alltricks

02 agosto, 2007

Dehesa Nocturna (16 Ciclistas)

La Dehesa Nocturna.
Distancia: 46Kmt.
Acumulado 2007: 1883Kmt.
Desnivel acumulado: 582Mts.
Terreno: Todo oscuro.
Tiempo: Luna llena.
Imagen Compegps

Imagen Google Earth.
Dificultad Física: Igual que por el día.
Dificulta Técnica: Muy alta.
Lukasrioja, Pericoverbenas, Jagatomei, Javi, Pepon, Jorge Muro, Jose Luis, Santi, Igor, Diego, Sergio, Juan, Jesús, François, Miguel Angel y Victor.

1
"La salida nocturna me pareció una bonita experiencia, que llevaba ya un tiempo rondándome por la cabeza. Es una sensación extraña rodar con luces, parece que el tiempo se ralentiza, algo muuuu raro. El ambiente muy bueno, y aunque yo pesaba que al ser por la noche y sin luz no habría guerra, pues me equivoque, y tuvimos un par de calentones, corriendo mas incluso que con luz, nos crecemos ante las adversidades jejeje.
A reseñar también el bocata en el alto, buena comida, buena noche y buena compañía, que más se puede pedir."
2
"No es una salida normal. La noche tiene algo de misterioso que lo envuelve todo. Según vamos alejándonos de la civilización, esa sensación se acrecienta aún más. La cercanía de los demás y nuestras luces nos aportan un sentimiento de normalidad, pero es irreal. Ya en pleno robledal, decido que prefiero ir sin luz. Los demás poco a poco se alejan y ya no se les ve ni se les oye. Solo yo, y la naturaleza. Quisiera ser un gato y poder ver mejor, oír mejor, pero no. No es miedo, ni siquiera intranquilidad. Es una sensación de fragilidad, el saber que estas fuera de tu lugar pero, al mismo tiempo, sentiré integrado en ese ambiente. Los sentidos alerta, intentando reconocer cualquier sombra, cualquier sonido. En el fondo somos animales. Arriba, la presencia del resto hace que vuelva esa sensación de familiaridad. Y la bajada… En la bajada, pues eso, como animales, con los sentidos en estado de alerta permanente porque nuestras luces no son suficientes y las señales que recibimos deben ser procesadas a máxima velocidad para interpretarlas y poder reaccionar a tiempo. Ya de vuelta a la civilización, la sensación de, por unas horas, haber viajado en el tiempo hasta el rincón animal de nuestra existencia."
3
"La experiencia ha sido muy positiva, algo totalmente diferente. Antes de salir, y habiendo luna llena, piensas que no habrá problema de visibilidad y la realidad es que para subir no es necesaria (la mayor parte de la subida la hicimos sin luz) pero para bajar si que lo es, porque incluso con luz te cuesta mucho reaccionar, parece que todo va súper-rápido. ¿Y cuando te quedas solo?; ¡eso si que es una experiencia!; al no ir en grupo, encima vas mas despacio y no sabes si pedir socorro o que se alejen mas para estar, ahora sí, completamente solo. Lo que no me esperaba fueron “las picadas” y ni por asomo sacar una media como la que sacamos. Espero repetir. Un 10 para el “generoso” Igor."
4
"Locura colectiva.
A las 10:30 de la noche, puntuales, 15 fanáticos ciclistas inician su marcha.
En las abarrotadas terrazas de los bares los clientes les miran con asombro. ¿Estarán locos?
En un instante el Camino de Santiago, también llamado Camino de las Estrellas, se convierte en un reguero de diminutas luces en constante movimiento, sin rostros, sin nombres. Solo sus sombras les acompañan.
Abandonan suelo firme para adentrarse entre viñedos y pinares. Cada pedalada se convierte en una incertidumbre, en una aventura que les lleva a lo alto de la ruta. Un receso para reponer fuerzas y, desde allí, observar a lo lejos las luces brillantes de los pueblos que, poco a poco, se van quedando dormidos.
Les queda el regreso a casa, con cautela. La oscuridad es traicionera.
A falta de 15 minutos para las dos de la madrugada culminan su aventura. Sentimientos encontrados les invaden. Por una parte, la indescriptible satisfacción que refleja las amplias sonrisas de sus rostros, por otra, la tristeza de haber finalizado una noche LLENA de locura.
Por un día la noche se ha convertido en día.
Por una noche el día se ha convertido en noche.
Y en lo alto, testigo muda de esta locura, LA LUNA."
5

"Para mi fue una experiencia autentica que esperemos volver a repetir, pero con mejores luces ya que lo pase bastante mal bajando y eso que la Dehesa de Navarrete es, para mi, la mejor ruta que se puede hacer a oscuras."
6
"En los preparativos como la primera vez que fui a comprar unos preservativos, digo… condones.
Diez minutos antes, nervioso, como la primera cita.
Al comenzar “venga, a ver que pasa”.
Durante como un adolescente que en la primera vez le cuesta horrores.
Después, con una sonrisa de oreja a oreja de lo cojonudamente que me lo pasé con otros 15 compañeros cómplices de la supermegaguay marcha nocturna y que salió a la perfección, no como en el primer encuentro erótico con una chica, en el cual pinché y eso que no montaba en bici jejeje."
7
"la primera nocturna con todas sus palabras, la verdad que lo vi un poco negro. Nos juntamos un montón de bikers con ganas de juerga, y desde el principio se marcho a saco, ni para respirar, subimos a la archiconocida dehesa de Navarrete, donde gracias a dios conocíamos los caminos, porque ver no se veía nada.
Finalmente vas quitando el miedo a la oscuridad y los baches los vas sintiendo. Alguna rodera que da un susto o algún pedrolo, o uno que se llevo un cartel pero finalmente sin complicaciones. Hasta la próxima."
8
"¡¡Cuantas luces, cuanta gente¡¡. He pasado de 0 a 16 en 3 Km. Joder, y como corren. Como hay luna llena les perseguirá el hombre lobo. Hostias, no conozco a nadie, bueno ya vamos conociendo a alguno. Mejor apagamos las luces y disfrutamos un poco.
Es una gozada ir a oscuras todo ocurre mas despacio y a la vez mas deprisa. La subida la voy a hacer tranquilo, que estoy cansado de ayer. Quería hacerla despacio, pero esa luciérnaga que me persigue, no me deja subir a oscuras, disfrutar o sufrir la incertidumbre de lo que piso. Menuda paliza, pero creo que el que va por detrás lleva 2 bocadillos. Por fin arriba ¡¡¡como he gozado!!!. Ya tenia ganas de hacer esto. Bueno, bocata y para abajo. Ahora si, despacito y con luces. Ya estamos otra vez, pero ¿no iba a bajar despacio?, ¿Qué hago bajando a toda caña?. Reagrupamiento y ahora si, un poco tranquilo hasta casa. ¿Quien dijo tranquilo?. Debe haber 3000 euros para el primero, ¡¡¡están locos estos romanos!!!. Se acabó, hasta la próxima, que espero sea pronto."
9
"La ruta del lunes la idea fue muy buena. Con esta excusa nos reunimos un día mas para hacer lo que más nos gusta.
La forma de andar en una salida nocturna es totalmente diferente, vas con mucha mas incertidumbre, no sabes lo que te espera dos metros mas adelante de tu rueda y esa inseguridad te da un extra de emoción.
Y como no, destacar los bocatas que nos llevo Igor, un lujo el comerte un buen bocata con la luna y rodeado de 16 colgados por la bici.
Sobre la ruta, empezamos como siempre; despacio y tranquilos con la idea de dar un paseo por la dehesa de Navarrete pero la verdad que acabamos bajando por la grajera como los locos."
10
"Al principio nervios por que todo saliese bien; subiendo a la grajera iba tanteando a ver como funcionaba la linterna pero sobre todo saber como iba la gente de fuerzas....... que cabrón soy, empecé a darme cuenta que lo mejor era ir a rueda de otro porque la luz no me gustaba nada. Subiendo la cuesta del toro estaba nervioso pero uno de los azules que habían venido del foro empezó a tirar y yo no podía dejar de seguirlo; subimos a tope y me saco los higadillos. La bajada a Navarrete con la luz y el polvo se me hizo muy difícil no veía nada; en el cementerio de Navarrete me relaje bastante (que fuerte). Vi que Jorge Muro se desenvolvía muy bien por la noche y me puse a su rueda puso un ritmo muy fuerte y decía que era por que venia uno con luz por detrás y le molestaba....... que pasada.... ese era Jesús.... como PA dejarlo; subimos los 3 muy bien hasta el cruce de caminos; anteriormente habíamos adelantado a Sergio que en el cementerio salió antes que nadie porque no confiaba en sus posibilidades pero aguanto muy bien toda la ruta, estuvo siempre con los de delante. Por el bosque lo subimos sin una luz y distanciados de los demás jorge es un fiera no tuvo un fallo me iba cantando todas las roderas y que yo sepa fue el único que subió toda la zona de piedras sin bajarse. El bocadillo y el ambiente muy bien. La bajada se me hizo complicada y se me salto la luz por lo que baje bastante tenso. El llaneo a Navarrete muy divertido y la bajada de la grajera BRUTAL..... 2 de azul Sergio, Santi…. cuando no saltaba uno lo hacia otro y otro y otra vez; la rampa de pasar el túnel la subió un azul primero y de repente apareció el gran Pepon..... no se como lo hizo..... ¿¿¿Le darían con un bate???. Reagrupar y despedida, casa, ducha y mal dormir.......que cansancio."
11
"De momento, siendo en verano y por la noche y con el tema del calor se agradece salir con esta temperatura.
De los frontales de luz, a mi me parecen imprescindibles, tanto para cruzar Logroño a la salida y vuelta, como para poder coger velocidad en bajadas y zonas oscuras del bosque.
Las sensaciones de la ruta son diferentes que por el día, notando en mi caso, mucho mas tensas todasl las partes del cuerpo, esperando en cualquier momento el choque con el suelo. Donde mas noté esa rigidez fue en el cuello y brazos.
La conducción es mucho más intuitiva y tienes que estar mucho mas atento que nunca con todos los sentidos despiertos.
En definitiva me lo pasé muy bien y con ganas de hacer otra. "
12
"Aparecí en el lugar de inicio muy pronto, tanto que allí no había nadie. Por lo que decidí dar una vuelta por el parque de San Miguel e ir calentando. A los diez minutos, vuelvo y que ven mis ojos: Una tropa de O.R´s. En total éramos 16, siendo esa cantidad de ciclistas difícil de ver en una salida de domingo.

La nocturna era una experiencia que a todos apetecía vivir.

Empezamos muy bien: Igor repartió un pedazo bocadillo a todos los asistentes. Bocadillo que me sentó de maravilla allá en la cumbre. Hay que cuidar mucho a este chico, pues después de este detalle y el de los ricos chuletones que nos reservó en una cena anterior, se ha ganado el título de proveedor de buenas viandas de OR. Un diez a Igor!!!

Eran dignas de ver las caras que los transeúntes de Logroño y Navarrete ponían al vernos pasar. Sólo a unos locos del pedal se nos puede ocurrir salir a esas horas. La ruta se repartió en tres grupos hasta juntarnos en el cementerio de Navarrete, y a partir de ahí se puede decir que empezó en serio la nocturna. Agrupados subimos las rampas de la Dehesa de Navarrete, algunos con luz artificial, otros con la única luz de la luna llena a nuestras espaldas. Algún que otro tropiezo con alguna piedra o rodera que surgían de la oscuridad, pero más o menos se subió sin percances.

No entiendo la obsesión de alguno por subir y circular con las luces apagadas, a menos que sea por solidaridad con los catalanes y sus recientes apagones de luz.

Debido a mi lamentable estado de forma no me fue difícil quedarme solo detrás de todo el grupo, y salvo en un par de ocasiones en que noté en mis gemelos el resoplido de los lobos que acechaban a la res enferma, no me importó mucho. Más bien todo lo contrario, vuelves a sentir lo que una auténtica nocturna es: Todos tus otros sentimientos: tacto, oído y olfato a flor de piel para suplir a la menguada vista.

La bajada fue de espanto. Rodamos casi a la misma velocidad que si hubiese sido de día, y gracias a Dios, no tuvimos ningún percance. Y eso que fuimos continuamente sorprendidos por piedras sueltas, roderas profundas y bancos de arena. Llegada a Logroño al esprint y fin de “jornada” con un hasta luego.

A todos os recomiendo realizar una nocturna solos o a dos. Así viviréis todos los detalles de una nocturna, que al ir en grupo tan numeroso se difuminaron bastante."


FOTOS AQUÍ

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Con Fernando hubiera sido todo distinto.

Anónimo dijo...

¿Esto es narración de una experiencia en bici o es poesía?