17 diciembre, 2015

Y se montó el Belén (20 Ciclistas)

A BELEN PASTORES...
13 de diciembre de 2015
Distancia: 49km
Desnivel acumulado: 523mt.
IBPindex: 38


Crónica por Fran

13-12-2015, día marcado en el calendariOR con dos objetivos a cumplir.

El primero de ellos era la colocación de nuestro ya tradicional belén en alguno de esos lugares que descubrimos recorriendo el monte con nuestras compañeras de aventuras.
Quedamos en el lugar habitual y nos juntamos unos cuantos (Víctor, Pepe, Toño, Tate, Luis, Jesús,Diego, Ricardo, Miguel, Zurdi, Jero, Santi, Carlos, Fernando, Pablo, Israel,Javi, Mariano, Fran y un poco más tarde David) curiosamente la gran mayoría portando mochila, no porque la ruta sea larga sino para llevar las figuritas del belén.
También se acerca hasta ese lugar, pero en coche, nuestro corresponsal de los países del este a dejarnos una figura típica de su país y un brebaje también típico de allí (gracias majo!!).
Después de esperar los minutos de cortesía, emprendemos ruta hacia Belén por el camino viejo de Alberite y rápidamente se forman dos grupos, unos que parece que tienen prisa y otro que no tenemos ninguna.
Así, a toda mecha unos y más tranquilos otros, llegamos a Nalda donde se hace un pequeño reagrupamiento:
- Estamos todos?
- Sí, ya he llegado yo...
- Vámonos!!
Salimos de Nalda por la calle Cara para dirigirnos hacia el barranco del Chorrón de San Marcos y antes de llegar al pinar abandonamos el camino para dejar las bicis en una explanada y allí enfrente estaba la cueva elegida para colocar el belén. Un poco de espeleología entre zarzas y comienza el ritual de montar el belén. Quién mejor que Víctor (especialista en religiones) para que sea el encargado de ir colocando las figuritas en perfecta armonía, mientras tanto y para seguir con las tradiciones que conlleva montar un belén, los niños cantan villancicos, aquí tenemos al "Niño de la tarjeta navideña" que nos obsequia con el "villancico más bonito jamás cantado", luego se anima el "Niño del Canódromo" con el "villancico más estridente jamás escuchado" y para no quedarse atrás el "Niño del agujero en el estómago por las pastillas" nos regala el "villancico más soez jamás cantado".
Una vez concluido el montaje y hechas unas cuantas fotos, volvemos al lugar donde habíamos dejado las bicis y aprovechamos para sacar los geles, barritas y bebidas isotónicas especiales de Navidad para reponer fuerzas y volver por una bonita senda hasta Nalda, desde donde bajamos rápido a Logroño por la "autovía" de Los Mogrones.
Una vez en Logroño, algunos se van a casa y otros (la mayoría) nos vamos a Villa Carmelo porque nos están esperando para el segundo, pero no por ello menos importante, objetivo del día: Félix "Copito de Nieve" celebra no se qué y nos invita a almorzar.
Ahora comienza otro ritual-festival que cada día se nos da mejor, morritos, costilla, codillo, pollo...de carnicería Daniel por supuesto y todo acompañado de crianza o reserva de una conocida bodega riojana y algún que otro espirituoso después del café, nos lleva a las fases de exaltación de la amistad a unos, pérdida del oremus a otro, volvimos a escuchar el "villancico más estridente jamás cantado", apariciones del pequeño Nicolás y alguno se fue a casa con el título de "mejor culo" de la cuadrilla.

Poco más que contar, dar las gracias a Félix por el almuerzo aunque alguno dirá que faltó queso, bizcocho y almendrados...

3 comentarios:

vitinbtt dijo...

No está mal la crónica pero, la verdad, esperaba un poco mas de ti...
Buen sitio para colocar el Belén, si este año nos lo quitan es para darle un premio al que lo consiga.
Es una pena que "Perry" se haya comprado una 29 ya ni se cae ni lo puedo inmortalizar andando, pero bueno, todo llegará, ahora tiene "el síndrome de la bici nueva".
Gracias por el ágape Felix, fue todo un festival, sin queso, sin bizcocho, sin almendrados, sin "ceregumil" pero todo un festival.

TOÑO Pleitos dijo...

Corta pero excelente crónica, Fran. Siempre me gusta leer tus crónicas con tu inconfundible retranca (no confundir con la del negro del whatsapp).
Félix con 11 meses de retraso se estiró y se estiró bien, por un momento, como en un espejismo, me pareció que alcanzaba una estatura practicamente normal. Además está aliado con la suerte; menos mal que había dulces y licores llevado por los demás miembros del grupOR, porque sino le cae la del pulpo.
Una mención especial a Víctor. Os acordáis de ese jubilado? Pues bien, para la colocación del belén hizo un esfuerzo supremo y consiguió acabar la ruta con el grupo. Bien Víctor, bien!!!. Ese es el camino, persevera.

Pepón dijo...

Bien esa crónica Fran, no te has explayado mucho pero lo escrito ha tenido su puntito.
Hay una cosita que no entiendo y es que dices que ponemos el belén en uno de esos sitios que descubrimos por el monte.¿¿¿¿¿¿......Pero si tu, "Mago Faltafrán", solo descubres el plato cuando vas a Villa Carmelo....como te lo montas.
Y al final convido Félix, ya era hora pues se estiraba menos que el portero de un futbolín.
Gracias Félix.