y acudieron más personajes vestidos de calle que de romanos. 

!Que pena, que poco compromiso!

09 febrero, 2020

Senda Negra-Resentida (9 Ciclistas)



12 de enero de 2020
Distancia: 44km
Desnivel acumulado: 668mt
IBPindex: 49
Crónica por Jero

Jero, Mikael, Alvaro, Toño, Israel, Fran, David, Dalmau y Vitín (al encuentro)

Ya ha empezado el nuevo año y decido empezar a rodar con mi grupo.
Se hará nuevo pedido de ropa y por lo que oigo, en estos momentos se retoma el cisma ¿ser OR o Andanzas?, aunque queda aclarado que de cintura para abajo seguiremos llamándonos ORs.
David con móvil en mano me adjudica la que será mi primera crónica del 2020 y es lo que toca, asumirlo sin pataletas. Aunque a mí no me toque, pero hoy somos pocos y Álvaro no hará la ruta completa era su turno de crónica, pero lo asumo –medias rutas…-

No somos demasiados, pero estamos todos y decidimos ponernos a las órdenes de Micael que nos propone según un sueño que tuvo anoche, una ruta muy atractiva a la vez que cómoda. Hoy los eléctricos son pocos aunque aparecerá uno casi a la mitad de la ruta, pero eso sí, sin ningún ánimo de hacer sangre.
Salimos dirección Alberite con 2º bajo cero, seguimos dirección La Unión, donde no llegamos a descansar y así continuamos hasta Clavijo. Nos reagrupamos y descansamos en esta primera parada. El sol lo cura todo y nos retiene algo más de lo habitual.



Hasta aquí llegamos sin sufrir ya que las piernas seguían cansada de la salida del sábado en carretera –no hablo de las mías- .Para las ansias de Toño ya estaba Álvaro que le ofrecía sofoco, ni Dalmau ni Davis quisieron carrera. Así que la pareja de moda “El purga y el linterna” se pudieron calentar como más les gusta. Aunque todos sabemos que Álvaro no tiene talla para nuestro portento.


Hay cosas que no cambian; los dos eléctricos Fran e Isra que no quisieron sufrir demasiado, porque la base es la base, ya habrá tiempo…
En Clavijo decidimos hacer la foto de grupo con mi súper mando a distancia –es la ostia- menudo invento para el postureo. Todo después de ver que el palo selfie de Isra no alargaba lo suficiente esta fría mañana de enero. Foto de grupo temprana pero justificada ya que nuestro “pequeñín” se irá pronto para casa.


La mañana sigue y hasta Cuatro Caminos seguimos subiendo a ese buen ritmo que hemos puesto desde primera hora. Atajo de Ramón y en la entrada de la senda del cazador nos abandona el de Aranda.
Senda disfrutona y perfecta para descender hasta remontar por la senda del monolito, esta subida de fácil no tiene nada, aunque el terreno estaba especialmente perfecto. De la nada como por arte de magia nos aparece Víctor en sentido contrario para acompañarnos el resto de ruta. A este no creo que le sobrara mucha batería después de la remontada que hizo para encontrarnos en este punto.

Seguimos con la ruta que nos ha dibujado “el Sobrino” y bajamos hasta el camino de Nalda por la senda Negra que estaba en perfecto estado de hacer nuestro particular “Enduro”.
Una nota: para estar en la pomada del BTT además de una bici repleta de muelles o con motor de batería, es necesario llevar “tija pija”. Si no es de este modo, nunca podrás decir eso de –ENDURO-ENDURO- con el posterior choque de puños. Y es que eso de sacar culo se ha quedado antiguo.


Entre tanto bromeamos con los entrenadores para la nueva temporada 2020, fichajes de invierno como Chuchi Morales que debuta como entrenador de Isra y la nueva Vicepresidencia de cosas y cosos con dos ruedas que le prometieron a Vitín para esta nueva legislatura, motivo por el cual retraso su salida esta mañana y es que regresaba en el falcon a Logroño después de pasar el finde en Moncloa.


Aun no hemos terminado la ruta y la decidimos enriquecer con unas sendas por encima de Nalda. Primero una de David que acaba en una casa de aperos vieja y luego por otra que nos dejará en el mismo Nalda, esta yo no la conocía, pero tiene nombre propio -4x-. Fueron buenas decisiones que disfrutamos todos, aunque debo de reconocer que hubo una curva que se me resistió.


Y desde aquí a casa, pero antes una llamada al Nebraska para terminar la jornada y monten la mesa del almuerzo.
Seguimos para Logroño por el camino de los Mogrones, que estaba especialmente transitado a esas horas y en el que nos encontramos con “Chifli”, que nos trajo hasta el puente verde de Alberite a un ritmo cómodo sin carreras.
Nos espera el último arreón de la mañana en el puente de la autopista, después una sorpresa, que resultó ser Juan Tonton que venía de dar una vuelta BTT.

Es muy previsible el final de esta historia de domingo fresco y soleado; unos buenos huevos fritos con muy buena compañía, como la de los que se sumaron al reponedor almuerzo: Richi, Pepe y Miguel Ángel.

Un especial recuerdo a todos nuestros compañeros que no vinieron, pero que siempre se les recuerda, unos convalecientes y otros trasnochadores o remolones y es que las 8 con estos fríos cuesta arrancar de casa.