16 diciembre, 2010

¡Y se montó el Belén! (19 Ciclistas)

12 de Diciembre de 2010

Distancia: 56Km

Acumulado 2010: 2885Km

Desnivel acumulado: 998Mt

IBPindex: 76

Perfil

Imagen Google Earth

Track y Google

Crónica por Julio

O.R. el camino que lleva a Beleeeeen

Dalmau, Jorge, Julio, Enrique "infiernos", Jorge Muro, Juan "El Gallego", Jesus "El Educador", Pepon, Juan, Victor, Jesus "Chifla", Jero, Diego, Santi, Sergio, Ramon, Toño, Guillermo y Marivi.

Después de tanto sin salir con los OR, a priori parecía buena ruta la del Belén para regresar con tan selecto grupo. Así que, el domingo, madrugón de rigor, me asomo la ventana rezando para que llueva:

- Mala suerte (o buena) - pienso - no llueve.

Como el día anterior perdí la agenda del teléfono por hacer el chorra con el ordenador nuevo, y la copia de seguridad la tengo en el curro, decido intentar no llegar tarde, pues no había avisado al Boss de que tenía intención de ir. Así que, después de desayunar, coger los enseres de ciclista y una cajita de mazapanes para aderezar la puesta del Belén-OR, me dirijo presto al punto de encuentro.

Objetivo cumplido, llego con cinco minutos de margen. Allí sólo estaba un chaval que creo que se llamaba Sergio , con quien no había coincidido nunca. Poco a poco va llegando el resto. Saludos de rigor con la afección propia de quienes no se ven hace tiempo, sobre todo con Jesús "Tragaldabas" a quien hacía cinco años que no le veía. Como decía saludos afectuosos con todos... excepto Pepe que con su habitualidad amabilidad me inquirió: "¿Qué cojones haces aquí?". Al igual que el año anterior, se nos unieron algunos miembros del Sandalio , Guillermo, Marivi y Toño.

Comenzamos a rodar suavemente camino de Lardero cuando oigo a Víctor que dice:

- Bueno, como es costumbre la crónica que la haga el nuevo.

- Bien - pienso para mí - esta vez he librado - pienso mientras noto una palmadita en mi espada.

- Julio, te ha tocado.

- Pero, pero,... ¿no habías dicho el nuevo?

- Pues eso, como bienes poco, es como si fuera siempre la primera vez.

Hay que joderse, cuatro días que he salido este año con los OR y cuatro crónicas. ¡Y luego dirán que por qué no voy más! Mientras estoy absorto en mis pensamientos acordándome de los familiares de Vitín hasta un cuarto grado de cosanguineidad y afinidad, se me acerca Juan que iba en alegre conversación con una miembra (Aido dixit) de los Jose Mari (Marivi). Un par de chistes malos y consigo que tire hacia adelante siguiendo la rueda, o lo que sea, de la chiguita. Así llegamos a la cuesta de las ex-vacas donde el pelotón se estira y estira y comienza a subir el ritmo hasta Sorzano. Por atrás me quedo con "Tragaldabas" y Jorge Muro, a quien la edad ya no perdona y está todavía pagando los excesos alcohólico-champaneros de la noche del viernes.

Tras el agrupamiento de rigor en Sorzano (¿no hay foto?) empezamos la subida a Moncalvillo. Salgo el primero para poder ir charlando un poquito con todos según me van adelantando hasta llegar a la primera rampa dura, la peor de todas. Afortunadamente pincho en mitad de ella. Se paran Jorge y Juan para ayudarme pero éste, ante el temor de que le cuente otro chiste, sigue su camino. Tras arreglar el pinchazo voy subiendo con el amigo Muro, que llevaba una pájara resacosa curiosa y a pesar de ello me costaba ir con él hasta el abrevadero. Un poco antes, en un cruce nos esperan Pepón y Dalmau "el de las tribus del Este" como le llama Pepe, para cerciorarse de que no nos perdemos. Aquí los Sandalio deciden darse la vuelte por algún compromiso para hacer la ruta que organiza el ayuntamiento de Logroño por sus calles y los demás seguimos hasta casi las antenas. La dureza de la subida va haciendo mella en más de uno y, cuando más desesperados estaban llegamos al fin de la subida, donde Pepón, cual padrazo, estaba ayudando a Sergio a arreglar la cadena.

Justo antes de los toboganes de Moncalvillo nos desviamos a la izquierda para ir al encuentro de la senda de la hermita de la Hermedaña. Bueno, todos no, Santi, Jero y alguno más deciden subir más arriba para cogerla desde el principio. La verdad es que la entrada de dicha senda imponía respeto... y yo venga a ver a la peña bajar como locos. Hasta que oigo que alguno dice: "Yo el primer tramo lo bajo de pie", ¡joder, menos mal, que no soy el único en hacerlo! Tras los primeros 20m me vuelvo a montar en la bici y la senda era empinada de cojones. Y con sus piedrecitas, ramas y de todo. En un momento de tregua, miro de reojo el GPS ¿Un 39% de inclinación? No puede ser. Me despisto, hago un amago de irme a la derecha y Diego me avisa: "Paso por la izquierda". Decido tirarme más a la derecha para no entorpecerle más la bajada. ¡Craso error! me meto en una zona de piedras que no sé como salí. Bueno, cómo si lo sé, con calambres en las piernas, pero bueno. Así acaba la primera parte de la senda. Llegamos a una zona de piedras que hay que pasar andando y empalmamos con una senda noble hasta la hermita, donde ponemos el Belén de los OR, Juan puso su Belén o, mejor dicho, una Belén, y alguien se dejó olvidado un maniquí de la señorita Pepis.

Después de bailarnos los mazapanes, polvorones, trufas y la botella de cava comenzamos la bajada por una estrechísima senda que daba cierto yuyu, más que nada por el rivazo que había a la izquierda. Esta senda acaba en una zona de cinco curvas, de las que consigo pasar una sin echar pie a tierra, y llegamos a la senda de la regadera. Dada la estación del año, decidimos seguir por el camino que hay por encima de la senda, donde pincho la rueda trasera. Como iba el último nadie se da cuenta y, como se me había borrado la agenda del móvil, no puedo llamar a nadie para avisar de que me esperen. Me armo de paciencia y, mientras estoy hinchando la rueda aparecen Pepón, Sergio y Dalmau que me ayudan a acabar de hincharla y recoger (nota: comprar cámaras antipinchazos para esta bici). Seguimos la bajada sin mayores contratiempos hasta la senda de la choza los cohetes, que yo no conocía y me gustó mucho, todo hay que decirlo. Dicha senda nos deja en Sorzano, donde dada la hora que era, decidimos volver por donde hemos venido a Logroño a un ritmo poco menos que infernal. Aquí despedida y nos citamos para la semana que viene en la marcha del Pavo.

Aviso: Sé que me ha quedado un poco larga la crónica, pero esto no es nada a cómo me podrá quedar la próxima que me endiñen.

7 comentarios:

vitinbtt dijo...

Como no vas a hacer la crónica si la haces tan bien; ¡¡a ver si compras una tubeless que no haces mas que pinchar!! jejeje

Anónimo dijo...

no funciona el link del track!!!

Anónimo dijo...

Se debe decir: Hola, el track no funciona, si lo podeis arreglar os estaré agradecido. Gracias

Javi Vallejo dijo...

Hola Bikers:
Julio eres un crak, planteate escribir un libro.

Julio dijo...

Ayer fui al Deca y compré 4 cámaras antipinchazos. A ver si así libro. Y ya, si las pongo, tiene que ser la hostia.

Anónimo dijo...

Jjulio eres un crak pinchando y en tus cronicas lo de pincchar no sera que te pesa mucho el marulo jejejeeje
tu amigo

Anónimo dijo...

ya que has ido al deca te comprarias como las de los chavalines de esas macisas