alltricks

23 noviembre, 2016

Senda Carraspana-Senda Cañero (24 Ciclistas)

20 de noviembre de 2016
Distancia: 49km
Desnivel acumualdo: 1058mt
IBPindex: 67
BENDITOS DOMINGOS

UN PORTENTOSO RELATO DE TOÑO PLEITOS


(Víctor, Diego, Santi “eléctrico”, Igor, Pepón, Josean, Edu “jabalí”, Jesús, Santi “hermanísimo”, Ana, Míguel Angel, David, Miguel “cuñao”, Tate, Termi, Rafa, Luis, Toño, Saúl, Lolo, Alcalá, Edu “ayuntamiento” y Micael).


Los acontecimientos se precipitan, de todos ellos parecen desprenderse señales de peligro, una niebla oscura y pegajosa parece cubrirlo todo; el nuevo gobierno de Rajoy, el Brexit, la elección de Trump, el posible advenimiento de Le Pen, la humillante derrota del Glorioso, en fin…
Menos mal que nos quedan las mañanas de los domingos.
Antes, para mí, los domingos eran días tristes, insulsos, la lenta transición a una nueva semana rutinaria hasta la luminosa llegada del viernes.

Sin embargo, desde hace unos años, espero la llegada del domingo y de sus mañanas de esfuerzo, sudor, camaradería, amistad, paisajes espectaculares y almuerzos copiosos como un chiquillo la llegada de los reyes magos.
Este domingo no iba a ser distinto, a pesar de amanecer un día tristón y de la mala noche atlética que pasé, llegué a las Franco Españolas donde ya me sorprendió agradablemente la pequeña multitud de bikers (24 para ser exactos) que nos habíamos dado cita y que con las brillantes e intermitentes luces rojas de sus monturas parecían anunciar la llegada de la Navidad.
Poco después, Fer Alcalá (persona sensible donde las haya) debió darse cuenta de mi estado de ánimo taciturno y, para ponerme una sonrisa en la boca, llegó a la quedada impecablemente pertrechado pero sin el casco reglamentario. Su actuación arrancó las primeras carcajadas de la mañana (menos mal que vive a escasos dos minutos de nuestro punto de reunión).

A los componentes del grupo que allí nos congregamos (unos más habituales que otros) se nos unieron 4 integrantes de los “OC” (OgarCiclos), como se autodenominó Lolo. Estos pros tan pronto le quitan platos a sus monturas como letras a las palabras, sobre todo si estas son tan innecesarias como la “h” que lo único que hacen es peso.

También contamos con la presencia de Rafa “el cantabrón”, poco pródigo últimamente en  salidas pero que golea con suficiencia a su hermano Luis “el castigado” en almuerzos con el grupo (Felicidades a Luis que consiguió pase pernocta para este almuerzo).

Y por último y no menos importante; Josean, de Navarrete. Quizás, la verdadera causa de tan nutrida asistencia, pues era nuestro “chef invitado” en el afamado restaurante Villa Carmelo que continúa con sus jornadas gastronómicas “noviembre sin tregua”.
Antes de entrar de lleno en el relato de la jornada quiero referirme a la composición del grupo de los Ordanzas y de su peculiar nomenclatura y denominación.

Empezamos con el propio grupo bttero; para unos es OR, para otros –que piensan que los ORs huelen a naftalina- Andanzas, y para los independientes y con afán integrador; los Ordanzas.
Dentro de este grupo, llámesele como se le llame, encontramos una primera división; los de montaña (de toda la vida) y los carreteros (más postmodernos y hípster; casi todos depilados y casi todos tomando cafecitos en vez de pintas).
En relación con esta división (pero no solo por ella) han surgido más distinciones: los “con compromiso” que los domingos salen con la cuadrilla y, si no lo hacen, se quedan en casita sin poner los cuernos con otros grupos y los “interesados” que conservan los lazos afectivos con la cuadrilla pero que no dudan en arrimar cebolleta al que se tercie cuando hay mejor plan.
No obstante, la cuestión no es tan sencilla, pues también se denomina así (“interesados”) a aquellos, no componentes del grupo, que se acercan de manera intermitente a Las Gaunas los días de quedada para aprovecharse, con nosotros,  del tercer archivo de rutas más importante de España.

Nos encontramos también con los “celebradores de cumpleaños” que comparten con los amigos el inevitable paso del tiempo y procuran atenerse a los mandados del Señor Mayor en cuanto a los requisitos mínimos del mismo (queso, membrillo, almendraditos, bizcocho y ceregumil), “los que no lo celebran” porque no y punto, los autodenominados “bianuales” que lo hacen cada dos años y con otros grupos ciclistas y los “indeterminados” que lo hacen cuando se les antoja.
También tenemos los de las 29´, el 27,5, otro 27,5 plus y algún 26´despistado. Ah! y un eléctrico.
Este estudio de las divisiones del grupo no es exhaustivo y está abierto a nuevas aportaciones por parte de todos. Con el resultado podíamos elaborar un Diccionario de Términos sobre el que hubiera consenso y a partir de su publicación nadie podrá sentirse ofendido o insultado si le adjudica una de las denominaciones en él contenidas (al estilo de la publicación de los riojanismos, según la cual, tontolaba no es un insulto, es un riojanismo). Creo que si lo publicamos conseguiríamos una paz nunca soñada por el grupo.

Bueno a lo que íbamos, comenzamos la ruta poniendo rumbo hacía Oion con ritmo sostenido y asequible para todos. Llegados a esta Billa Arabesa y con el comienzo de las primeras dificultades orográficas el ritmo fue progresivamente aumentando lo que motivó la ruptura del pelotón en numerosos grupos (esto me  suena de algo...).
Es de reseñar aquí la solidaridad que impera en el grupo y que permitió a un “bianual” llegar a la casa rural antes de Navidad gracias a ser remolcado por un “eléctrico”.

En la parada habitual de la conocida “casa rural”, se produjo el primer reagrupamiento y la primera ingesta de alimentos para afrontar la dura ascensión a La Población por la senda. En esta subida David demostró que, además de adjudicar crónicas, va cogiéndole el aire a su monoplato y nos deleitó con una de las subidas con las que antes nos obsequiaba con mayor frecuencia (la jubilación le está pasando factura).

Después de brindar un vistoso espectáculo a quien se hubiera acercado a contemplar como zigzagueaba y se retorcía el pelotón en las duras rampas finales y como cada uno buscaba su trazada de acuerdo con las fuerzas que le quedaban, repusimos líquidos en la fuente de la iglesia y seguimos ascendiendo hasta culminar el paso del León.
Cumbreamos y seguimos por la senda que nos adentra en su cara norte y parece que también en un mundo completamente distinto, en un paisaje de cuento de hadas donde no te sorprendería encontrar algún gnomo correteando entre las hojas que alfombran nuestro paso.

Tras unos metros nos desviamos por a la izquierda por la senda con la que un día nos obsequió Diego El Grande (Senda Carraspana) preciosa y sin dificultad salvo un tramo complicado que hicimos la mayoría a pie salvo los descenders del grupo y algún invitado (Lolo, Saúl, Dieguito, Pepón y Alcalá).

Fue en este paraje idílico donde se me apareció, surgido de la nada, un gnomo calvo, rijoso vestido de negro, con mirada picarona, y un culote remendado que bamboleaba rítmicamente y de forma provocativa. Acercó su boca a mi oído y me dijo con voz susurrante “Hola, me llamo Igor, ¿Por qué no me acompañas a lo oscuro? Soy muy tierno y cariñoso, podríamos hacer la cucharita…” Estuve a punto de caer en el embrujo pero yo, en las primeras citas, soy más de sexo salvaje, nada de romanticismos.

Después de una corta pero dura ascensión dejamos este lugar embrujado y empalmamos con la senda de los cazadores que nos iba a dejar al pie de los aerogeneradores.
Aquí el Señor Mayor, que también tiene un gran corazón, hizo lo posible por alegrarme el día. A mí y a Pepón que ciclaba sin la energía de otras ocasiones por la ausencia de sus escuderos fieles y palmeros oficiales; el Marqués de Chorrapelada que estaba ocupado revisando sus fincas (o las de su suegro) y Ricciardo (el latin lover) que estaba ocupado con la Mariví.
Pues como decía, David hizo las veces de amargasendas y se cascó dos patinetas casi consecutivas que ni el portento (“Ha sido culpa de Toño, ha sido culpa de la cala… se le oía decir en su habitual pliego de descargos).

Nada más comenzar la pista de los aerogeneradores nos desviamos a la derecha por la senda de Cañero, otro ilustre “difunto”*.
(*Difunto; dícese de un antiguo componente de la cuadrilla que ya no aparece por Las Gaunas y que ni se le espera. De hecho, si apareciera constituiría una grata sorpresa y su resurrección y paso al mundo de los vivos).
Tras un largo descenso llegamos a Labraza, la besa en los labios inclinando su cara mientras rodea su delicado talle con sus brazos (Coño!!! Que no es una novela romántica, que es el pueblo…)
De Labraza seguimos descendiendo hacia Viana, en este tramo, después de un comienzo tranquilo y, tras una voz de un miembro de la cúpula*, se desataron las hostilidades, se incrementó notablemente el ritmo provocando la salida a una viña de alguno en el descenso y en el que, al final del mismo, el señor Abizanda después de ir a rueda todo el rato pegó un hachazo de mal ciclista (como le recordó Santi “El hermanísimo”); “eso es lo que hacen los chiquillos, David” a lo que este le respondía; que no, que solo ha sido un relevo…


 (*Cúpula; núcleo duro del grupo –los dictadores, según alguno dice en voz baja- compuesta por la Sagrada Trinidad; Dios padre; cuya VOZ todos obedecen, Dios hijo, un árabe renegrido que fue enviado al mundo para expiar nuestras culpas con su sacrificio por medio de la crucifixión –y a fe que lo crucificamos, a veces con saña- y el Espíritu Santo; un joven imberbe inocente y que parece levitar con su montura por las sendas) 
Ya, en Viana, fuimos por caminos de todos conocidos a Logroño, en cuyo cementerio, David nos obsequió con un nuevo traspiés y desmonte incluido (está que se sale!!!)


-ALMUERZO CORTESÍA DEL GRAN JOSEAN-

Nos dimos cita en Villa Carmelo parte de los componentes de la partida, un palmero -el latin lover-, Carlos -especialista en almuerzos y correos masivos- y dos pinchazos; uno auténtico (Javi, el cuñado de Tomás) y el otro (Tomás), entreverado (que más que verde, tira ya para naranja –se dice que ha encargado equipación-)
Allí, pudimos degustar las extraordinarias carrilleras que nos preparó ese gigante de la bicicleta, llamado Josean y que tiene más kilómetros recorridos que el baúl de la Piquer.
No faltó de na!!! Vermuts, cervezas, porrones de Faustino con gaseosa (échale peso, Toño, échale peso…), espárragos, escarola, jamón, queso, Campo Viejo, bizcochos, cafés, almendraditos y licores varios (la bodega de Vitín está más vacía que un mitin de Rosa Díez) y lo mejor de todo, abrazos, risas, conversaciones, vaciladas y todos felices a casa.

La única nota discordante la puso otra vez más el Señor Mayor que estuvo todo el almuerzo haciendo porno en vivo con el platanito que le había sobrado de la ruta (Que pena!!!) para el deleite de sus dos palmeritos particulares; el Murri y Dani Güiza.
La nota positiva, la protagonizó la mejor biker de La Rioja; Dña. Ana Calleja, que es como el Anís La CastellANA; “su presencia siempre agrada”, que da gusto verla entre tanto orco que se da cita en el pelotón y que da sopas con honda encima de la bicicleta a más de uno (y de 10 o 20).

Gracias, otra vez más, a Josean por el detallazo que tuvo con nosotros y que no nos merecemos, pues aparte de compartir con nosotros alguna ruta (por el interés) demostró ser el más desinteresado de los presentes.
Eso es todo amigos…

PD.: Si alguien conoce a la mujer de Tomás decidle que todavía está en Villa Carmelo…

6 comentarios:

vitinbtt dijo...

Toño, como siempre, una crónica excelente pero deja de meterte con el señor mayor que igual se enfada, aunque tienes toda la razón, el domingo dio un buen "espectáculo" entre patinetas y caídas (aunque ninguna por su culpa); lo que hay que agradecerle son esos bombones de imitación que compra en china y nos deleita todos los domingos, la verdad, parecen auténticos.
Te has dejado un grupeto "los ruedas gordas" que también alguno tenemos.
Otro domingo de disfrute y celebración con los amigos y van unos cuantos ¡¡que no pare el espectáculo!!

Anónimo dijo...

Como siempre gran crónica Toño. La ruta imagino, bonita y divertida.
Del gran almuerzo-Comida que decir: ESPECTACULAR. Gracias Josean.
Una pena no poder acompañaros esa mañana.
Salud,
Barrancas.

israel ogrobis dijo...

Gracias ante todo por tan magnífico almuerzo Josean. Ruta divertida, rápida e intensa. Y muy buena crónica como siempre Toño, aunque en el listado de ciclistas os habéis olvidado de mí, pero bueno mientras os acordéis de esperarme y no me dejéis abandonado por esos montes me vale.
Aquí, un integrante del grupo de "las rémoras".
Saludos.

Miguel_Bike dijo...

Buena crónica, bonitos paisajes, y un buen almuerzo.

Gracias a todos por la ruta, también a Santi eléctrico, que si no llega a ser por él todavía me estáis esperando.

Gracias al Josean por ese buenísimo almuerzo.

Algún bianual tomará nota.

Una mañana perfecta.

Jose Eugenio Montalvo Santana dijo...

Buena crónica "Pulga", más bien diría, bueniiiisima.
Ahora, como las preparas, estas hecha una "perra", en cuanto te deja "el linterna" te lanzas a por cualquier cosa. En este caso le toco al "cualquierón" de David que como bien dijo "Copito" tiene bastante de bisexual y es presa fácil, vaya acoso al que le sometiste, al final incluso te sonreía...si es que va a ser que sois unos "desviaos", que lástima de ORs. Y que conste que todo esto es por el reportaje fotográfico, que yo "no digo nada".
Ruta sencilla pero muy bonita en la zona del León Dormido, gran grupo y formidable almuerzo al que nos convido Josean, muchas gracias ¿o se dice muchas veces?.
Pues eso otro gran domingo y van.......

Fer Alcalá dijo...

Una gran crónica Toño,rozándo la excelencia, igual que tu actual forma física y técnica. Cuando logres realizar un adelantamiento sin que se le cambie el color al adelantado, alcanzarás esa excelencia, sólo reservada a unos pocos privilegiados.
Auguro que tu nueva definición de la cúpula y su comparación con la Santísima Trinidad te traerá problemas y no precisamente del Obispado, aunque tú ya estás curtido en estas lides.
Gracias una vez más a los organizadores de estas maravillosas rutas. La del domingo fue corta,como requería la cita que teníamos en Villa Carmelo, pero muy rápida e intensa.El que quiso exprimirse hasta el León Dormido,lo pudo hacer, los tiernos amantes de la naturaleza pudieron disfrutar con el colorido de su cara Norte y los que quisieron soltar adrenalina lo hicieron bajando a Labraza. Yo intenté apuntarme a todo.
Gracias también a Josean por su gran invitación. Sus carrilleras, al igual que los corderos de Alvarito, posiblemente las mejores del mundo.

Hasta la próxima.