alltricks

04 diciembre, 2012

Dehesa Navarrete-Ruta 18-Peña Gorda (10 Ciclistas)



Distancia: 54km
Desnivel acumulado: 852mt
IBPindex: 76
Track y Google

Todos estábamos nerviosos por saber quién era el afortunado de hacer la crónica y parecía que se le había olvidado ponerle nombre pero después de llegar a casa recibo la gran noticia por sms “TE HA TOCADO”.

Bueno pues intentare resumir una salida de otoño con tiempo de invierno.
Nos reunimos en las Gaunas como de costumbre sin una idea clara de qué camino tomar. En unos segundos Pepe ya tiene en su cabeza la ruta que vamos a hacer.

Salimos por la calle Clavijo hacia la Grajera persiguiendo a un patinador que no había forma de pillarlo. Subimos la viña y llegamos sin más problemas a Navarrete, cruzamos por el casco antiguo disfrutando de la preciosa
arquitectura de este hermoso pueblo.

Dejamos Navarrete a nuestra espalda y empezamos a subir la dehesa, pasamos los pabellones de Domecq y continuamos subiendo poco a poco, cogemos un cruce a la izquierda donde aumenta el desnivel y empeora el terreno (suele pasar, a mayor desnivel peor terreno) seguimos el sendero hasta llegar al camino que bordea la dehesa, seguimos como un par de Km. y en el cruce del camino que viene de Fuenmayor giramos a la izquierda y nos volvemos a meter por otro senderito que nos llevará hasta la parte más alta de la dehesa.

Da gusto andar por el monte y ver como las lluvias de estas semanas van surgiendo efecto encharcando todo el monte y llenándolo de vida.

Paramos un momento para reponer fuerzas, coger unas setas y hacer la foto de grupo.

Sin más pérdida de tiempo seguimos nuestro camino dirección Cenicero. Bajamos por una senda muy bonita, un poco peligrosa por el hielo y los tramos donde da el sol hay un poco de barro que alegra la bajada y da un poco de chispa.

Continuamos hasta coger la ruta 18 del centro BTT de Moncalvillo para llegar hasta Fuenmayor. Como es un poco pronto damos la vuelta a Peña Gorda. Tiene una subida tendida hasta coronar y dar vista al río Ebro. Termina el camino en un olivar, lo atravesamos y comienza una senda por el borde de la peña. Las vistas que tenemos a nuestros pies son impresionantes, no es muy larga pero merece la pena hacerla.

Yo no conocía esta senda y ha sido un descubrimiento muy interesante, está muy cerca de Logroño y para dar un paseo con la familia y disfrutar de la naturaleza es perfecta.

La vuelta a Logroño la hacemos por la orilla del río Ebro hasta el Cortijo, cogemos la vía verde, subimos por la cuesta de las piscinas y bajamos por el vertedero, parque de los enamorados y por Duques de Nájera al bar, unos a por los huevos fritos y otros a por un cafecito y un pastel de manzana cortesía de Diego que fue su cumpleaños el otro día. Hoy es el de su hermano que ha tenido que soportar que le cantemos el cumpleaños feliz con la sorpresa de los clientes del bar que nos miraban con cara extraña.

La mañana ha estado muy bien, no hemos pasado mucho frío, el recorrido muy divertido y por fin no ha llovido, que más se puede pedir.
FOTOS AQUI:

4 comentarios:

vitinbtt dijo...

Si eso de coger setas está muy bien pero luego no os las llevasteis, alguien se las encontraría cortaditas en el camino jejeje.

Anónimo dijo...

Buena ruta y buena crónica.Incluso, en ocasiones, poética como lo de las lluvías que dejan el campo lleno de vida. Vamos, se ponen los pelos como escarpias de la emoción.

Por otra parte, hay que dejar constancia de como está Barrancas ... De aquí al soplao, querella.

Pleitos.

Anónimo dijo...

El "menda"está reventado, pero contento.
Si es que no hago nada mas que entrenar.
Salud,
Barrancas

Pepón dijo...

La crónica está escrita tal y como te comportas en las rutas, es decir,sin entretenerte, y como sueles decir,"vamos tirando poco a poco". Muy bien Santi.