alltricks

08 diciembre, 2007


Clavijo-Peña Saida-Peña Aldera-Cerrollera.
Distancia: 66Kmt.
Acumulado 2007: 2919Kmt.
Desnivel acumulado: 1540Mts.
Terreno: Camino y pistas en general en buen estado aunque algo húmedas; lo peor, la subida a Peña Aldera y la bajada por “el paso del mudo”.
Tiempo: Hasta Peña Aldera bueno, desde ahí a las antenas de Cerrollera, algo de lluvia y viento; pero en general no nos podemos quejar.
Imagen Google Earth
Dificultad Física: Muy alta
Dificultad Técnica: Media
Imagen Compegps 1 2
Enclace Track

Tate, Pepon, Jose Luis, Igor, Diego, Victor, Javi “solera”, Javi y Juan.
Vamos a hacer hoy una ruta propuesta por Pepon y que llevo en mente desde hace mucho tiempo; es un “rutón” el que comenzamos y acabamos los 9 que estamos preparados a las 08:00 en la gasolinera las gaunas.
Vamos tranquilos por el camino viejo de Alberite contando batallitas y un poco sin saber si alguno podremos acabar la ruta; subimos las bodegas por la carretera y vamos dirección La Unión por un camino que sale a la derecha después de haber recorrido 1 kilómetro de carretera; no se va muy deprisa, pero esto no implica que no nos vayamos descolgando algunos del grupo principal.
Pasamos el pueblo y continuamos (esta vez sin parar en la fuente) hacia Clavijo por el camino verde (ahora está mas verde que nunca) que va bordeando la carretera que sube al pueblo y aunque, subes hasta el castillo igual que por el de abajo, este es mas suave hasta llegar a las peñas; vamos sin forzar mucho para no quedarnos desfondados nada mas empezar ya que nos quedan muchos kilómetros de subida; pasamos el escalón, subimos la última rampa dura y coronamos en Clavijo; en menos de 5 minutos hemos llegado todos (esto promete).
Después de llenar los bidones (todavía nos quedan hasta la cima de la ruta mas de 20 kilómetros, casi todos de subida y no encontraremos ningún sitio donde cogerla, ya que no bajaremos a Luezas) y comer un poco, vamos a comenzar a recorrer la zona que nos separa de Peña Saida; siempre en constante subida; al principio muy suave y sin grandes diferencias, pero al comenzar el primer pinar la cuesta se pone mas dura y tenemos que ir con casi todo metido; en la primera portilla no espera nadie, así que continuamos con el segundo pinar que es un poco mas duro que el primero hasta llegar a la segunda portilla; aquí está el cruce que nos suele bajar a Nalda, pero hoy nos lo pasamos y atacamos el primer cuestón de la ruta; 900mts a mas del 14% con una máxima del 19%; vamos todos sufriendo bastante por su dureza y a mitad de la cuesta, Igor nota que ha pinchado; se quedan con el, Pepe y Jose Luis, mientras los demás vamos acabando este tramo de subida y les esperamos haciendo unas fotos y comiendo algo.
Cuando los vemos aparecer, reemprendemos la marcha, ahora cuesta abajo hasta el enterramiento megalítico, donde tampoco paramos para inmortalizarnos, otra cuesta arriba sin mucha dificultad nos deja en una zona de falso llano hasta llegar a otra portilla donde comienza otro subidón.
Del 1,5kilometro de ascensión, el primer tramo es bastante suave y por terreno bueno pero el último kilómetro ya es mucho mas duro (11%) por un terreno bastante descarnado; dentro de este kilómetro, un tramo, casi llegando al final, con una curva a derechas y muchísimas piedras hace descabalgar a casi todos, pero siempre tenemos alguien que lo sube; son unos 150mts al 16% pero muy difíciles; justo cuando llegamos arriba comienza a arreciar el viento y a llover.
Esperamos a Diego, que viene un poco tocado, pero no llega, Pepe baja a buscarlo y tampoco lo ve, pensamos que se ha podido dar la vuelta, le llamamos por teléfono y está fuera de cobertura, decidimos almorzar en este punto, aunque lo previsto era en Peña Saida, para esperarlo por si no se ha vuelto; acabamos y cuando ya nos íbamos, suena el teléfono, es Diego, que dice que ha pinchado y sigue nuestros pasos; por lo que le esperamos hasta que viene; podría haberles dicho a Pepe y a Igor que iba pinchado para no quedarse solo pero no se dio cuenta y por poco se queda sin compañía.
Ahora toca atravesar el paso del mudo (nombre recibido en honor a “nuestro” Fernando); una bajada, en principio por un camino no muy empinado por el que circulamos con rapidez, para enseguida tornarse en una senda con mucha piedra suelta y prácticamente llana donde es dificultoso pedalear; acabando con 200mts al -15% por el mismo tipo de terreno pedregoso que conseguimos pasar sin mayor problema.
Un repecho muy duro y con el suelo resbaladizo nos deja a las puertas del trozo de bajada mas empinada que vamos a descender; solo son 200mts pero el desnivel es grande un -24% de media, aunque el terreno muy bueno y compactado ayuda a bajarlo sin arriesgar nada.
Ahora nos toca la subida a Peña Saida; “solamente” 1.400mts. al 10%; entre medio una portilla en la que esperamos para reagruparnos y que nadie se pierda porque como ya no vamos a parar en sus faldas a almorzar estar lo mas juntos posible.
Estamos casi a la máxima altitud, y hasta el helipuerto, que mas o menos esta a esta misma altura, iremos cumbreando durante 6,5kilometros por un terreno con vistas preciosas, sobre caminos y praderas y en continuos sube-bajas; las bajadas son mas largas y suaves y las subidas mas cortas y duras, pero al final, la diferencia entre lo que subes y bajas es de -38mts; casi llegando a la H, paramos en “el chozo de Viguera” para volver a agruparnos, una caseta antigua de pastores, ahora rehabilitada y que es usada por los que todavía existen en la zona, ya que dentro había vino y queso.
Sufriendo llegamos al helipuerto y todavía nos queda de subir uno de los trozos mas duros de la ruta para poder coronar en las antenas; son 700metros al 14,70% que a estas alturas hacen muchísimo daño, aunque la mayoría conseguimos coronar montados sobre nuestras bicis.
Después de hablar un rato de nuestra “hazaña”, comenzamos la bajada hasta las canteras de Viguera; no llega a 4 kilómetros y por una pista que han arreglado quitándole los “pedrosos” que había hacia la mitad e impedía bajarla con comodidad; además la humedad del camino hace que la bajemos deprisita. Justo en las canteras pincha Javi “solera”; paramos a repararlo y aunque insisto, no consigo convencer a los demás para bajar al pueblo por la vía romana, así que continuamos por la cantera y yo también pincho; arreglado continuamos hasta el pueblo sin mayores incidencias.
Aún nos quedan a Logroño 21 kilómetros que aunque es por terreno favorable se nos hacen muy pesados, encima, algunos vamos con “la gasolina” justa o en la reserva lo que nos hace sufrir mucho hasta llegar a nuestro destino a donde llegamos a las 14:34; que entre lavar las bicis y charlar un poco nuestra casa no nos ve hasta las 15:00.
Una ruta dura, espectacular y preciosa; el único problema que se puede encontrar la gente que la realice (sobre todo si es en verano), es el agua, porque no puedes pillarla durante 30kmt que son donde mas desgaste tienes.
Fotos de Juan

Fotos de Victor

No hay comentarios: