alltricks

13 mayo, 2014

Cordal de la Demanda desde Logroño (8 Ciclistas)



11 de mayo de 2014
Distancia 167km
Desnivel acumulado: 3031mt
IBPindex: 231
 "EL PEPONAZO"

Crónica por Jose Eugenio
Llegó el domingo, y tal y como habíamos planificado, nos encontramos en la pasarela de la Ñ la parte de la cuadrilla dispuesta a afrontar la ruta, que con alteración, se diseñó como entrenamiento para los valientes que se enfrentarán el próximo día 24 de Mayo al exigente y debatido hasta la saciedad “10.000 del Soplao”.
Hay que reconocer que los muchachos “sopladores”, nos dan año tras año una paliza con la pruebita de marras que para nosotros se nos queda. Un poco cansinos si que están desde que se inscriben, pero bueno, todo sea porque disfruten. Este año como querían entrenamiento de verdad, íbamos a hacer un recorrido largo y duro que les sirviese como test a dos semanas vista de la prueba. No obstante, y como agradecimiento, para ello se comprometieron a traerme un quesito “picón” por aguantarles en el último día ya de “crónicas sopladoras” y se les vio muy ilusionados y algo nerviosos a medida que llegaba esta fecha.
Todavía era noche cerrada y salimos con prudencia por el camino de Santiago temiendo que el tiempo nos trastocara los planes. Decir que si en algún tramo nos escupió algo la niebla, hay que reconocer que la jornada prácticamente discurrió sin incidencias climáticas a no ser de la bajada a Lugar del Río, de la que más adelante haremos referencia. Para cuando llegamos al alto de la Grajera ya teníamos suficiente luz como para circular sin ningún problema, y todo transcurrió sin ninguna incidencia reseñable hasta el lugar concretado para realizar la primera paradita. Ya nos encontrábamos en Azofra y en el bar nos tomamos un cafecito mañanero que nos supo a gloria. Comimos algo, llenamos los bidones y continuamos la marcha con destino a Ezcaray que era el destino para la siguiente parada. En este tramo nos encontramos con la cuesta de “La Degollada” un poco antes de llegar a Cirueña, que se subió muy tranquilamente para no desgastarnos mucho. Al llegar a Santo Domingo tomamos rumbo sur y el leve viento del norte hizo que la ruta verde que desemboca en Ezcaray pasara sin darnos cuenta y la recorriéramos entre 20 y 25 km hora. Según el horario previsto nos encontrábamos ya en Ezcaray y al llegar a la fuente del cruce de Santa Bárbara “ SORPRESÓN”, allí estaba nuestro amigo Israel con su hermosa chiquilla y su perrita tipo a la de Tate.
Nos recibió en medio de la carretera haciéndonos fotos, pero la sorpresa fue que al entrar en la fuente teníamos preparado en una mesa un avituallamiento digno del mejor almuerzo.
El colega nos había preparado un par de tortillas de patata como plazas de toros y llevado bebida de todo tipo aparte de cantidad de pastelillos de los cuales dimos buena cuenta, además llevo toallas para que durante el almuerzo nos tapáramos con ellas y no nos quedáramos fríos.
En fin, todo un detallazo que le agradecimos de verdad, pero no quedó ahí la cosa, porque a reglón seguido nos comentó.
Ahora cogeré el coche y os espero en el alto de la Cruz de la Demanda con el 2º avituallamiento asistido de la jornada.
Una pasada lo de Israel ya que en ese lugar, un punto para avituallarte te da la vida. En fin, un gran detalle que todos le agradecimos de corazón, sí señor.
Bueno después de llenar la barriga como solo esta cuadrilla sabe hacer, ya os podéis imaginar, empezamos la subida dirección a Santa Barbara, este tramo corto de apenas un kilómetro es de los más porcentaje de la ruta pero pasó sin ningún problema aparte del de tener que volver a conectar la marcha después de haber estado parado un ratito.
Al poco tomamos ya el camino de tierra que en si nos marcaría el resto del cordal de la ruta. Un camino en constante subida pero muy llevadera que nos situó en el cruce del pico del Hombre sin un gran desgaste.
A partir de este punto en el collado Ibaya, comienza la rampa creo que más dura de la ruta, es cortita pero al estar bien el piso se sube sin dificultad.
Ya habíamos llegado al collado de las Cenáticas, punto en el que según nos avisó Israel nos encontraríamos con bastantes árboles caídos los cuales deberíamos de pasar saltándolos con la bici al hombro. La dureza del invierno hace que se partan por el peso de la nieve.
Aquí se produjeron dos caiditas sin importancia al tener que sortear los obstáculos. Aproximadamente tuvimos que saltar una docena de ellos y nos hicieron retrasar el ritmo de la marcha notablemente.
No quedo ahí la cosa ya que según íbamos tomando altura fueron apareciendo los abundantes neveros que también nos advirtió Israel, algunos de ellos de buena longitud.
Se pasaron sin problemas, andando claro está, y después de empezar ya a ver paisaje por la zona burgalesa llegamos hasta el cruce de la bajada a Pozo Negro, una bonita laguna donde nace el río Tirón. Ni que decir tiene que de la parte riojana que da al río Oja no vimos apenas el paisaje en toda la jornada pues la borrasca estaba metida de lleno en esa zona.
Ya en un buen descenso nos dirigimos a la Cruz de la Demanda. Allí nos esperaba Israel como nos indicó, con más viandas y líquidos para reponer, hicimos alguna foto y continuamos la marcha sin más dilación después de despedirnos de nuestro amigo el cual nos había ayudado bastante en el transcurrir de la ruta.
La ruta sigue por un continuo y largo cumbreo sube y baja sin mucha dificultad pero que te va minando las fuerzas debido a la longitud del mismo.
Después de recorrer algún kilómetro dejamos a la derecha el cruce para Canales donde se encontraba el “gran Barrancas”, el cual ya nos advirtió que contáramos con el por si teníamos algún problema en esas altitudes. Toda ayuda es buena cuando andas en bici por estos alejados parajes.
Seguimos el camino de frente y en 10 kilómetros aproximadamente llegamos al empalme de la pista asfaltada de Tres Cruces que si la desciendes te lleva a Valdezcaray.
Aquí me espere un poco a que llegaran los que iban más tranquilos para evitar que ese cruce los despistara y cuando nos reunimos y después de afrontar los 500 m. últimos de subida, ahora sí, una bajada de unos 2 km nos dejó en el lugar determinado como punto final del cumbreo y lugar de avituallamiento. Es un manantial con un depósito de agua que creo que es el nacimiento del río Calamantío.
Comimos tranquilamente, llenamos los bidones del buen agua que brota en ese lugar y después de abrigarnos con el chubasquero,¡¡ a se me olvidaba!!, también Israel nos trajo ropa de ciclismo por si necesitábamos y a Dalmau le salvo la jornada al dejarle un chubasquero ya que salió de casa con menos ropa que Tarzán, empezamos el descenso por el Portillo de Nestaza rumbo a Lugar del Río.
Aquí fue el momento de la ruta donde la meteorología nos hizo pasar algún problema pues la velocidad del descenso unida a la niebla que empezó a escupir, hacía que tuviéramos alguna dificultad de visibilidad y algo de frío.
Lástima que las condiciones del tiempo no nos dejaran ver en todo su esplendor el bonito bosque que adorna el valle del río Cárdenas hasta casi llegar a Lugar del Río.
Otro día a ver si tenemos algo más de suerte y podemos apreciar este largo descenso.
Ya en el fondo del valle, continuamos en dirección San Millán atravesándolo sin pararnos, y cogimos el camino del camping que en un descenso suave nos dejaría en Badarán.
Este tramo que tenía alguna traicionera rodera, hizo que el bueno de Roberto se pegara un “cinglazo” de los que realmente asustan, menos mal que gracias a su buena condición atlética, en esto si que se parece a su amigo Igor, pudo reponerse sin apenas secuelas amén de las que quedaron grabadas en su ropa.
Continuamos para buscar “Paso Malo” y después de atravesarlo ya nos encontrábamos en Nájera el punto designado como prácticamente última parada de la jornada.
Acopio de agua y barrita para el cuerpo y a por el Alto de San Antón que en si era la última cuestecita del día.
La afrontamos con relativa calma y a un ritmito sostenido, el aire nos ayudaba. Alcanzamos la cumbre para luego de un tranquilo descenso presentarnos rápido en Navarrete.
Ya olía a final y además también olía a algún “cuesco” que otro con los que nos dieron la jornada una pareja de ciclistas que bien anchos que se quedaron durante todo el recorrido.
La Grajera nos recibió como así nos había despedido por la mañana, es decir sin hacernos ni puto caso, os es que os pensabais que era “granjera”, no, es grajera, de grajos y esta no hace caso a nadie.
Las 5 de la tarde y según el horario previsto ya nos encontrábamos en casa y como es casi norma habitual andes 10 o andes 100km, la rutina obliga a ir a tomar algo para refrescar el gaznate con lo cual parte de la cuadrilla se dirigió a esa encomienda que tan a regañadientes ejercen. Como sufren por cumplir las normas.
Bueno creo que habíamos terminado una sufrida pero bonita ruta la cual merece la pena hacer y de hecho, cada vez somos más los que la vamos realizando. A ver si se va animando la gente que pudiéndola hacer, no la ha hecho todavía.
Merece la pena culminar este esfuerzo a través de esos bellos parajes.
Un saludo, canallas.  

11 comentarios:

vitinbtt dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
vitinbtt dijo...

Gran crónica, a ver si aprenden estos minicronistas como se hace algo que se puede leer.
Por otra parte, envidia de no estar preparado para hacer estos rutones, sois grandes.

Anónimo dijo...

Que pena no poder acompañaros. Enhorabuena a todos.
Salud,
Barrancas

EDUARDO ELIAS dijo...

Pepón eres un fenómeno de la bicicleta y del relato.
Que mas se puede decir de esta bonita aventura que ni en mis mejores sueños podía imaginar realizarla. Ahora si creo que puedo afrontar el gran reto del día 24 con otra mentalidad.
Magnífica organización y guión de la ruta por parte de Pepón.
PD: Gracias a Pepón y a Israel

santiago dijo...

Muy bien Pepe. La ruta perfecta, tenias todo perfectamente controlado y eso da mucha tranquilidad en una etapa tan larga y con tantos imprevistos que nos podíamos encontrar. y el relato de la ruta soberbio.
lo que no me cuadra es eso de (Desnivel acumulado: 300mt) pero bueno serán cosas de la tecnología.
UN SALUDO

Luis Martínez dijo...

Deberíamos olvidarnos de tanto S***** e intentar institucionalizar esta ruta en La Rioja, con la ayuda de Tate en el ayuntamiento. Ya le buscaríamos un nombre bonito. Luis.

TOÑO Pleitos dijo...

Gran crónica y gran ruta, Don José. Me descubro ante Ud.!!
Felicidades a todos los participantes incluidos los pros y los pres.
Y que decir de Israel ... para quitarse el sombrero!!

Carraspana dijo...

Y yo me pregunto: después de hacer esta gran ruta en compañía de unos amigos y con la ayuda de más amigos, realmente necesitáis hacer el Soplao?
Mi enhorabuena a todos los participantes y los ayudantes.

jonatan plaza gomez dijo...

Wena wena wena,con dos cojones,enhorabuena a todos los que habeis hecho este ruton.

David Abizanda Martín dijo...

Gran ruta pepón, lástima la niebla que no nos dejó disfrutar de las vistas, buen guía como siempre, espero asistir a más rutas preparadas con ese temple que solo tú tienes. Israel, chapeau por esos avituallamientos que nos preparaste.

El Pe

mon69 dijo...

Enorabuena chicos ruton del bueno....que envidia..sana .pena no estar preparado para tal paliza...
Mon