11 noviembre, 2014

Alternativa al Mantible (4 Ciclistas)



Domingo 9 de noviembre de 2014.

Distancia: 49km.

Desnivel acumulado: 680mt.

Crónica por Luis “Multacar”.

Debatíamos si para una salida alternativa, con tan pocos asistentes, tendríamos que hacer crónica. Su Majestad (S.M.) David ha sacado la libreta (que ríete tú de la de Aznar) y me la ha endosado en menos de lo que tarda en subir la manolita dos veces.
Como todos sabéis hoy era la Extreme Mantible. El grueso del pelotón OR se ha ido allí a medir sus fuerzas con otros grupos. Todos menos 4 desgraciados que, por diferentes motivos, no podíamos o queríamos correr tamaña aventura por el barro.
En las Gaunas, puntuales a las 8.00 a.m., nos hemos juntado:David (S.M.), Jesús (Eduqueiror), Toño (Pleitos) y yo Luis (Multacar).
Ha sido un paseo corto (como esta crónica), pero intenso. David tenía que estar pronto en casa y según enfilábamos el camino viejo de Alberite, como buen Miura, ha liderado el pequeño pelotón metiendo un ritmo endiablado de 25 km./h., que únicamente lo ha reducido en la rampa final de Viguera por “exigencias del guión”. Los resignados seguidores lo hemos hecho en la medida de lo posible. Al final, cansados y derrotados, lo hemos abandonado a su suerte…Solo quería podernos hacer la foto de llegada al pueblo, decía…
En Viguera, careciendo de las habilidades que tiene Víctor para colocar la cámara sobre el sillín, sin que perezca en el intento, hemos solicitado la ayuda de un espontáneo para conseguir una foto de grupo. De ahí hemos salido escopeteados dirección Castañares de las Cuevas. Al terminar la senda que va pegada al río había una valla de obra. Hemos tenido el primer percance del día ya que David la ha soltado en el momento que iba a pasar Toño, que se la ha comido con patatas. Gracias a que ha impactado en el casco hemos podido seguir el paseo, ya que de lo contrario cae como un conejo…Para un día que no tenemos caídas.
Tramo corto de carretera para atravesar Castañares y enfilamos la subida de la mañana, la que lleva a la regadera. En este punto calor sofocante, sin viento y con sol. No la hemos subido entera. Nos hemos desviado a la derecha para salir finalmente a Sorzano. En este tramo hemos tenido que vadear charcos que parecían piscinas. Auténticos barrizales que hemos pasado sin problemas gracias a la pericia de Toño que iba abriendo ruta y marcándonos la mejor trazada.
Mucho cazador por el monte, pero ningún cartel de “batida en curso”. Todavía nos quedan dos largos meses de caza, por lo que habrá que ser precavidos.
Supongo que al Mantible habrán ido casi todos, muchos espoleados por el festín que había preparado Víctor para cuando terminasen. Envidia de no haber podido acompañaros.
Ya falta menos para la del Pavo. Ésta no me la pierdo, ni la tradicional comida de Navidad en Aigor’s.

3 comentarios:

vitinbtt dijo...

Corta pero intensa crónica lo que no se si al secretario le parecerá también como a ti.
No tengo claro leyendo la crónica quien tuvo la culpa en la valla si el Señor Mayor por abrirla o el Pleytos por adelantarse, de todas formas tal para cual.

Anónimo dijo...

Pues si, crónica corta pero muy buena. Sobre el percance, hay que estar con todos los sentidos y con la vista al frente y no mirando las musarañas por el suelo...ja ja ja ahora mismo me estoy descojonando, ese día no fue bueno para él...el educador casi lo tira al suelo, bueno que yo no digo nada.

TOÑO Pleitos dijo...

Luis, supongo que esta semana no te veremos, pues estarás recuperándote del esfuerzo improbo que has realizado para terminar ese pedazo de crónica (lo de pedazo, sin ironías).
Anónimo; para ti sí que no fué un buen día pues te perdiste un almuerzo de esos que tanto te gustan (o sea FREE). JE JE JE QUE ME DESCOJONO!!!