29 abril, 2010

VI Travesía Sierra de la Hez. OR también estuvo allí.


66,2 Km, 1.900 m de desnivel acumulado, IBP Index = 116


Toño, mi compañero de fatigas de Fuenmayor, y yo decidimos ir hasta Piapona para participar en la Travesía de la Sierra de la Hez.

Habría unos 120 ciclistas concentrados en la línea de salida, y tan sólo dos OR's: Jorge y yo. El resto estaban en Lodosa.

Tras cortar la cinta de salida por parte del Alcalde, salimos todos pitando, a un ritmo vertiginoso detrás de un tal Santiago Pisón, ¿os suena?. Toño me dejó bien claro que iba a intentar superar su puesto del año anterior (sexto) y tenía claro que iba a realizar la ruta solo.

Contagiado por la euforia del pelotón, salí muy fuerte, demasiado fuerte, sin parar de adelantar a ciclistas hasta el kilómetro 40, pero este ritmo y el error de no ver el segundo avituallamiento, me pasaron factura a partir del km. 42. Sabía que había tres avituallamientos, lo que no me había fijado era dónde se encontraban. El primero, me lo salté a propósito, pues estaba en el kilómetro 18, y no necesitaba nada, pero el segundo avituallamiento se encontraba en Munilla, hacia el km 37, y no lo ví. Claro está que entonces sin haber comido nada, hacia el km. 42 me empezaron a fallar las fuerzas y todos los ciclistas que había ido adelantando, me empezaron a pasar. Entre ellos Jorge que venía con otros dos ciclistas haciendo caballitos delante de las cámaras (chupando cámara).


Se me hizo eterno hasta llegar al tercer avituallamiento, dónde tuve que comer tres plátanos, una manzana, no se cuántos bollitos de chocolate y tres acuarius para poder recuperar las fuerzas. Después de tal comilona, volvieron las fuerzas y pude adelantar a alguno de los que me adelantaron.

Aún así llegué entre los cincuenta primeros, una hora más tarde que Santiago Pisón, que al parecer hizo 2h48. Toño hizo 3h11 y llegó el quinto.

Durante todo el recorrido, no paraban de preguntarme por el resto de vosotros, a lo que les contestaba que estabais todos por delante, je, je,...

Tuvimos un tiempo explendido, que en algún momento se hizo caluroso. Unas vistas espléndidas desde Cabi Monteros, con todos los aerogeneradores acompañándonos a lo largo del cordal.

Otro gran fallo del día, fue el de ajustar los amortiguadores con un tarado demasiado duro, pensando que me iba a encontrar unas pistas secas y duras y no tan pedregosas como había. Eso hizo que en las bajadas no me encontrara a gusto. La bici no amortiguaba todas las piedras sueltas de los caminos y rebotaba demasiado.

Al llegar a meta nos esperaba una camiseta y un diploma. Todo maravillosamente organizado, muy bien marcado y con gran amabilidad de la organización. Todo por tan solo 7€.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Franç alabo tú optimismo, pero si bien es cierto que acabaste entre los 50 primeros segun la rioja tambien acabaste entre los 50 ultimos ya que segun el periodico salisteis 95.


Je je

Fmd. Winnie, del winnie-bar

Anónimo dijo...

El truco está en que Pisón dió 26 vueltas mientras nosotros acabábamos una como podíamos. Total, 94 mas Pisón con sus 26 vueltas = 120. Las cuentas salen.

El otro

Franç dijo...

Muy bueno Winnie!!!

No había visto la cifra en el periódico. El día de la prueba se nos dijo que éramos 150 participantes. Por el bulto en la salida calculaba como mucho 100.