15 diciembre, 2014

Senda del Cardenal-Murillo (7 Ciclistas)



EL ESPECTÁCULO DEBE CONTINUAR
(MUCHA MIERDA)
Distancia: 51km
Desnivel acumulado: 629mt
IBPindex: 40


                                             

Lunes, 8 de diciembre (Día de la Inmaculada Concepción. Para más información acerca de este evento; consultar con nuestro experto Luis Multacar), a las 8 de la mañana nos reunimos 8 ciclistas (Mario, Santi, Pepón, Dieguito, Víctor, Carlos, Jero -que sigue cabalgando con nosotros, al menos en espíritu- y un humilde servidOR independiente). 888, la rima se la dejo a otros reputados poetas.
Después de la épica salida del Domingo, había que afrontar un nuevo reto y demostrar que existe un firme compromiso con el grupo, de forma que nos juntamos un conjunto variopinto compuesto de andanzas, ORs, independientes, espíritus, el autoproclamado Nuevo Líder del Comando San Millán y un biciclón.
De todos es conocido que en el Teatro existe la costumbre, antes de comenzar la representación, de desearse “mucha mierda” (parece que dicha tradición viene de antaño cuando la gente pudiente se trasladaba a los teatros en carrozas y coches de tiro. Si había muchas cagadas de caballo en la entrada del teatro era señal de buena recaudación y de que la obra tenía éxito).
La digresión viene a cuento de que, desde ese punto de vista, la jornada no pudo empezar mejor, porque El Boss llegó a Las Gaunas con un apretón del 10, ni saludó, le endiñó a Pepe la burra y la mochila y se largó a mantener una dura y rápida conversación con Roca en la cafetería de la Estación de Servicio.
Cuando salió se puso a apretar las manos de los que allí estábamos esperando precisamente con la que tenía desenguantada, por lo que hice una maniobra evasiva, que solo me valió momentáneamente, porque acercándose con sigilo me informó de que el Sr. Administrador de las Crónicas me había designado con su móvil chino.
Con este buen precedente y acompañados de una mañana mucho más benigna, en lo meteorológico, que la anterior nos dirigimos hacia Alberite con paso rápido pero no asfixiante comandados por Mario y Santi. Pasamos la cuesta de las Bodegas y nos desviamos hacia Ribafrecha, momento en el que tiene lugar otro buen presagio; Carlos siguiendo lo que empieza ya a ser una costumbre, nos pegó una voz “Esperad, que voy a defecar”. Ni corto ni perezoso, se despojó de las prendas innecesarias y plantó un mojón como un menhir, mientras los demás integrantes de la expedición poníamos tierra de por medio para evitar la contaminación ambiental creada a raíz de semejante deposición.
Una vez reagrupados cogimos la senda del pavo para dirigirnos al Puente Laidíez y pudimos comprobar los estragos que en ella habían ocasionado las recientes lluvias (llegaron a caer en la semana pasada 130 l/m2, según nos refirió un paisano afectado también por los derrumbamientos). Los “José Maris” tendrán que devanarse los sesos para buscar una alternativa para el Pavo que se avecina.
Del Puente Laidíez, sin detenernos, comenzamos la ascensión como si fuéramos a la Cuesta de la Sal, para antes de llegar a la compuerta, desviarnos a la derecha por, como denominó Pepón al paraje; el “nido de ametralladoras”: la cabina oxidada de un viejo tractor que preside una pequeña loma, junto una caseta hecha de planchas de hojalata (el hangar) y una bañera (el jacuzzi) que componen un pintoresco conjunto.
Casi sin parar, lo justo para que pasara Víctor a guiar el grupo, comenzamos el ascenso de un camino verde con un buen porcentaje pero mucho más llevadero que la Cuesta de La Sal y, al poco, coger la Senda del Cardenal, que nace a la derecha del camino; senda en ascenso, noble y sin dificultad, salvo alguna piedra traidora.
Poco después iniciamos el descenso de susodicha senda, que al principio no presenta problema alguno pero que concentra sus inconvenientes en sus últimos 100 metros; el primero, una entrada por una rodera bastante estrecha y profunda que a los pocos metros desemboca en un escalón con dos trayectorias, cada cual más fea y peliaguda (ni que decir tiene que algunos los sortearon montados y otros a pata, entre los que me incluyo).
Un poco más adelante te encuentras con un terraplén con, por lo menos, 90 grados de inclinación, de esos que cuando te asomas al balcón piensas: “que sea lo que dios quiera” mientras tus atributos masculinos suben por tu garganta a la misma velocidad que la bici desciende por el rampón equilibrando así, de forma natural, el conjunto hombre – máquina y posibilitando solventar el trance sin percance (“Nos hemos jugao la vida, pero bueno…”).
Todo esto lo aprendí en un tutorial que compartió Lukas Rioja y que no tiene desperdicio (https://www.youtube.com/watch?v=Whc6rpyEDE0&index=2&list=PLCBB7729811C58C48). Es imprescindible para disfrutar plenamente del susodicho tutorial activar el sonido a tope y verlo hasta el final, final.
Para celebrarlo nos comimos el plátano y sin tiempo para mariconadas pusimos rumbo de nuevo hacia el Puente Laidíez por el camino que va desde Leza y de allí a Ribafrecha y Murillo guiados por Pepón con su habitual buen tino aunque sin librarnos de alguna pequeña confusión en ese gran laberinto de caminos de parcelaria.
Llegamos al término de Murillo justo en el punto en el que desemboca la sendita que cogemos en la curva de la carretera y de allí para Logroño con el viento en contra.
Otra vez Mario y Santi fueron los encargados de poner el ritmo y quitarnos el aire a los mortales. Yo me pegué a su rueda para poder escuchar sus reflexiones y extraer buenas enseñanzas de su sabiduría; de esta forma me enteré del porqué las ruedas de 29´ necesitan menos potencia de frenado y, por ende, montan discos más pequeños que las de 26´. También hubo sesudos comentarios acerca del poco tino existente en los componentes de “Ordanzas Independiente” a la hora de escoger las salidas quienes se decantaron mayoritariamente la del Domingo, pudiendo haber hecho la del Lunes sin nieve y con menos frío.
Por último, se concluyó que había sido una muy buena salida; con ritmo, sin paradas excesivas y con Carlos rindiendo a muy nivel sin ralentizar en exceso la marcha del grupeto.
Ya en Logroño, unos nos fuimos a atender obligaciones familiares y otros a almorzar donde Gerardo con invitación a postre incluida.

6 comentarios:

vitinbtt dijo...

Grandísima crónica Toño, esperemos que el Administrador te mande mas ya que tienes calidad y mucho tiempo.
El sobrino se portó muy bien, como sería que el mismísimo Santi dijo: "hoy si que hemos salido a andar en bici..."
Gracias por el postre Mario.

Anónimo dijo...

Mario, te has vuelto a escapar de hacer la crónica, si llego a saber que sales...
Toño, la crónica ya la leeré otro día.

El Pe

Anónimo dijo...

no esta mal esa crónica, pero al ritmo que vamos va a parecer un concurso de micro relatos.
Para un día que vais a " andar en bici" voy y me lo pierdo.
Salud,
Barrancas

Pepón dijo...

No se que ponerte para que no te metas con mi carácter... "delicadito". Pues eso, que muy buena crónica, siempre entretiene mucho leer las que escribes, bien relatada la mañana que transcurrió sin ningún percance y sobre todo con buen humor. Y menos mal que no pinchaste por que a saber que llevabas para cambiar teniendo en cuenta que el día anterior tenias una de válvula gorda eh..."delicadito".
El detalle de la trenza que nos trajo Mario fue superior,!!! Muchas gracias !!!

EDUARDO ELIAS dijo...

Toño si anduvieras o anduvieses como escribieses, serías todo un profesional de las dos ruedas. La verdad que ya no se como acertar con las salidas, para una que sale Mario no voy yo, y encima lleva postre al almuerzo !!!!!
Carlos algún día tendremos alguna caída con los boletus que vas dejando por el campo . Salud y a pasar buenas navidades, Y muchos animos y abrazos a Jero !

Anónimo dijo...

Buenas!
Soy Fernando Rica (junior), el viernes 19 inauguramos una nueva tienda en Caballero de la Rosa 7, Ciclo Sport Plus, Concept Store de BH, y queríamos invitaros a conocerla.

No me gustaría que nadie se quedará sin acudir por falta de información, así que sí podéis avisaros entre vuestro gran grupo sería genial.

Gracias y nos vemos pronto. Fernando