alltricks

04 julio, 2014

Senda de la plana-Senda del canalillo (14 Ciclistas)



Pre-crónica del viernes

Después de mucho tiempo sin salir con mis amigos de OR, este viernes por fin me animé y me escapé del curro un rato antes para poder estar a la hora prevista. Fiel a su afán por ofrecer rutas nuevas, Víctor había preparado una visita al Chorrón de San Marcos, lugar que nadie de los asistentes conocía.

Mientras pedaleamos a buen ritmo en dirección a Nalda se suceden los comentarios y los chistes fáciles acerca del curioso nombre del lugar. Entre la velocidad y la charla llegamos en un momento a Nalda donde rellenamos los bidones y nos refrescamos porque el calor aprieta de lo lindo. Aquí Marcelo, colorado como un inglés en Benidorm en Agosto, decide que ya ha dado de sí todo lo que podía y se vuelve a Logroño.

Una vez en Nalda continuamos subiendo en dirección al final de Senda Bonita en cuyo abrevadero volvemos a refrescarnos metiendo la cabeza en el pilón.

Seguimos subiendo hasta casi empalmar con el otro camino que sube desde Nalda, momento en el que surgen las dudas hasta que vemos un cartel indicador y seguimos por una senda que baja en dirección al cauce de un arroyo.

Antes de adentrarnos más nos paramos a hacernos una foto en lo poco que queda de las ruinas de la ermita de San Marcos, apenas cuatro paredes.

Y entonces empieza la diversión: una senda angosta que tras cruzar un arroyo desciende con gran pendiente en varios tramos enlazados con curvas muy cerradas. La presencia de una soga para facilitar el descenso a los caminantes nos da una idea de la pendiente de la senda.

Con mayor o menor fortuna todos vamos bajando hasta que el primero se da cuenta de que aparentemente nos hemos pasado el sitio donde está el famoso chorrón, así que a desandar lo andado y otra vez para arriba.

Esta vez sí, encontramos el paraje. Una bonita cascada llena de musgo y vegetación. Dado el calor, algunos aprovechamos para darnos una ducha refrescante. Después del calor que hemos pasado para llegar, se agradece el fresquito de este singular rincón.

Tras las fotos de rigor, continuamos bajando la senda que, salvo la primera parte con fuerte pendiente, resulta muy noble y divertida, con la excepción del punto en el que cruza un arroyo lleno de piedras.

Y comentando lo bonito que era el paraje llegamos a Logroño donde Miguel Angel nos invita a unas cervezas y unas tortillas por su cumpleaños.

Una bonita tarde que me hace recordar lo bien que me lo he pasado siempre con esta gente, así que me animo y le confirmo a Víctor que el domingo también saldré con ellos.

Su respuesta, lacónica: “Pues ya sabes a quién le va a tocar hacer la crónica….”

Y así llegamos a

Crónica del Domingo

29 de junio de 2014
Distancia: 55km
Desnivel acumulado: 645mt
IBPindex: 60

Perdonad esta introducción, pero para poner que sonó el despertador, que miré por al ventana, que hice pipí y otros comentarios habituales he preferido contar lo que ocurrió el viernes.

De nuevo pedaleando con mis amigos, hoy toca ruta corta para poder estar de vuelta a las 10:30 para el almuerzo que ha preparado Fran por su cumpleaños.

Así, igual que hace dos días, de nuevo a buen ritmo por el camino viejo de Alberite. En seguida llegamos a Viguera donde continuamos por la Senda de los Pescadores, rota parcialmente desde hace meses por las obras de canalización y que ha perdido parte del encanto.

Tras cruzar el puente romano continuamos un tramo por carretera hasta pasar Castañares, donde nos metemos por el camino que sube a la derecha. Rodeados de grandes encimas subimos penosamente por este empinado camino hasta que nos desviamos a la derecha hacia la Senda de la Plana.

En un momento dado Fernando Alcalá rompe el desviador y, tras una reparación de emergencia, decide regresar por donde hemos venido.

Continuamos por el robledal y el camino se convierte en senda, muy bonita y perfectamente ciclable, cruzando alguna mancha de hayas.

Terminamos de subir el collado para continuar subiendo hacia la derecha. Un gran tapón anuncia el comienzo de la aclamada Senda del Canalillo, senda que comienza rápida y sin problemas. Aparentemente, porque una valla hecha con un par de cables cruza de lado a lado la senda y no está señalizada (sólo en sus extremos), y hace que Víctor dé con sus huesos en el suelo. Menos mal que los cables se rompieron y estaban a la altura del manillar y de la horquilla. La caída se salda con unas magulladuras.

Continuamos, y la senda coge mucha pendiente y con un agarre comprometido. Esta vez es Dieguito el que se pasa de frenada.

Finalmente llegamos abajo y, tras reagruparnos, continuamos en dirección a Sorzano. Una parada rápida y continuamos rápidamente hacia Logroño que hay que llegar a tiempo para preparar el almuerzo.

Otro pequeño incidente en la cuesta de las vacas, que está más delicada que antes, nos retrasa un poco, pero a la hora prevista estábamos en Villa Carmelo. Allí están también David y Alberto que han venido en coche con las viandas.

Una vez más, Víctor nos da una clase magistral de cómo asar productos muy diferentes y conseguir sacarlos todos a la vez y en su punto. Todo un crack.

El almuerzo, un éxito rotundo. Gracias Fran!!

Al final, regreso a casa con la agradable sensación del reencuentro con unos amigos con los que hacía mucho tiempo que no compartía una mañana de domingo y con los que siempre disfruto. Espero que no vuelvan a pasar otros seis meses.


3 comentarios:

vitinbtt dijo...

Excelentes crónicas Diego y el almuerzo ni te cuento, gracias Fran.
Lo de la valla en medio de la senda una putada menos mal que no me pasó nada para lo que pudo ser.

Jaime Martinez dijo...

Eso te pasa por ir el primero. Felicidaes a Fran y a Pepón. Ya siento perderme los almuerzos.
Luis.

israel ogrobis dijo...

Que buena ducha el viernes, la vuelta del domingo preciosa y que almuerzo!!!

Buena crónica Diego.