02 enero, 2013

Alguna senda de Sojuela (6 ciclistas)



EL DIA DEL SEÑOR
La última de 2012.
Distancia: 48km
Desnivel acumulado: 895mt
IBPindex: 74

Estaba frente al televisor, después de haber cenado copiosamente, esperando que nos dieran las uvas (como cuando esperamos a Marcelo) y en el preciso instante en el que un año deja de serlo para convertirse en otro, cerré los ojos con fuerza y formule un deseo; … QUE NO ME VUELVA A CAER, POR DIOS!!! QUE NO VUELVA A CAER …!!!
Vamos a ver, no es por el daño que me haga (ya sabéis que soy inmune) ni por el daño que sufran mis monturas, sino por el castigo psicológico que me infligen mis “amiguitos” e incluso algún “compañero” de Ordanzas.
Tenéis que saber (a alguno ya se lo he comentado en petit comité) que no consigo conciliar el sueño, que me paso las noches en vela llorando, que mi mujer, preocupada, me pregunta; ¿Pero qué te pasa? y entre hipos y sollozos alcanzo a contestarle; “que mis amiguitos (y algún “compañero”, bueno sobre todo el “compañero”) se meten conmigo porque me caigo … BUAA… BUUUAAAA..”
Por eso decidí seguir una terapia psicológica, aunque enseguida me derivaron al psiquiatra. Este buen señor, después de colocarme una camisa muy mona con unos brazos muy largos que se abotonaban en la espalda, me comentó que mi problema no debía avergonzarme, que después de estudiar los resultados de la analítica todo se debía a un déficit que me habían detectado. Déficit de qué, de alguna vitamina? Pregunté yo, aliviado. Que va, hombre, me contestó, lo que tú tienes es un déficit de equilibrio, de atención, de técnica, de fuerza… En fin lo que se dice; ¡¡¡un déficit en toda regla!!!.
Respire aliviado y pensé para mis adentros; de todo se sale … se dice que hay personas que han sobrevivido a algunas enfermedades con peor pronóstico…
Pero, Doctor –insistí porque sentía todavía la angustia en mi pecho- ¿Qué me dice de las burlas de las que soy objeto? No debes preocuparte por ellas tienes que pensar que las personas que las profieren tienen un gran problema de inseguridad (la misma que tu manifiestas al transitar por las sendas) y proyectan sus miedos y sus complejos de inferioridad zahiriéndote con sus puyitas (A veces el psiquiatra se ponía de un pedante …)
Ya me he quedado mucho más tranquilo e incluso me han dado el alta, aunque me han recetado para evitar recaídas (que bien traído el término) que no piense en ellas y, menos aún, que haga referencia alguna hablada o escrita a mi problema. Me lo hizo jurar, y ya sabéis que los Abogados, otra cosa no, pero respetar un juramento … (Cagüen  di……. Me pareció oír por un agujero solo).
De modo que a partir de ahora si echáis a faltar la narración de alguna caída en las crónicas que escriba, sabed que no es por olvido ni por Alaska ni siquiera por Vaquerizo sino por PRESCRIPCIÓN FACULTATIVA.
Bueno no os voy a abrumar más con mis problemas. Resulta que el día 31, a las 8.00 horas, cuando hasta las perdices dormían, seis intrépidos ciclistas (David, Tate, Víctor, D. Javier Bartolomé, Diego Esponja y un servidor) nos reunimos en Las Gaunas para iniciar nuestra particular aventura.
Como queríamos tener una mañana tranquila, al darnos cuenta de que Ricardo no había venido –a pesar de que lo había prometido (como mientes Barrancas!!, pareces un político)- salimos espitolados para no tener que soportar su ritmo endiablado (como andas Barrancas!!! No sé si os habéis enterado pero el día 30 subió sin desmontar una senda pedregosa que nos deja en lo alto de La Población, tal y como informó la CNN y las principales cadenas deportivas. En L´Equipe se baraja su nombre como principal candidato a ganar El Soplao 2013.)
Tras comprobar que Ricardo no nos seguía, bajamos el ritmo y D. Javier Bartolomé comandó la subida de la cuesta de las vacas. Su ritmo de subida le debió satisfacer pues se le oía decir “muy bien … muy bien, que bien hemos subido …” Me quedé más tranquilo al comprobar que había más gente en la cuadrilla con problemas psiquiátricos, aunque por prudencia no se lo quise hacer notar porque los bipolares tienen un pronto muy malo.
Seguimos camino a Sorzano y antes de desviarnos a Sojuela, el ritmo lo marcó un servidor porque, como dice Tate; “A Toño siempre le gusta tirar en este tramo.”
En estas el Señor Mayor, con su habitual dulzura de carácter, nos iba amenazando sucesivamente a los miembros de la expedición con mandarnos hacer la crónica a la mínima alusión que realizáramos a su persona.
Cuando llegamos a la fuente de Sojuela, negros nubarrones se cernieron sobre el futuro de la partida porque; 1º) El áspero me endilgó la crónica y 2º) Tate comenzó a deleitarnos con sus innumerables opciones de recorridos múltiples, pero tras un breve conato de resistencia, nos rendimos y dejamos que nos guiara,eso sí, con la condición que estuviéramos en Logroño prontito porque Winnie nos había prometido un vermut que ni las bodas de Caná.
Comenzamos a subir hacia la Balsa de Sojuela por un camino distinto al que lo habíamos hecho en la salida de 23 de diciembre y, una vez llegados a la Balsa, cogimos otro que salía de su centro directamente hacia arriba –una subida constante y por buen terreno, bonita de subir- para empalmar con el camino que lleva al chorro de las abejas.
En este punto, os quiero hacer notar que, posiblemente dado mi proverbial déficit de atención y despiste en general, puedo incurrir en algún error en la descripción de los andurriales por donde nos arrastró Tate y que espero que VictOR corrija antes de publicar esta humilde crónica.
Seguimos ascendiendo sin más novedad, hasta llegar al punto en que el camino se divide en dos ramales. Ahí, David, dijo de adentrarnos por una variante que nos dejaba allí justo donde acaba la senda de las neveras y que frecuentaba cuando era joven con Valero. A Tate no le hizo falta más y nos guío por dicho camino, entre Julio y Septiembre, es decir Angosto.
David, que estaba especialmente tocapelotas dijo que a partir de ese momento dicha variante se iba llamar la senda de los PEdrolos (haciendo honor a las formaciones graníticas que jalonan su recorrido y que justifican la habitual presencia de Valero por esos lares, sabida es su querencia por las piedras y sus derivados).
Llegados arriba, comimos, meamos y nos hicimos la foto de grupo en el emplazamiento elegido por David, no por ser más bonito o mejor sino para que se callara, ya sabéis, a la manera que se les da razón a los tontos o a los locos.
Empezamos a bajar y Víctor, que hasta entonces había estado en segundo plano, se le cruzó el cable porque a Tate (que todos le conocemos no sabe el significado de ir directos o por el camino más corto) se le ocurrió que tal vez, podríamos volver por la casa rural de Daroca para después coger la sendita de Daroca y después ... Y Víctor que quería llegar a toda costa al ágape que nos había ofrecido Albertito comenzó a decirle de todo menos bonito. No obstante, como siempre, hicimos lo que dijo Tate el cual contó con la colaboración del Sr. Mayor que, por principios y por una tensión sexual mal resuelta, se opone por norma a lo que diga el Mtt –aún a riesgo de perder la invitación en el Winnie Bar-.
Bajando la cuesta de la casa rural tuvimos un doloroso encuentro con Luis Multacar, el cual subía acompañado por su hermano Rafa y un amigo. Lo de doloroso lo digo porque, entre otras cosas, es muy triste encontrarse Ordanzas saliendo a entrenar a escondidas, con los buenos horarios que tenemos para disfrutar de la bici los fines de semana sin tener que madrugar (Luis, desde aquí un saludo).
Subida la sendita de Daroca y cuando todos creíamos que conocíamos la vuelta casa, Tate nos volvió a sorprender llevándonos por una trialera para después de un rodeo empalmar con una cuesta que solemos hacer, a la inversa, en la dehesa de hornos que, al comienzo es encementada y al final tiene unos PEdrolos considerables.
Desde allí, no sin antes reparar un pinchazo, nos dirigimos por el camino más corto a disfrutar los 6 intrépidos junto con Pepón, Javi Capitan, Fran, Miguel Angel, su hijo, y el ínclito Ricardo de 2 botellas (si habéis oído bien DOS) de Cava y de 15 mejillones picantes con los que nos obsequió Alberto. Del reparto de los mejillones no nos tuvimos que preocupar, David se zampó 5 y tuvo la delicadeza de dejarnos el resto a los demás.
A pesar del hartazgo y de la pesadez de digestión de tantas viandas algunos valientes conseguimos alcanzar las dependencias de Bicicletas Jose Mari y deleitarnos con los manjares que nos ofreció Guillermo.
Bueno, pues esta ha sido la crónica de la salida del 31 de diciembre de 2012 y os preguntareis qué coño tiene que ver el título de la crónica con lo qué os he contado partiendo de la base además de que ni siquiera era Domingo, que el 31 fue Lunes.
La explicación es muy sencilla, aunque penosa de recordar, ya que desde que salimos de
Sojuela, Tate –unas veces solo, otras acompañado por David- nos fue regalando los oídos con todas las canciones de Misa que se sabía (y os garantizo que se sabe unas cuantas) de tal forma que fuimos dejando por todo el recorrido un tufo a rancio y a incienso que tiraba para atrás. Tal es así que sorprendí al pobre Diego Esponja diciendo, a la par que alzaba sus ojos al cielo, DIOS MÍO, QUÉ HE HECHO YO PARA MERECER ESTO!!!
Por último os quiero hacer un regalo, a modo de imagen, para ello debéis cerrar los ojos y visualizar a Tate y a David cantando a dúo; “El Señor hizo en mi maravillaaaass…” Dios mío, qué altos son algunos egos y qué baja su modestia.
Esto es todo amigos …
FOTOS AQUI:

8 comentarios:

vitinbtt dijo...

Toño, no hay mejor manera de despedir las crónicas de 2012 con este recital, no has dejado títere con cabeza jajaja. Una de las mejores crónicas del año.
Tengo que aclarar que tus reflexiones se deben a la última caida del año, en la última salida del año, en el último día del año, todo un record.
Genial.

Julio Negueruela Ruiz dijo...

Menudo cronicón, lo que me he reído.

Luis multacar dijo...

Toño, sin acritud. se que despierto pasiones, pero no es para tanto. Gran casualidad encontrarnos. La ruta se decidio por la mañana. Fue cortita. No cuenta como entreno a escondidas. Lo del psiquiatra esta muy bien,aunque te sigas cayendo te dara igual. Duro de pelar ya eres, otros se caen una vez y estan un mes de baja...Buena cronica. Luis.

Anónimo dijo...

Gran crónica de una gran persona, que majo eres y que bien me caes, ya estoy deseando verte para felicitarte por esta hermosa y estupenda naración, si todos seríamos como tú que bonito sería este mundo.¡Viva mis amigos!

El Pe

Anónimo dijo...

Muy bien la cronica. un abrazo

Anónimo dijo...

el de antes soy yo El gran barrancas

Anónimo dijo...

toño tú no te caes , te tiras a matar que es diferente...
buena crónica y nos vemos feliz año 2013
fer milka

Joan X dijo...

Fantastica esa tierra Riojana y muy buenas cronicas. Me he hecho seguidor de vuestras andanzas. La verdad es que disfruti mucho leyendolas. Yo ruedo por Cataluña y de vez en cuando por Galicia Y León. Las primeras entradas las hice en catalan pero ahora escribo en castellano. Un saludo!

http://elcaudelabici-joan.blogspot.com.es/

Joan X