01 septiembre, 2009

El cordal de la demanda + GR (15 Ciclistas)

Back to the nineties

(regreso a los noventa)

30 de Agosto de 2009

Distancia: 63Kmt.

Acumulado 2009: 2075Kmt.

Desnivel acumulado: 1784Mts.

Perfil

IBPindex: 115.00

Imagen Google Earth

Imagen Compegps

Track

Crónica por Julio

Jose Félix, Julio, Javi Vallejo, Luis, Tate, Fernando, Álvaro "Airborn",
Javi "Capitán Araña", Winnie "Sargento Ácaro", Santiago C., Marcelo "El
Argentino Gruñón", François, Victor "Boss", Diego.

Está claro que los noventa (me refiero a la década no a mi peso) están de moda: Vuelve la sencillez en el vestir, se suaviza la silueta de los trajes, el estilo zen... y la gran OR. Esta crónica no empieza el domingo a las 8 de la mañana, no; esta crónica empieza el lunes 24, a las 9:54 cuando recibo un escueto e-mail de François en el que dice:”[...]creo que tengo el estado de forma para poder realizar la ruta”. Si Fran dice que está en forma es que Fran... ESTÁ EN FORMA.

Después de esta breve introducción adelantamos el tiempo hasta el domingo 30, a las 7:45 de la mañana, en un aparcamiento cerca del campo de fútbol de Ezcaray. A pesar de ser un domingo de agosto, el último pero de agosto, el termómetro marca la escandalosa cifra de ¡¡¡seis grados!!! Joder, qué frío, y yo con un simple chaleco en la mochila.¿Para eso he metido yo el Camelback en la nevera?¡La Virgen! Mientras estamos con las presentaciones y saludos de rigor, ¡coño, si es Santi Carazo! Parece increíble pero no se había enterado de la ruta por nosotros si no por un tercero, Álvaro, que habíamos quedado con el por otro tercero, ¿o es cuarto? Bueno, que me enrollo demasiado. Comienza la ruta sacándonos las debidas fotos, el típico cachondeo del cartel de la plaza del pueblo que reza “Prohibido montar en bicicleta”, etc. hasta que llegamos a la carretera de Santa Bárbara, donde Víctor me dice que me quede con todo lo que pueda pues me toca hacer la crónica. Aquí se pone serio el tema y aunque ando unos metros en cabeza, el chiste que cuento para romper el hielo (¿he dicho ya que hacía seis grados?) hace que Fran se enfade y tire p’adelante. Le deciden acompañar Jose Luis “El Niño” Termi y Santi. Vaya, esto sí que es una auténtica vuelta al pasado para mí: No ha cambiado nada, yo quedándome atrás y estos tres tirando hacia arriba.

Lo bueno que tiene empezar el primero es que puedes hablar con todos mientras te van adelantando. Poco a poco empiezan a desfilar por mi lado todos los integrantes de la ruta. Víctor, que si en otras ocasiones hacía la goma, aquí hacia la cuerda de puenting, se dejaba caer atrás del todo para sacar fotos y volvía a subir hasta arriba, una vez sí y la otra también. Jose Félix, Álvaro y Javi que forma un trío bastante estable. Tate, Diego y Javi el Capitán Araña, quien decide subir conmigo porque no sé que chorras de pulsaciones máximas que le viene bien para prepararse, aunque un rato después de andar a mi ritmo decide que esas pulsaciones no son lo suficientemente máximas y tira para arriba. Luis Aldana por quien no daba yo un duro la semana pasada y acabó la ruta como un campeón. Fernando que, este sí, decide quedarse a mi lado junto con Luis y Marcelo y Winnie que van un poquito detrás por si se nos pierde alguna cosilla. Conforme va saliendo el sol y vamos sudando, a la peña le sobra la ropa y se la va quitando; todos menos Diego y yo, que para algo somos de Bilbao y hemos salido con lo justo... bueno yo con un chaleco, que en realidad soy de Baracaldo. Antes del primer reagrupamiento, Javi pincha y le dejo mi bomba, que da mucha presión, ¿verdad Javi? Antes de la rampa más dura (hasta un 26% me marcó mi GPS) hacemos un primer reagrupamiento, todos menos el Niño, Santi y Fran (que ESTÁ EN FORMA) que deciden tirar hacia arriba. Barrita al buche y afrontamos el muro del Bayas, luego la cosa se suaviza.

Por fin llegamos al Otero donde contemplamos el paisaje, la peña se mete con los funcionarios (envidia cochina) porque Tate lleva un mapa que han sacado con la impresora de “Ramoncín” y subimos la última rampa dura, al lado de Pozo Negro, que nos lleva hasta la misma Cruz de la Demanda. Comenzamos la bajada, que yo no recordaba tan larga y, tras el segundo reagrupamiento donde termina la carretera de la Demanda, comenzamos el #$·@! cumbreo. En la primera bajada con unas piedras como cuchillos Diego pensó que era un sitio propicio para reventones. Para darle la razón, revienta mi rueda trasera y paramos a arreglarla. Unos metros más adelanta también pincha Javi, por lo que nos quedamos rezagados Fernando, Tate, Javi, Víctor, Diego y una servidora. Después de arreglar mi reventón con la inestimable colaboración de Diego y Tate, subimos donde Javi. A pesar de las súplicas de éste porque le deje mi bomba, que da mucha presión, Víctor le dice que no, que la acabe con la suya (había que cambiarle a la mía el adaptador de válvula ancha a estrecha). Diego decide ayudarle para terminar cuanto antes y cuando éste acaba, va Javi se quita los guantes de látex y dice:”¿Ves para qué sirven? Para no mancharte”. Curioso, porque yo pensaba que servían para decirle a Diego que le arregle el pinchazo porque fue quien se lo curró todo, je, je. Bueno, después de este percance continuamos el sube baja hijoputa que algunos insisten en llamarlo cumbreo (sí que es verdad que así dicho parece más bucólico) hasta que llegamos al San Lorenzo. Durante un rato veo que los kilómetros recorridos no varían en el GPS hasta que me doy cuenta que va parado el cronómetro. Tate confiesa: “He estado cacharreando con él”. Nota para los fabricantes de GPS: Sería bueno que dieran un mensaje en plan, “Niño, deja eso” o algo así.

Aquí nos abandonan Santi, Álvaro y José Félix pues tienen respectivos compromisos familiares que cumplir. Comenzamos el descenso hasta el depósito de Campos Blancos donde nos sacamos otra foto de grupo y seguimos por el camino que baja a San Millán unos 3km hasta que cogemos la GR-93. Sí que es verdad que esta alternativa es mucho más ciclable que las otras dos que barajábamos pero el cansancio acumulado y algún paso técnico hace que a algunos se les atragante más que a otros, por lo que empiezo a oír algún improperio hacia mi persona, algún tonito malsonante, miradas,... ¡hombres de poca fe! Llegamos hasta el collado de Beneguerra donde la cosa se pone más tranquila. Tras unos kilómetros de bajada, Fran decide cambiar ligeramente la idea original para coger un precioso sendero que nos lleva hasta el refugio de Bonicaparra. De aquí algunos quieren tomar el camino a Turza pero les convenzo para seguir un rato por la pista asfaltada para coger la senda del hayedo. Tras un kilómetro de bajada por la misma, cogemos una pista en buen estado que empieza a ascender ligeramente durante unos tres kilómetros, lo que provoca no sólo malas mirados sino los primeros conatos de rebelión. Consigo, más o menos, calmar los ánimos y cuando, muchos estaban dispuestos ya a lincharme pues pensaban que me había vuelto loco, ¡por fin! Empieza la senda de bajada entre pinos. Al principio en muy mal estado, pues habían metido la máquina, pero poco a poco va teniendo muy buena pinta. En esto que, llegado a un cruce, veo que los primeros se han pasado el track y, tras reagruparnos se me ocurre la segunda idea para un GPS: Que el aparato grite en los descensos antes de los cruces. “¡¡A LA IZQUIERDA, LOCO!!” o “¿DÓNDE VAS DESGRACIADO?”. Bueno, tras desfacer el entuerto, seguimos por el camino bueno hasta que llega la APOTEOSIS. ¡Por fin! Senda guapísima entre hayedos que nos deja en el mismo Ezcaray. Las sonrisas de oreja a oreja en aquellos que 20m antes tenían los ojos inyectados en sangre lo dicen todo, ¡qué gozada!

Total, 63km y 7 horas. En una ruta que, para mí, ha sido una vuelta al pasado. Gracias, chicos. Puede que haya quedado una crónica un poco larga pero es que, ¡joder, qué fueron siete horas!

EPÍLOGO

Luego comimos en el restaurante “La Estación” y nos lo pasamos muy bien pero, de lo que ocurrió allí, no pienso dejar constancia por escrito.



7 comentarios:

José Manuel dijo...

Muy buena crónica Julio.Lo de las dos fotos está genial.Un HURRA por tu sentido del humor.

vitinbtt dijo...

Julio eres muy bueno, si está todavia abierto el mercado de fichajes... ¿podriamos cambiarte por Winnie y Marcelo??.

Anónimo dijo...

Acepto, me paso a andanzas.

Pasa!!! Anda.;)

Whinie

Julio dijo...

Yo me cambiaría pero, como no estoy en las fotos de "Este año" no tengo "ficha". :-P

Anónimo dijo...

los de andanzas csambiamos a vttiin por un burro tuerto jejeje
muy buena cronica julio

Anónimo dijo...

Lo pasé muy bien, gracias a todos.
Las últimas sendas de bajada espectaculares.
Aúpa.
Fdo: Javi "El pupas"

Franç dijo...

Muy buena crónica, Julio. Y mejor aún el montaje de la foto de portada.

P.D.: No se te ocurra volver a contar ningún chiste... Je, je, je.