03 julio, 2014

Extrem Bardenas (1500 ciclistas)



29 de junio de 2014
Distancia: 106km
Desnivel acumulado: 1400mt
IBP index 140
Crónica por Santi
Este domingo como de costumbre preparan la clásica cicloturista de las Bardenas. En representación de OR acudimos Pepe, Dalmau, Fernando, Santi y de Lodosa Unai, Enrique y Raúl.
Quedamos pronto en los Golem sabiendo que alguno llegará tarde y así fue tuvimos que esperar a un tardío.
En poco más de una hora llegamos a Arguedas, no ha cambiado nada de los años anteriores. La misma explanada polvorienta, la vaguada que hay que cruzar para llegar al polideportivo y la buena atención de los organizadores.
Recogemos los dorsales y preparamos las bicis para afrontar los 105 Km que tenemos por delante. Todo preparado vamos a la línea de salida. La mañana está fresca así que nos ponemos como las culebras al sol para ir cogiendo temperatura y no quedarnos fríos. Cinco minutos antes de salir guardamos un minuto de silencio por los dos ciclistas muertos el domingo pasado en un accidente de tráfico.
A las 8'30 dan la salida y ahí nos encontramos a la incombustible hija predilecta de la “EXTRME BARDENAS” con su sombrero Cordobés y animando el cotarro. Tres horas después de levantarnos empezamos a rodar. Cruzamos el pueblo y por carretera vamos hasta Valtierra, pasamos por sus calles repletas de gente, unos que han madrugado y otros que aún no se han metido en la cama. Dejamos atrás el pueblo y empezamos a subir por un pinar muy bonito que nos hace coger altura y ver la inmensa Bardena por donde transita toda la cicloturista.
El recorrido hasta el primer avituallamiento es un poco pestoso, tramos muy largos con el viento en contra y sube-bajas no muy largos pero que forman algún que otro atasco.
La primera parada obligada por la organización es en el embalse el Ferial. Paramos, comemos un poco bebemos y sin perder mucho tiempo arrancamos detrás del coche.
En la salida hay una subida con el camino muy roto que forma un atasco que no deja subir a buen ritmo y vemos como se nos va la cabeza de la prueba sin poder evitarlo. Después de esta subida el terreno es favorable y con el viento de culo, así que rodamos muy muy rápido. Bajamos la cuesta de las yeguas (otros años la hacemos de subida) y seguimos rodando como locos para conseguir alcanzar el coche de cabeza. Hasta el segundo avituallamiento vamos rodando por caminos completamente planos y eso si a una velocidad terrible.
Llegamos a la segunda y última parada. Cogemos agua y un plátano y con el tiempo justo para comerlo arranca el coche, ahora sí que empieza la fiesta. Los primero minutos son mortales, se rueda a tope, todo el mundo quiere coger el grupo bueno pero no todos lo conseguimos. Se marchan dos grupos y en el tercero me agarro como puedo para no perderlo e intentar hacer el resto de la ruta acompañado. Con esta fotografía se recorren 30 Km planos y pestosos con el viento en contra. La gente va chupando rueda sin dar un relevo para que descansen los que van dando la cara, poniendo un poco todos podíamos ir más rápido pero la gente no quiere gastar ni un gramo de fuerza y aprovecharse del trabajo de los demás. A unos 15 Km de meta hay un repecho con el terreno muy roto y ahí la rueda no sirve de nada y se va formando un reguero de ciclistas. Pasamos esta tachuela y el segundo grupo y los que quedamos del tercero nos juntamos. Solo queda subir la ermita del yugo pero el grupo desaparece y se convierte en un rosario de ciclistas, cada uno sube como puede, el que tiene un poco de fuerza tira y a los que no nos queda nada vemos como se alarga el grupo y se marchan sin poder seguirles.
Esta subida de unos 2 Km es impresionante, no por la dureza si no por la cantidad de gente que no para de animar, te hacen pasillo para pasar y el resto del camino abarrotado de gente chillando y animando a los ciclista porque ahí sí que te sientes como un auténtico ciclista.
Yo veo como se me escapan los supervivientes pero no puedo seguirles así que cojo mi ritmito y a terminar la prueba. Después de la subida al yugo solo queda unos toboganes, cruzar Senda viva y tirarte por una bajada hasta el pueblo. Este año en vez de bajar por un camino de piedras nos bajan por una calle asfaltada muy rápida y sin dificultad. Esta bajada nos deja en Arguedas y solo quedan 500 m para llegar al polideportivo donde está la llegada.
Después de la ruta tenemos todo preparado para recuperarnos, baño en la piscina unas cervezas y todos los macarrones que seas capaz de comer.
El éxito de esta cicloturista está en lo bien que tratan a los participantes. Está todo el pueblo volcado para que no falte de nada y ahí está el secreto de que una prueba triunfe y sea capaz de juntar a 1.500 tíos.
Santi: 04:21 (37), Pepe 04:24 (48), Milka 04:24 (50), Enrique 04:35 (128), Dalmau 04:37 (158) y Unai 04:43 (217).
FOTOS AQUÍ:

3 comentarios:

vitinbtt dijo...

Muy buena crónica y menudos tiempazos como para intentar seguiros....

Pepón dijo...

Muy bien explicada la prueba Santi.
Reseñar también que nuestro amigo Raul el lodosarra también estuvo formidable a hacer 4:25(54).
El único que llego algo frustrado fue el maquinón de Unai que quería tirar la bici por los desmoralizantes adelantamientos que sufrió.
Disfrutamos mucho, otro año más, de esta gran ruta.

TOÑO Pleitos dijo...

Menudo festival de tiempos y posicioes!!! Me quito el sombrero.