25 julio, 2014

ValdeRichi (Canales 2014-11 Ciclistas)



CANALES 6.0 (VALDERICHI)

20 de julio de 2014
Distancia: 43km
Desnivel acumulado: 1270mt
IBPindex: 115
Crónica por Ricardo “Barrancas”
De nuevo por Canales para dar una vueltita con mis amigos. Llevo tiempo preparándola y creo que al final no ha quedado mal del todo.
 Esta vez estamos:
 Tengo que hacer mención especial a Miguel Ángel (trankas) y a Raúl (otro Multacar) que aunque hoy no han podido estar me acompañaron hace diez días a reconocer el terreno junto a Jesús. Sus espíritus nos acompañan
 Lamentar desde estas líneas la baja de última hora de Toño (pleitos). Por supuesto por cuestiones ajenas a su voluntad. (Ejem, ejem).
 Vamos con el paseo en cuestión.
Puntuales van llegando a la cita, yo ya estoy preparado y cual gorrilla los voy colocando por aquí y por allá, pasan totalmente de mí y no sueltan ni un céntimo, snif, snif.
Hoy hemos aparcado bajo el manto protector del insigne papamoscas del pueblo.
 Se van preparando con algo de ropa de abrigo pues la mañana esta fresquita, ya que ayer estuvo buena parte de la tarde lloviendo y aun hoy a primera hora caía alguna gotita. Mientras alguno se demora un poco en prepararse a nuestro guía espiritual  le da un apretón (tipo Cal-los) y va a buscarse la vida. Sitio ya hay.
 Salimos ya del pueblo (si no es hora) por la carretera que lleva a Salas de Los Infantes y más ligero se nos une ya Vitin.
 A un kilómetro escaso dejamos la carretera, prácticamente no volveremos a tocarla hasta el final del recorrido, y entramos al lado de la antigua caseta del agua por un camino que, como prácticamente todos, está muy  bien definido por las rodadas de los todoterrenos. El principio tiene algunas piedras pero no tiene dificultad, también algunos pinchos pero esta vez no ha habido que lamentar ningún tipo de incidencia. Pasamos por el hoyo de Matagurnia para llegar a La Tenada  que es un pequeño altito y bajar sin ningún problema al pie de Las Centeñeras. Aquí hacemos unos metros al lado del pinar, para en un giro de 90º adentrarnos en la primera rampa fuerte del día, es el llamado camino del Alemán, es un kilómetro escaso casi todo cubierto de hierba, primero por el pinar y luego por un hayedo que esta espectacular debido a la gran cantidad de humedad (ha llovido mucho últimamente) pero todo tiene sus cosas y el camino esta algo roto por el agua. Algunos tenemos que acabar la subida a pie y cuando vamos llegando veo que han ido a la derecha, pues a alguien le molestaba, por lo que se ve, la marca que pusimos hace 10 días. Ya todos reunidos llegamos a la pista que sube al refugio de infausto recuerdo para Vitin que en otra ruta anterior nos tuvo que abandonar aquí por avería mecánica.
 Salimos por la pista hacia lo que llamamos la cadena (un paso canadiense) y a la carretera de Huerta y ya dejamos La Rioja para entrar en Burgos, provincia por la que discurre casi toda la etapa de hoy.
 Unos metros por asfalto (no mas de 30) y nos adentramos en un robledal inmenso.
El camino va ascendiendo con alguna dificultad, raíces, piedras, ramas rotas, las rodadas, y la humedad que tiene lo hacen un pelin peligroso y hay que ciclarlo con habilidad y maestría, así llegamos al gran roble donde la foto de rigor es obligatoria. No llueve, pero nos ponemos de agua como si tal, pues las hierbas y los helechos están tan altos y tan llenos de agua que nos la llevamos al pasar, también alguna zarza escondida entre ellos. El descenso corto y con cuidado por los peligros antes referidos nos deja sin problemas en el GR que une Huerta de arriba con Monterrubio de la demanda. Continuamos unos 100m hacia este último pueblo, para en un cruce cambiar de GR y dirigirnos hacia Barbadillo de Herreros y Bezares por otro GR que enlaza con la vía verde de la Demanda. Este es un GR muy divertido con continuos sube-baja que transcurre entre otro hayedo y pinar impresionante, con los mismos problemas que el anterior para ciclarlo pues la humedad y la madre naturaleza los hace muy similares. Circulamos al lado de la dehesa de Monterrubio, lugar de recreo para los lugareños, y acabamos cumbreando el paraje conocido como”las cabezas” y de aquí en otro suave descenso nos presentamos en la vía verde.
 Hubiese sido muy sencillo y muuucho más aburrido llegar a nuestro destino (Barbadillo de Herreros) por esta Vía así que días de investigación me llevaron a encontrar los caminos que ahora relataré.
 Cruzamos la vía y justo de frente una subida nos vuelve a poner en fila de a uno.
Casi cumbreando se divide en dos: a la izquierda a las antenas, a dar vista a Huerta de Abajo y a la derecha continuamos nuestro camino. Son unos kilómetros fáciles, después de llegar arriba, pues se trata de una antigua cañada. Vamos justo por encima de la Vía Verde y a la izquierda vemos Vallejimeno y a la derecha los montes por donde luego volveremos a Canales. Unos toboganes por Cerro Mataco y La Horquilla nos dejan al pie de un cortafuegos  que esta vez no hay que subir (algunos se quedaron con las ganas). Dejamos la cañada y retomamos el GR y en un rápido descenso después de parar en un cruce nos dirigimos hacia Barbadillo de Herreros no sin antes parar a disfrutar de las limpias aguas que llevaba el río.
Cruzamos el puente y a la fuente de 4 caños a coger agua, ver algunas rutas que hay en un panel informativo, comer algo, comentar lo bonito que esta el pueblo y foto.
 Ya esta la mitad de la ruta. Vamos bien.
Para salir del pueblo me lío un poco por querer llevarlos por otro sitio sin haber investigado. Nunca se debe de hacer. Lección aprendida.
 Así que salimos por donde estaba estipulado, cruzamos el pueblo y pasamos por una antigua ferreria que conservan en pie y llegamos a la Vía Verde de la Demanda, paramos un poco vemos el túnel que hay y hacemos un par de kilómetros llanitos (creo que son los únicos) charlando distendidamente, tanto es así que Vitin (que lleva el track), Dieguito y Lolo se pasan el cruce del GR-82 que hay que coger aquí.
 El camino se vuelve a poner para arriba. Son unos 3km, el principio nos lo marcan unas enormes piedras  y vamos buscando el mejor sitio por donde pasar, un poco de pradera, desde donde hay unas preciosas vistas del pueblo, y continuamos ascendiendo ahora en la rampa más dura y con algo de piedra suelta y tierra, ya nos vamos metiendo en el bosque con terreno mas cómodo y perdemos de vista el valle.
 Jesús como conocedor del terreno ha llegado arriba con los primeros y hace la parada obligatoria para esperarnos en un cruce.
A partir de aquí el GR parece querer jugar al escondite pero con las marcas del otro día y Jesús guiándonos lo vamos superando. El robledal es precioso, muy poca gente pasa por aquí y los helechos crecen por todos los sitios, están tremendos y en algunos sitios pueden llegar al metro de altura y a dificultarnos la visión del terreno. El día ha ido mejorando en cuanto al tiempo y algunos rayos de sol se cuelan entre el ramaje lo que agradecemos y ayuda a secarnos un poco. Salimos a un camino de reciente construcción y que parte el GR en dos y bajamos unos metros para volver a encontrarlo a nuestra izquierda, nos volvemos a introducir en él. Otra pequeña rampa y unos pocos toboganes nos dejan no sin antes haber disfrutado un rato, al pie de una mina abandonada. Esta mina está en un lugar que por los bancos que hay, que los devoran las plantas, parece que en un principio quisiera ser lugar de merienda para las gentes del pueblo cercano, Monterrubio de la Demanda. Después de curiosear un poco por la mina, comer algo y la foto nos ponemos nuevamente en camino.
 Salimos hacia el pueblo y luego de una bajada un poco complicada, dejamos ya definitivamente el GR, nos encontramos con unos pocos metros de ascensión donde hay que meterlo todo, a algunos les pilla despistados y se oyen algunos improperios pero son cosas que pasan. El camino suaviza luego y con buen paso nos encaminamos  ya otra vez al término de Canales, cruzamos una alambrada un altito más y descenso rápido al término de Pradejón. Desde aquí por el camino de la virgen hasta la carretera que nos llevara al pueblo. Este camino es divertido largo y con bastante pendiente, que puede resultar peligroso en algún momento si se quiere bajar demasiado deprisa. Aquí algunos nos demuestran su maestría.
 Una vez en la carretera, para el pueblo. Falta la guinda.
Entramos en él por El Calvario al barrio de la Espinilla y Barriolaparte para cruzar por el puente Manzano y subir por la avenida del zoo a la iglesia de San Cristóbal en una dura rampa adoquinada. Después de la foto y contemplar las vistas volvemos sobre nuestros pasos hasta la mitad de la subida, giramos a la izquierda y por una senda y una pequeña rampa pasamos por la casa de “los barriales” y ascendemos a la picota, donde unos lugareños nos animan. Bajamos al pueblo a la ermita de San Anton (o San Antonio, no lo se), y volvemos a cruzar el pueblo, salimos por el cementerio y el borbullón.
 Ahora sí la guinda.
Vamos a subir a Peña Gato, una subida fuerte que no tendrá más de 150 metros pero que es exigente y que algunos la tenemos que subir andando, una vez arriba todos esperan para hacer le bajada, pues si la subida era exigente la bajada no lo es menos, con un gran desnivel y piedrilla suelta por una senda que han fabricado las ovejas y alguna moto, como siempre hay que la baja entera montado y otros no. Abajo nos espera parte del pueblo que quería vernos bajar. Algunos aún se frotan los ojos.
 Y este cuento se acabó. De aquí a la ducha, una cervecita, un paseo por el pueblo que ya empieza a estar animado, y a comer a la venta de Goyo.
 Esperando que hayáis disfrutado y agradeciendo vuestra presencia en la ruta, pues se el esfuerzo que supone subir hasta aquí, me despido.
Salud,
Barrancas.









9 comentarios:

vitinbtt dijo...

Excelente crónica Barrankas, daros las gracias a ti y a toda tu familia por con que cariño preparas la ruta y como nos tratais allí.
Con respecto a la ruta, es una de las mas bonitas que he realizado y de suave nada, 1300mt en 42km tienen lo suyo.

Carlos Martinez Pascual dijo...

yo hubeira ido y en las siguientes que sean accesibles pero unos problemillas de la juventud que duran hasta ahora con villavelayo y su cuñada no veas como me quieren no subi
David como diría el educador me la suda contarlo

David Abizanda Martín dijo...

Bonita ruta y nada facil, que tenia su desnivel, como siempre tu famlia atenta a ayudarnos y decir que el avituallamiento estuvo muy bien.

El Pe

EDUARDO ELIAS dijo...

Esto es una crónica con pelos y señales, si señor !!!
Que detallismo y que buen escribir.
Fantástica ruta y fenomenal compañía- gracias Ricardo.

Miguel_Bike dijo...

Muy buena descripción de la ruta, me has hecho recordar lo mucho que tiré de platillo, que dolor de piernas, por cierto a los que se salvan las cintas un cachete de nuestra parte ya que fueron estudiosamente colocadas, ja ja ja.
Una pena no poder haber ido con toda la cuadrilla, saludos.

trankas

Anónimo dijo...

Crónica perfecta, parece mentira que te acuerdes con tanto detalle...eso es ser un buen cronista sí señor!
Que decir del paisaje, de la ruta en sí...preciosa, espectacular, vaya manera de hacer turismo...ya me dirás donde está la cueva y la mina, y subir a peña gatos en bici! vaya valor!!!
Me ha encantado...
Una admiradora catalana.
DEU

israel ogrobis dijo...

Una ruta preciosa por unos parajes increibles.
Y exigente, vaya sube y baja el perfil parece el del Dragón Khan.
Gracias por todo Ricardo.

Anónimo dijo...

Muy buena jornada, Calderas. Espectacular ruta y que decir de la comida, los dos asuntos perfectos. Salió todo redondo pues difícil es que salga mal lo que se prepara con cariño e interés. Muchas gracias por la disposición de tu casa para la ducha. Genial y hasta otro año.

Pepón dijo...

Me ha despistado la mujer y el anónimo soy yo.