alltricks

31 marzo, 2008

Moncalvillo-Panzares-Castañares (11 Ciclistas)

Crónica by Diego
30 de Marzo de 2008
Distancia: 66Kmt.
Acumulado 2008: 722Kmt.
Desnivel acumulado: 1219Mts.
Perfil
IBPindex: 107.10
Enlace track
Imagen Compegps 1---2
Google Earth

Paco Luis, Tate, Jorge, Miguel Angel, Javi, Fernando, François, Alberto “solera”, David, Diego y Victor.
Las señales eran contradictorias. A las 7:15 de la mañana el cielo estaba bastante despejado y la temperatura era de 9º, pero por el Oeste asomaban unas nubes muy feas y las previsiones eran de lluvia, por lo que decido llevar ropa de abrigo.
A las 8:00, con bastante sueño debido al cambio de hora y las trasnochadas de algunos, nueve ciclistas nos encontrábamos en la gasolinera de Las Gaunas con la ilusión de un nuevo día de bici. David ha aparecido con una nueva bici doble más contento que un niño con zapatos nuevos, y yo tenía la sensación de estrenar bicicleta después de la reparación a fondo que le he hecho. Pero la alegría ha durado poco; no sabía qué ruta íbamos a hacer, y cuando le he preguntado a Víctor se ha echado a reír: “Prepárate, porque es una ruta que no hemos hecho nunca y no sé cómo será…”
Y nos hemos encaminado hacia Lardero charlando como cotorras (y luego decimos que nuestras mujeres hablan mucho…). En Lardero se nos ha incorporado Jorge al que se le han pegado un poco las sábanas. Continuamos en dirección a Sorzano y, al subir por la cuesta de las vacas, nos damos cuenta de que ya no hay vacas. Por lo visto han pegado un pelotazo inmobiliario y ahora están todas tomando el sol en Punta Cana.
A diferencia de otras veces, hoy los Lobos más feroces no han venido y Fernando, sin nadie con el que picarse, no ha acelerado mucho el ritmo, por lo que hemos llegado a Sorzano con pocas diferencias. Allí se ha incorporado François que venía desde Fuenmayor y hemos continuado subiendo hacia Monjuanillo (perdón, quise decir Moncalvillo).
Víctor decide que los OR no pueden subir por el camino fácil siempre que haya una alternativa más dura, por lo que decide desviarnos hacia la balsa de la Caparra y coger luego un camino lleno de piedras y con una pendiente mucho mayor, mientras todos mirábamos de reojo el camino que estaba a nuestra izquierda y maldecíamos entre dientes. Con este aperitivo continuamos subiendo, cada uno a su ritmo, dejando atrás las pocas nubes que había y disfrutando de un día soleado hasta que, poco antes de cumbrear ha empezado a soplar el viento. A las antenas hemos llegado con cuentagotas, primero los de siempre, con un Javi que cada día va mejor, y por último los de siempre, reservándonos por si acaso. Una vez reagrupados, la foto de rigor, y después de despedir a François qua ha bajado por las Neveras porque tenía que volver a Fuenmayor, hemos continuado por el cortafuegos que va al Aserradero hasta el helipuerto, donde hemos torcido a la izquierda, disfrutando de un camino húmedo y de la nieve acumulada tras las últimas nevadas (y es que algunos son como niños).
Y a partir de aquí empezaba lo desconocido. Estábamos en la parte más alta de un cortafuegos que apuntaba hacia las canteras de Viguera y que presuntamente terminaba en Panzares. Después de esperar a que Tate estirara un poco las piernas ya que se le estaban subiendo las "bolillas" (bolas son las de Pepe y François), hemos empezado a bajar con prudencia porque el camino estaba muy mojado y resbalaba bastante. Al llegar a una bifurcación hemos torcido a la derecha y ha comenzado una bajada salvaje, por un camino con bastantes baches y piedras y con una pendiente endiablada que obligaba a utilizar continuamente los frenos para no coger demasiada velocidad. A mitad de bajada, Jorge, Paco (cada día baja mejor) y yo hemos decidido parar a esperar al resto, descansar los músculos que se nos quedaban agarrotados y para dar una tregua a los recalentados frenos que olían a quemado (a todos). En ese momento ha empezado a llover un poco, lluvia que no nos ha abandonado hasta el final de la ruta. A partir de ahí la bajada era más llevadera pero seguía siendo exigente por los desagües que la cruzaban de lado a lado.
Al llegar a Panzares hemos podido disfrutar de unas bonitas vistas sobre el valle del Iregua. Hemos torcido a la izquierda por un camino paralelo a la carretera pero más elevado hasta llegar a Castañares, hemos cruzado la carretera y hemos continuado por la senda de pescadores. Alberto, en un intento de hacer equilibrios sobre una manguera, ha dado con sus huesos en el suelo. Por esta preciosa senda hemos disfrutado hasta llegar al puente romano de Viguera, en la que Víctor nos ha puesto a prueba a Jorge y a mí con el escalón (qué poca fe tenías, Víctor, pero no te hemos defraudado y lo hemos pasado los dos). Fernando, tan pronto ha pisado asfalto, ha puesto el automático y ha empezado a tirar. Se ha saltado el primer desvío y ha seguido de frente. Se ha saltado el segundo… (hay quien dice que de pequeño se cayó en la marmita de los mapas y tiene todos los datos mezclados, por eso se arma un lío y se desorienta). Pero ha seguido tirando, sin nadie que le diera un relevo, sufriendo como un jabato y llevándonos a todos con la lengua fuera. Y llegando al puente de la autopista, unos cuantos carroñeros han saltado como posesos privándole del merecido premio de la montaña (cuánto GranK).
Finalmente, después de 4 horas y media de pedaleo, hemos llegado a las 13:15, con la única incidencia de un pinchazo y satisfechos por la gran ruta que ha preparado Víctor, que no deja de sorprendernos. Hemos pasado por viñas, monte bajo, pinares, robledales, ribera de un río y frutales en flor que nos recuerdan al valle del Jerte. Todos y cada uno hemos coincidido en que es una ruta muy bonita y exigente que seguramente repetiremos.
Al final, Víctor, David y yo hemos ido a almorzar, donde nos han acompañado Carlos “Cañero” y Alberto de Pooh, apuntándose Mariano a tomar café.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

buff que pedazo de fotos son espectaculares. te lo has currado vitin.

fmd. Señot The Pooh

Anónimo dijo...

Soy un asiduo lector de vuestra página, y un amante de btt, haceís unas rutas bastante "majas" y teneís la suerte de llevar en el grupo al "fotos" para poder plasmar la marcha en imagenes y así recordar siempre las anécdotas del día. Algún día no me importaría hacer alguna ruta con vuestro grupo, pero madrugaís mucho... un saludo. Jesús

Anónimo dijo...

Gracias por visitarnos.
Si alguna vez te decides a salir
mándame un correo porque no todos los días quedamos en el mismo lugar, estaremos encantados de recibirte.
Por lo de madrugar no te preocupes, la mayoría pensaba igual que tu pero se han enganchado.
Victor