alltricks

12 agosto, 2008

Vuelta larga al leon + Kripan (12 Ciclistas)

Crónica by Javi “solera”

10 de Agosto de 2008

Distancia: 57Kmt.

Acumulado 2008: 1935Kmt.

Desnivel acumulado: 1054Mts.

Perfil

IBPindex: 87.38

Enlace Track

Imagen Compegps 1-----2

Imagen Google Earth


Victor, Jose Luis, Mariano, Javi, Miguel Angel, Alberto, Fran, Iban, Floro, Javi “solera”, Alberto “solera” y Pepe.

“Vuelta larga al León Dormido con regreso por Kripán”

Después de unos días con “malestar intestinal” y bastante mal cuerpo en general me levanto para salir a dar una vuelta con los O.R. Hoy nos toca una de mis favoritas, la vuelta al León Dormido, me gusta mucho, porque el desgaste mayor se hace al subir así que luego sólo queda disfrutar, porque su bosque por la cara Norte me parece el más frondoso, fresco y cercano a Logroño. Para añadir un poco más de distancia volveremos por Kripán que hace mucho que no lo tocamos.

Bueno, el asunto es que con muy mal cuerpo y con la intención de estar reservón en el grupo de cola toda la mañana, nos juntamos con puntualidad inglesa a las 8:00, en Franco-Españolas, allí estamos: Alberto Solera, Alberto Whinnie, Víctor, Termi, Javi Bartolo, Fran, Pepón, Ibán, Floro, Miguel Angel, Mariano y yo (Javier Lasanta), una docenita de intrépidos aventureros que para ser Agosto y fiestas en media España no está nada mal. Ibán y Floro ya habían calentado viniendo desde Viana (Navarra), Pepón sólo nos pudo acompañar un rato pues a la 10:30 tenía compromisos familiares ineludibles y debía estar en perfecto estado de revista para esa hora.

Comenzamos la ascensión a buen ritmo, se forman enseguida dos grupos pero la distancia entre todos no es demasiado grande, no nos perdemos de vista en ningún momento. El primer agrupamiento lo hacemos en la llamada “casa rural” de La Población, allí Alberto Solera arregla con espuma un pinchazo y yo intento ajustar el desviador trasero que me está dando la mañanita y lo seguirá haciendo. Una vez agrupados y recobrado el aliento damos otro apretón más corto pero intenso para situarnos en la plaza de La Población, allí llenamos bidones y comemos, ya estamos en el inicio de la vuelta al León, en éste punto Fran decide volver para casa, entre que no quiere llegar demasiado tarde y casi un mes de inactividad cree que es la mejor elección. Nosotros partimos hacia la derecha y comienza la diversión.

Hacemos toda la cara norte entre el bosque, prácticamente en continuo descenso alternando sendas muy técnicas entre los árboles con pistas en mal estado y con caminos forestales intransitados desde hace mucho. Estamos en la sombra, casi oscuridad por lo frondoso del bosque, durante un buen rato, en los momentos que se abre un poco la vegetación las vistas son espléndidas, incluso hago que Whinnie me haga alguna foto para el recuerdo. Nos perdemos un poquito pero merece la pena por estar un rato más entre tanta vegetación.

Volvemos a subir unos 2 kms por un sendero muy empinado que conocíamos de nuestra Lo-Vi-Lo (ver crónica) hasta La Aldea, paso de carretera a 1.000 mts, muga entre el Valle del Ebro y los bosques de Sierra Cantabria, allí se despiden Ibán y Floro para volver a su Viana. Ambos han estado toda la mañana andando como tiros, chao chicos.

Y de ese punto vamos hacia Kripán por una senda-camino-barbecho-ladera que yo desconocía, me van contando que por ahí se sube a San Tirso, atravesamos un camino de deforestación cubierto de ramas (algo exagerado) y comenzamos el vertiginoso descenso hacia Kripán.

Aquí nos llevamos el susto de la jornada, por un sendero muy empinado con muchas piedras, destrozado por el agua, Javi Bartolo “vuela” por encima de su bicicleta llevándose un revolcón de campeonato, además del golpe en el pecho, tiene rasguños muy profundos en una pierna y en una mano. En vez de seguir el sendero baja junto con Mariano por un camino asfaltado hasta Kripán, allí es atendido por una vecina que le limpia las heridas y le cura lo mejor que puede y sabe, todavía quedan en los pueblos gente noble dispuesta a ayudar a quien lo necesita, gracias Sra.

Parece que la mala suerte se está cebando con nosotros, me viene a la mente los percances de Paco Luis, Miguel Angel, Moreno, Fernando, François y ayer Javi Bartolo. Sólo nos queda esperar que esto sea temporal y los todavía convalecientes se recuperen a la mayor brevedad. La línea que separa la diversión del accidente a veces es demasiado fina.

El regreso desde Kripán se hace pasando por Lanciego, con disparidad de criterios se cambia un poco la ruta de vuelta para hacerla más asequible a nuestro herido y a los que van un poco más justitos, así, en continuo sube y baja pasamos por el Monte Corvo y llegamos sin más dilación y espera a Logroño, en éste tramo tenemos los caminos con tantísimo polvo que vamos inmersos en una nube con escasa visibilidad, es final de etapa, el sol caliento, todo ello me recuerda aquello de:

El ciego sol, la sed y la fatiga.

Por la terrible estepa castellana

al destierro, con doce de los suyos,

polvo, sudor y hierro, el Cid cabalga.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No te preocupes Javi que la mala racha ha terminado, me fuí de vacaciones y ocurrieron las desgracias, he vuelto y ya me caí ayer, así que tranquilos que a partir de ahora todo va ir bien. A los lesionados que se mejoren.


El perrea