01 junio, 2014

El Cardenal-Senda de Kukito (8 Ciclistas)



Crónica por Israel
Sábado.
Mediodía, tras una larga e intensa ruta en bici estoy dándome una comilona con los amigos en las huertas sociales cercanas al hospital SanPedrone. Entre chuletón y trago de vino mis amigos, escépticos, me preguntan si pienso salir a ciclar al día siguiente. Yo les digo que sí muy ufano, sabiendo que por una vez toca una ruta suave y sin compromiso hasta Cordovín donde nos esperará Javi con un buen almuerzo bien regado y vuelta zigzagueante a Logroño por el mismo camino.
Tras apurar otro vaso de vino distraídamente y en un gesto extraño en mí, ya que no soy una de esas personas ansiosas dependientes de la tecnología e incapaces de dejar de mirar el móvil, veo en mi teléfono la convocatoria de ruta de nuestro capitán Vitín. Medio atragantado riego de vino cual surtidor a mi vecino de mesa al leer en la ruta preparada para el día siguiente, entre senda tal y pascual, la palabra "Petaca".
Rápidamente en mi extrañeza, por ahí a Cordovín yo creo que no se va, contacto con un compañero que me confirma el cambio de ruta y me anima a salir pese a ello, a lo cual yo accedo.
Ahí se aprecia el influjo del vino.
---------------------------
Domingo 25 de mayo de 2014.
Distancia: 50km
Desnivel acumulado: 1167mt
IBPindex: 99

 

Madrugada, llueve!!!... pero no lo bastante, “chislamar”.
No tengo más remedio que hacer honor a la palabra dada, tomarme un ibuprofeno, igual los espirituosos tras la comida no fueron la mejor idea, y acudir al lugar de reunión acordado.
La compañía estaba gravemente mermada tanto por la falta de los aguerridos participantes en el Soplao, que fenómenos, como por los estragos de la lluvia en la determinación de nuestros compañeros. Javi, ya en el almuerzo, apareció para contarnos el raro fenómeno meteorológico que se produjo esa madrugada al diluviar intensamente sobre su domicilio mientras en el resto de Logroño caían cuatro gotas sueltas, digno de estudio. Claro, así que el pobre se vio forzado a volverse a la cama.
Una vez terminados los saludos y pertinentes chascarrillos nos lanzamos a buen ritmo por los trilladísimos caminos habituales dirección primero Alberite y luego Ribafrecha. Todo bajo un cielo gris, pesado y amenazante.
En Alberite nuestro compañero Dalmau ha de atender a la inexcusable llamada de la naturaleza y nos abandona por un buen rato. Dalmau, ya varias veces te he visto pasar por el mismo apuro, háztelo mirar.
Una ver dejado atrás Ribafrecha y tras cruzar la carretera bajamos entre olivos hasta el puente Laidiez. Victor, Diego y yo nos hemos adelantado mientras los demás esperan a un ya más ligero Dalmau. Una vez cruzado el puente sobre el río Leza continuamos por una intensa subida de cemento a la que sigue una también dura pista de tierra por la cual veo alejarse de mí sin remedio a nuestro compañero Victor.
¿Pero este hombre no estaba en recuperación por lesión o algo? Pues échale un galgo!!
Nadie por delante, nadie por detrás, es el momento de parar un segundo a estirar la espalda y hacer una fotito del bonito paisaje semioculto por la niebla. Antes de poder siquiera guardar el móvil soy sorprendido por el resto de compañeros encabezados por Pepón que al verme parado y con el móvil en la mano me dedica amablemente unas comprensivas palabras de ánimo en tono comedido y afectuoso… ejem.
Uno poco más arriba dejamos la pista a nuestra izquierda para empezar a subir la senda del Cardenal que nos lleva a lo alto del montecito que le da nombre y nos baja hasta las cercanías del pueblo de Leza. Al coronarlo nos permite contemplar una bella vista del pueblo de Leza de río Leza y de los últimos tramos de su precioso cañón. Una senda que ninguno conocíamos salvo nuestro buen guía Vitín, una senda divertida y técnica tanto en la subida como en la bajada. Nuestros compañeros afirman que es ciclable en su totalidad, aunque yo tuve que bajarme en la subida una vez por caerme y dos veces en la bajada por no caerme.
Una vez en Leza, Pepón nos lleva a hacer turismo y nos muestra la nevera de Leza que nos sorprende por su profundidad sobre la cual elucubramos - es de 14 metros -  nos informó Fernando Alcalá muy serio tras apartarse de un panel informativo que nadie más se dignó mirar, es lo que tiene ser leído.
Saliendo del pueblo y dejando la carretera nuestra derecha pronto cogemos la subida de "La Petaca", la subida fuerte de la jornada. En este punto nos abandonó Dalmau que se volvió hacia Logroño, otro apretón supongo.
La subida es larga y dura, yendo de menos a más en inclinación pero con buen firme que ayuda en la subida, salvo por las puñeteras piñas que varias veces casi hacen que echemos pie a tierra. La subida se me hace mucho más llevadera por la compañía de Fernando que, aguantándose las ganas de subir como él sabe, me acompaño toda ella. También agradecí el apoyo de Diego el Joven que tras coronar bajo a buscarme para acompañarme hasta la cima. ¿Y los demás? ¿Tú los has visto? Como suben!!!
A Pepón lo vimos, y oímos, allí en las alturas haciendo aspavientos avisándonos de no equivocarnos de pista en un cruce. Mientras tanto Vitín se entretenía en señalar dicho desvió dibujando una abigarrada flecha con palitos y piedras además de firmar como ORBTT en letra gótica de un palmo de altura en la misma técnica, imaginaos la ventaja que me sacaban.
Al segundo de lograr llegar arriba, antes de recuperar resuello y poder articular palabra alguna de protesta aprovecharon para endilgarme la presente crónica, que maldad.
Una vez desperezados y descolgada la ropa de Roberto que había tendido a secar en vista de que yo no terminaba de subir, nos lanzamos a bajar entre pinares por la muy rota y peligrosilla cuesta de "El Petacón". Para enseguida coger otra senda más, la del kukito, muy divertida esta. Con bajadas rápidas y subidas intensas, algunas llenas de barro. Y así sorteando setos, zarzales y ramas nos terminó por llevar sin mayor percance a una pista que nos acercó a Clavijo. Y qué raro se me hace estar en Clavijo sin David.

Salimos de Clavijo por Calle Santiago bajando hacia Alberite y Logroño a la velocidad endiablada de siempre, por si aún no estabas cansado, llegando en buena hora a Las Gaunas donde lavamos bicis y nos despedimos de aquellos que no vinieron a almorzar.
Una jornada estupenda, buenísima compañía, una ruta muy completa y bonita, no nos llovió pese a la mala previsión, un agradable almuerzo entre amigos… que más se puede pedir a un domingo.

Aprovecho la ocasión para felicitar a los compañeros del Soplao por su gesta terminando todos la durísima prueba y en especial a David por el buen tiempo en que realizo la misma.
¡¡¡Campeones!!!

Saludos a todos.

4 comentarios:

vitinbtt dijo...

Excelente crónica Israel, muy buena.Y no les deis tanta coba a los del "innombrable" que solo le trajeron Queso a Pepón, que les haga la pelota el solo.

Luis Martínez dijo...

Isra, me gusta tu prosa. Un abrazo. Luis.

TOÑO Pleitos dijo...

Muy buena crónica, Israel. Despues de leerla parece que hubiera hecho la ruta con vosotros.
Pero lo que más me ha gustado son tus rutinas pre-salida; es decir, lo del chuletón y el vinito con los amigos. Cómo sabes ... pájaro!!!

israel dijo...

Gracias por los comentarios y por el apoyo en cada ruta.