20 octubre, 2013

Via Romana-Carretera (11 Ciclistas)



13 de octubre de 2013
Distancia: 66km
Desnivel acumulado: 938mt
IBPindex: 101
Perfil
Imagen Google Earth
Crónica por Jose Luis “Niño”
 “Vía romana”
A las 8H de la mañana cuando todavía no se vislumbra el día, nos reunimos en las gaunas para realizar la ruta que recorrerá la vía romana que transcurre entre Viguera y Torrecilla en Cameros, dicho de paso, para mí una de las sendas más bonitas que conozco.
Nos juntamos 11, Carlos, David, Víctor, Pepón, Toño, Mario, Javi, Santi, Fernando, Jesús y un servidor.
Salimos para Viguera a un ritmo bastante lento y  es que hay algún componente del grupo que el sábado ya se habían hecho una ruta bastante dura, y otro componente más, que no teniendo suficiente con dos rutas seguidas aún salió el viernes también, ya lo dice él, a mi no me gusta salir dos días seguidos, ahora, tres es otra cosa.

El ritmo de calentamiento tampoco dura mucho, que como ha venido Santi, ya se sabe, “venga   vamos, que hay que volver pronto”, y así la cosa se va calentando poco a poco, hasta  que al grito de sálvese quien pueda llegamos a Viguera. Ya en la fuente Víctor lleva la rueda delantera pinchada, después de reparar el pinchazo y coger agua, Víctor y Pepón regresan para casa dejando a David como único multiruta. (no confundir con multifruta. Nota del autor).

El resto del grupo cogemos la calle del colegio, fuente arriba, y giramos a la izquierda por una cuesta de platillo que nos conducirá después de cortar la carretera y tirar más para arriba, a la pista que nos dejará en la entrada de la senda de la vía romana, un cartel de madera  bien marcado que pone “a Torrecilla”. No sin antes de terminar la cuesta dura, las consabidas fotos de nuestros repO.R.teros  visuales.
Al poco de entrar en la senda, nos damos cuenta que han metido una máquina y han ensanchado el principio del tramo dándole un metro, más o menos, y dejándolo bastante bacheado pero amplio.

Después de este tramo estropeado más que arreglado, empezamos el siguiente, con la senda estrecha y cortando  la ladera del barranco, un parecido a la senda del párkinson, igual hasta más expuesta. Pronto nos daremos cuenta que a Carlos le dan un poco de respeto los tramos comprometidos e iremos perdiendo mucho tiempo hasta ir reagrupándonos todo el conjunto, en los diferentes tramos de la senda.
Una vez que entramos en el tramo que a mí me parece más bonito, una senda más protegida del barranco, con una vegetación muy frondosa, árboles a cada lado de la vía y un recorrido mucho más sencillo de recorrer, es donde he disfrutado como un enano de la senda. Por aquí creo que es donde  Mario ha tenido un pequeño percance, me imagino que yendo despacio, el pedal derecho ha golpeado contra una piedra, escupiéndolo hacia el otro lado contra una rama que le ha propinado un latigazo en la rodilla izquierda, que parecía la espalda de Espartaco cuando era malo con los romanos.*(*nota del autor, a cuento de la vía romana, bien hilado. Fin de la nota del autor.)

En este punto, no la rodilla de Mario, sino el último tramo de la senda, quizás el más engorroso de todos con mucha piedra suelta y gorda, nos encontramos el cachito de senda buena que nos saca a la curva de la carretera ya en Torrecilla.
Subimos hasta la fuente de la carretera a coger agua y decidir que hacemos, si volver por la carretera, o ir por la portilla de las monjas. Antes de decidir nos hacemos la foto de grupo, y al poco dice Santi, venga para arriba o para abajo, pero ya. Ha ganado para abajo porque se nos ha hecho muy tarde para dar la vuelta completa,  y de esta guisa pues que David sigue sin conocer la vuelta por la portilla de las monjas.
Bajando y bajando por la carretera, a alguno se le ha debido ocurrir, que como no habíamos tenido nada de barro en la vía y Carlos no había tenido bastantes sendas, pues nos han metido por el sempiterno barro del camino del puente romano y la senda de los pescadores. En el barro se ha quedado atascado el educador, yo creo que para estas horas ya lo habrán sacado los del pueblo que como trabaja allí…

No penséis que por estar en Viguera ya se han acabado las emociones no, que hemos tenido un rifi rafe, con cuatro bikers que hemos encontrado por el camino, que si me adelantas, que si como me vas a adelantar, que si te vuelvo a adelantar etc. etc.etc.
Dicho esto ya nos hemos calmado un poco y hemos bajado hablando los dos grupos, hasta llegar a las gaunas que por el poco tiempo que había hemos decidido tomar una cerveza todos en el bar de las gaunas en vez de ir a almorzar al campillo.
Así se ha pasado el rato y así se lo he contado.
Eso es todo amigos…




4 comentarios:

vitinbtt dijo...

Buena crónica "niño", pero bajar por carretera.., bufff que miedo.

Anónimo dijo...

todo disculpitas. Bah!!!! que decepcion.
Barrancas

TOÑO Pleitos dijo...

Tienes razón Barrancas; si no vienes tú no hay nada que hacer!!! Ese ritmo y esa cadencia inconfundible...

Niño (viejo), Termi, Jose Luis; buena crónica aunque se me ha hecho un poco corta tanto como la noche en que Nerón dió fuego a Roma (por lo de la Via Romana), fin del comentario.

Julio Negueruela Ruiz dijo...

Están locos estos romanos (Nota del lector). Buena crónica, niño.