alltricks

10 noviembre, 2009

Extrem Mantible (10 Ciclistas)

04 de Octubre de 2009

Distancia: 44Kmt.

Acumulado 2009: 2624Kmt.

Desnivel acumulado: 500Mts.

Perfil

Track

IBPindex: 39.00

Imagen Google Earth

Crónica por SUPER-MARIO

Jero, Tate, Igor, Dalmau, Marcelo, Sergio, Curro, Mario, Alberto "Winnie" y Victor

Bueno mi Primera Crónica no se si por suerte o por desgracia, eso esta por ver todavía, jejeje lo que tengo claro es que no me olvidare de la cara de nuestro gran amigo Víctor cuando a pocos metros de arrancar la prueba me suelta la de: MARIOOO TE HA TOCADO!!!! Me ha tocado? Que me ha tocado? Joooder Que cabr…. Pensé yo, pero algún día tenía que ser y sabía que ese día estaba cerca.

Empiezo el día con la primera alarma de mi despertador a las 6:50 para la cita “Masoquista” de Víctor y compañía, me asomo a la ventana, es de noche completamente tengo ganas pero algo me dice que como que no, así que me meto de nuevo a la cama hasta la siguiente alarma que toca a las nueve (la cita lógica y racional) me visto me preparo todo y mientras estoy acabando de desayunar rompe a llover y cae una tromba del carajo.

(Da igual, seguro que para rápido) pienso para mis adentros, acabo de preparar todas las cosas y salgo hacia la cita en el ayuntamiento (todavía llueve mas que antes) los tenderos y la gente del barrio que pasa por la calle me mira con cara como pensando (¿¿pero adonde carajo va este con la que esta cayendo??)

Bueno el caso que llego al ayuntamiento a menos veinte o así y solo hay quince ciclistas debidamente metiditos en los soportales jejejejeje me dice un compañero de los de josemari “menudo llenazo, esta mañana promete, saca rápido la inscripción que se agotan”

Poco a poco van llegando algunos mas entre ellos Tate, Winnie, Víctor, Marcelo, Sergio, e Igor (que se volvió a casa a por su pulsometro) supongo que sin el aparato en cuestión la Specialized no arranca ….

El caso que una vez que estamos todos arrancamos!! Aunque con casi veinte minutos de retraso, por cierto sigue lloviendo.

Salida como siempre neutralizada/controlada por los municipales, a los cuales les comentaría que los que vamos en bici cuando llueve nos mojamos, agradeceríamos haber podido ir un poquito mas rapidito lo digo porque nos llevaron a paso de burra por todo Logroño mientras diluviaba que daba gusto.

Nos dejan libres en el término de valdegastea lugar en el cual nos encontramos con otro amigo que desde allí nos acompañaría durante todo el trayecto nuestro gran amigo el viento. Que nos azota de cara acompañado con unos gotarrones de los que te molestan en la cara hasta llegar al Cortijo. Antes de emprender la subida hacia el mirador de la ribera del rio Ebro ya se separan los grupos, yo me quedo con Sergio rezagados del primer grupo que los perdemos poco a poco, nos adentramos en el pueblo cuando Sergio me avisa de que ha pinchado (que rarooooo) nos paramos a reparar el pinchazo y una vez que reemprendemos la marcha nos habían pasado todos, “joe hasta el Winnie nos ha pasado” me dice Sergio

Una vez arrancamos salimos del pueblo pasamos el puente de la vía del tren hacia la bajada tan bonita que nos lleva casi a ras del rio pero la cortaron porque no se podía pedalear de ninguna manera por ahí. Así que seguimos recto hacia la mítica zona de subida por la viña de piedras pedruscos y pedrolos subidas complicaditas y bajadas arriesgadas mas que nada por la aglomeración de gente que se prepara en esos puntos. Una vez pasado este punto empezamos a negociar la travesía por si fuera poco con nuestro otro olvidado gran amigo: el barro

Pues nada a por el barro, nos desviamos del camino para cruzar una plantación de olivos, la cual esta completamente embarrada, pues de cabeza le digo a Sergio el cual me sigue envalentonado. Justo aquí nos encontramos a Winnie haciendo tapón al cual casualmente se le había desabrochado un cordón con lo que nos hace echar el pie en el barro a todos, todos y todos los que íbamos detrás de el.

Nos metemos en la sendita que nos lleva paralelos al rio esperando y buscando el desvío a derechas para bajar al rio el cual también esta cortado así que seguimos recto, a todo esto puntualizar que no ha dejado de llover en ningún momento el viento iba variando pero lo que es la lluvia no paró en toda la mañana.

Salimos hasta la presa olvidándonos por un momento del barro rodando cómodamente por el asfalto que nos llevara hasta el pueblo de Fuenmayor .Donde nos espera Víctor para echarnos una fotito.

En este punto empiezo a tener problemas con el cambio trasero seguramente debido a todo el agua y el barro pero consigo llegar al avituallamiento de fuemayor.

Una vez en el avituallamiento llegan tras nuestro Marcelo y Víctor Pregunto por Winnie y nos dicen que ha pinchado y se ha quedado atrás. Aprovechamos a intentar ajustar el cambio, lo limpiamos un poco pero no conseguimos mejorarlo.

Esperamos un ratito hasta que nos empezamos a quedar congelados con lo que reemprendemos la marcha Sergio y yo dejando a Víctor y Marcelo moviendo los bigotes, no se cual de los dos se comió mas pastelitos. Al salir del avituallamiento dejando atrás la Ermita y ver que lo menos diez ciclistas salen del cruce en dirección contraria al “Burro de Oro” los cuales nos dicen que el terreno estaba muy mal con muchísimo barro y que ellos se subían por el camino viejo de fuemayor

Con lo cual y muy a mi pesar tanto yo por el problema del cambio y Sergio con los frenos, decidimos acompañarles por el atajo, curioso también todos los que iban detrás nuestro, casi otros 8 ciclistas, vienen con nosotros “haciendo trampas atajando”

Así que subimos las pocas cuestas que nos quedan hacemos las dos bajadas rápidas hasta finalmente llegar a valdegastea donde nos espera minerva y compañía con un tremendo chocolate calentito que mas que tomarlo lo utilizamos de primeras para calentarnos la manos.

En resumidas cuentas una mañana de perros, con fresquito, mucho barro un fuerte viento y por supuesto la lluvia. Pero creo que lo importante es que lo pasamos bien.

Espero haberme expresado correctamente y que os halla gustado yo se que lo de la expresión gramatical no es mi fuerte (andar en bici tampoco)

Un saludo

Crónica de una “desventura” ó como puede una ruta con 500mts de desnivel ser EXTREM.

Winnie, Marcelo y yo salimos del avituallamiento para meternos por la ruta original; nos tropezamos de frente con Guel135 del foromtb que había “perdido” unos amigos (no sé si ahora los habrá perdido para siempre ;-)) en medio del agua y el viento por lo que decidimos ir juntos. Subimos la cuesta hacia las viñas ¡A LA IZQUIERDA MARCELO! y una vez arriba nos juntamos con los “ex” de Guel y un conocido de Winnie que se llama Erik por lo que nos juntamos un grupito de 7 “inscoscientes”.

El camino hacia los pinos no tiene complicación por lo que vamos “hablando bajo la lluvia” y sin ningún incidente reseñable; vemos una señal en un poste que nos indica a la izquierda antes de llegar al camino por el que en años anteriores se ha realizado la ruta, algunos lo sabemos pero la indicación es clara, así que nos metemos en todo el “fregao”. En principio vamos bien, algún charco pero el barro no molesta hasta que de repente…. ¿y el camino?, ¿Dónde está el camino?; vemos huellas de bicicletas que se meten en el barro de las viñas y allí que vamos nosotros (¡joder, en que hora!), primeras pedaladas y parece que esto se agarra un poco; después de 20mts. vamos todos andando; llega un momento que las ruedas no giran y comienza el espectáculo; uno que si arrastrándola como si de un “arau” se tratase, otro con la bici en los dos brazos como si fuese un bebe, otro en la espalda como un saco de patatas, alguno como si fuese la cesta de la compra etc; en estas que Marcelo pisa mal, se resbala y se jode la rodilla (parece que no ha sido nada porque hoy lo han visto corriendo delante de la Guardia Civil jejeje), era para vernos, Winnie y yo avanzando 200 o 300 mts. con nuestras bicis y volviéndonos para avanzar con la de Marcelo; para no aburrir mucho a nuestros compañeros de desventuras les decimos que se vayan que “aunque no sabemos exactamente donde estamos no estamos perdidos”. A Guel y a sus compañeros se les alegra el ojillo al oírlo ya que estaban oliendo el chocolate; Erik confía en Winnie y se queda (no le ha vuelto a hablar desde entonces). Sigue lloviendo a mares y el viento es cada vez más fuerte, nosotros metidos en las viñas hasta los tobillos, las bicis han doblado su peso y Alberto se queda sin rueda delantera ¿?¿?¿?¿? si, repito, se queda sin rueda delantera; la cámara y la cubierta se le han salido y aparecen enrolladas en el amortiguador delantero, nos fue imposible montarla otra vez; entre que Winnie no tenia cámara pues ya la había cambiado, que Marcelo “la tenia gorda”, que la mía era anti pinchazos y se había quedado pegada y lo más importante no sabíamos por dónde meterle mano a la cubierta pues parecía un donuts de chocolate lo mismo que la llanta llena de barro completamente; Winnie tiene que tomar una decisión muy importante y la toma… deja la bici en medio de la viñas escondida detrás de unos matorrales (está en el bidón de recogida de cartuchos nº 7, si alguien quiere el waypoint se lo puedo pasar) y decide completar el triatlón, hemos andado en bici, hemos nadado en el agua y el barro y ahora le toca correr. Por fin salimos a un camino decente (hasta ahora no había sido ni camino ni decente) y decidimos volver hacia Fuenmayor para que el “chiquillo” no tenga que volver a casa andando y pueda pedir ayuda desde el pueblo. Marcelo como ya no se fía ni de su sombra toma otra decisión importante (sobre todo para mí) ¡ME QUEDO CON “PIOLIN”! Ahora solo quedamos Erik y un servidor que volvemos por el camino viejo de Fuenmayor (para este viaje no hacían falta tantas alforjas, si lo hubiésemos pillado desde el avituallamiento no nos hubiésemos manchado de barro).

Llegamos a Logroño cuesta abajo y por asfalto, me paro un segundo en el chocolate, veo que Guel y sus amigos están de una pieza, y me piro a toda pastilla a casa que ya tengo ganas de llegar; desde las 07:30 estaba por ahí, había ido con Alberto “solera” a Clavijo (que por cierto no nos mojamos prácticamente nada); el sí que fue listo, dijo que ya tenía suficiente con la poco agua que habíamos pillado y se quedó en su casita.

Con respecto a los de Fuenmayor, los que fueron a buscarlos nos dijeron que los tenían en la esquina del bar, rodeados de periódicos por el suelo y tiritando como marmotas, parecían dos “indigentes” (con perdón jejeje) sacados de una charca.

Si alguien quiere repetir que no cuente conmigo.

El track no lo cuelgo para que nadie vaya por ahí.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bien, para estar tan mal de la cabeza, la crónica no está nada mal.

Anónimo dijo...

Mario, muy bien la cronica.
Victor expectacular la cronica un diez. El pollero
Solo decir que la ruta pudo conmigo y que en el segundo paso por el cortigo me volvi a casa.

Anónimo dijo...

Bueno Mario ya era hora aunque sea compartida, buena crónica, se te ha entendido todo. Eso sí, tan gilipollas como los que te acompañaron, hay que joderse salir cuando más llovía. Escorpión cabrón, seguro que te volviste porque te cagabas, ya llevaré media-mark y papel higiénico...

Juan, sal de las sombras que hecho de menos tus chorradas y tus gilipolleces sin sentido

El pe

Anónimo dijo...

Así que chorradas y gilipolleces sin sentido, eh?