alltricks

02 febrero, 2012

Nevada en Moncalvillo (6 Ciclistas)

Distancia: 60km
Desnivel acumulado: 1266mt
IBPindex: 97
Perfil
Imagen Google earth
Track y Google

Santi, David, Víctor, Fernando “milka”, Tate y Jesús.

Crónica por Jesus (Educador)
Cuando el grajo vuela bajo hace un frío del carajo.


Parece ser que ayer, todos miramos por la ventana y observamos medio preocupados medio esperanzados que no paraba de llover. Medio preocupados por el hecho de que siguiera lloviendo y esto dificultara nuestra quedada dominguera, y medio esperanzados porque con un poco de suerte y algo de altura, la lluvia que estábamos viendo en Logroño se transformaría en nieve un poco mas arriba.

Aun con la duda en el cuerpo decido meterme a la cama y poner el despertador, solo los valientes disfrutan los días de gloria biciclista. Cuando llegamos a Las Gaunas y veo que hay pocos valientes, empiezo a pensar si he elegido el cubilete con la bolita o me ha vuelto a estafar el trilero.

Que si risas, que si vaya día que hace y que bien se estaba en la cama, llega Tate el último y decidimos empezar nuestro ataque al monte más alto que tenemos en los alrededores. Una vez más Moncalvillo será juez y parte en nuestra lucha contra los elementos. Si hay que ir buscar la nieve, iremos donde mas podamos encontrar.

Empiezan las especulaciones sobre lo que nos encontraremos y cuando clarea el día y vemos que Clavijo esta completamente marrón, no hay nada de capa blanca sobre el castillo, nuestras ilusiones comienzan a mermar. De todos modos continuamos hacia el objetivo. Pasado Lardero, nos encontramos con los de rutas Moncalvillo que van a intentar hacer lo mismo que nosotros pero dicen que atacando desde Sojuela, así que nos despedimos en el cruce.

Llegando a Sorzano, observamos que nuestro patio de recreo, si que esta bastante blanco y que de hecho la nieve parece encontrarse en cotas no muy altas. Mi estimación antes de llegar al pueblo es que la veremos a partir del abrevadero.

En Sorzano, agua descanso, y poco mas, el ritmo es bastante homogéneo y casi no hay tiempo ni de parar. En la pista empezamos a ver a los lados manchas blancas que todavía son minoría, pero que poco a poco van dejando el verde y el marrón a un lado para tornar nuestra ascensión en monocromática. Un pastor que por allí andaba a sus tareas nos echa el piropo:

- ¡Que valientes que sois!¡Con la mañana que esta!

Con el poco aire que me queda le digo que la mañana esta estupenda, creo que no tendría ningún sentido pararme a explicarle lo que vamos a gozar un poco mas arriba.

En el abrevadero, ya no hay duda sobre lo que ha caído, la nevada ha sido bastante copiosa y ya nos ha obligado a descabalgar en un par de sitios, la gran duda a partir de aquí es: ¿hasta donde podremos llegar?

Acordamos tirar e ir decidiendo en función de lo que nos encontremos, Tate opina que cuando giremos hacia el sur encontraremos el camino mas limpio, y seguimos, montados cuando podemos, y andando cuando no queda mas remedio.

Tomamos el giro que decía Tate y yo sigo viendo cada vez más y más nieve, empiezan las dudas sobre que trazada tomar, pero muchas veces parece que la rueda por si sola ya es capaz de tomar esas decisiones. Antes de la cuesta de la torre de vigilancia la cosa se complica aun mas pero Víctor nos lleva un poco de ventaja y Santi y yo coincidimos en que no quiere que nadie le digamos que hay que dar la vuelta.

Empujando la bici en casi todos los repechos llegamos a la torre de vigilancia, donde como ya sabíamos nos encontramos con los andarines, que hoy hacían la ruta de las neveras, nuestra salida esta cada vez mas clara no podemos tomar la senda porque estará bastante mal y hay gente subiendo, pretendíamos ir a Santa Coloma pero se ha hecho tarde y probablemente habrá mucha nieve. Todos los indicios nos llevan a bajar por carretera hasta Hornos.

Descansamos un poco en la torre, foto con el paisaje y otra vez para arriba. En este ultimo tramo creo que ya fuimos todos incapaces de subir ningún desnivel montados en la bici, aprovechábamos las bajadas como podíamos, y aun así resultaban difíciles, y tirábamos para arriba pateando. Después de varios kilómetros andando ya nos dolía todo, a Tate Y Fernando se les subían las bolas (de la pierna) a mi me dolía la cadera de empujar, pero había que cumbrear y cuando por fin lo hicimos, nos encontramos con los de rutas Moncalvillo otra vez. Ellos habían subido por la carretera y nos dijeron que estaba bastante bien.

Ropa de abrigo y para abajo que esta arreciando la ventisca. Con un pie fuera casi toda la bajada, y entrando en las curvas de culo conseguimos llegar a donde empezaba a estar un poco mas limpia la carretera, a partir de la fuente. Y ¿a quien nos encontramos allí?, pues a medio Logroño que habían subido a disfrutar de la nevada con la familia, nos saludo Félix, y esquivando los coches como pudimos seguimos bajando ahora ya con todo limpio, lo cual también fue un problema, pues al coger velocidad el viento empezó a hacer estragos en nuestros dedos, pies, orejas y demás partes corporales, haciendo la bajada bastante sufrida. Tate y Fernando tuvieron que parar a recuperar un poco de sangre en sus dedos.

Llegamos a Hornos, carretera, Navarrete, Grajera y a tomar un caldito calentito o una cerveza, cada uno lo que quiso, que invito Santi.

Sin más se despide uno que tenia muchas ganas de nieve, pero que en esta ruta empezó a tener ganas de sol.

P.D.: Hay un nuevo chico que sale con la cuadrilla y que intenta hacerse amigo de todos nosotros, pero en el fondo es un indeseable y un prepotente, no le ajunteis, se hace llamar “tatocao”.

6 comentarios:

vitinbtt dijo...

La crónica está genial, no se porque protestas tanto jejeje.
No he pasado mas frío en bici en todos lo años que llevo con "ella", fue en la bajada por carretera, parecia que los dedos de las manos se congelaban.
De todas formas también tengo que decir que fue unos de los días que mas he disfrutado.

Anónimo dijo...

la crónica estupenda ,el día super, la compañía muy buena pero lo peor hay las dicho víctor el frió de la bajada que putas las pasamos pero para gozar hay que sufrir dicen


fer

Anónimo dijo...

Siempre protestando...buena crónica y menudo día de nieve, a alguno le habrá jodido no salir pero creo que este domingo también pillaremos nieve (si el Prepotente no dice otra cosa).
Tranquilo Jesús, gracias a tí he dimitido del cargo de "Tatocao"

El Pe

Anónimo dijo...

No, si ahora que ya no me va a tocar a mi por una temporada, puedes volver al cargo. Pero quizás lo mejor que podrías hacer seria predicar con el ejem, ejem, ejemplo.

Los que no salieron que se animen para este domingo.

Gracias por los elogios.

El cronista.

Anónimo dijo...

Buena crónica, Jesús.

Vitín, me extraña mucho que se te congelaran las manos, con esos guantes de invierno tan majos que llevas ... (a quién se le ocurre ir con guantes cortos???).

Caiditas Pleitos.

Anónimo dijo...

El domingo el grajo no volaba bajo, y no hacía un frío del carajo. El domingo el grajo volaba rasante, y hacía un frío acojonante.

Diego.