11 junio, 2021

Cuesta "las nenas"-Neveras de Daroca-Barranco del Colorao (10 Ciclistas)


 

A por “El Colorado” del Moncalvillo. -

06 de Junio de 2021

 Distancia: 57 Km.

Desnivel Acumulado: 1227 mts.

IBPindex: 100




Track en Wikiloc

Crónica por Miguel Angel “Trankas”



Vitín, Iñigo, Israel, Jorge, Dalmau, Javi, Diego, Miguel Angel, Pepe y Luis.



Domingo 6 de junio del 2020 a las once de la noche, el Boss manda un mensaje de multidifusión a todos los que salimos esta mañana pidiendo un voluntario para la redacción de la ruta, a lo cual, yo respondo que si no sale nadie voluntario que me la apunte, iluso de mí, en qué hora momento y lugar me presté voluntario, al día siguiente recibo la contestación, “Te ha tocado a ti”, que si suponemos que todos los participantes de la ruta se prestaron como voluntarios, hoy es mi día de suerte, ya que me ha tocado la susodicha.




                Delante del ordenador me dispongo a relatar la ruta, pero no sé ni cómo empezar ni como continuar, ni terminar, después de cinco minutos con la hoja de Word blanca, solo interferida por un mosquito que se veía atraído por la luminosidad de la pantalla, encuentro la manera de empezar la redacción…

                Me levanto y voy hacia la nevera y saco una lata de cerveza y una jarra que guardo en el congelador y ya está, el mejor momento del día acaba de empezar, un momento me faltan los cacahuetes, ahora sí que sí ya puedo empezar la crónica de este domingo.

          



     

                A las ocho de la mañana y como en los viejos tiempos, pandemia aparte, vamos agregándonos a la quedada y sin saber todavía que habían maquinado los almas máter de la cuadrilla, cogemos dirección al pantano de La Grajera donde ya se vislumbra la cierta normalidad que poco a poco se va introduciendo en nuestro día a día porque ya van apareciendo poco a poco los peregrinos dispuestos a realizar el Camino de Santiago.



                Saliendo de La Grajera y del término de Logroño nos encontramos con las obras de enlace de las nuevas entradas a Logroño, lo que hace que tengamos que dar un pequeño rodeo para enfilar el Camino de Santiago hacia Navarrete, más o menos ya había llegado a mis oídos que íbamos a marchar hasta el Barranco del Colorado en las faldas superiores del Moncalvillo, una ruta más que exigente, pero que tanto a los de las eléctricas como a los de las bicicletas musculares no parece afectarles nada, y eso  que la ruta elegida nos llevará por zonas de bastante desnivel y dificultad.



                Después de Navarrete nos dirigiremos dirección a las bodegas de Medrano a las que no llegaremos, sino que nos desviamos hacia la derecha y así empezar con la primera pendiente del día, el camino con piedras sueltas que subimos para atravesar la dehesa de Hornos para llegar a propio pueblo de Hornos de Moncalvillo, salimos a la carretera dirección Daroca pero a 200 metros nos metemos a la derecha por la ermita del Cristo para atacar la dehesa de Sotés.

                El comandante de la expedición no manda parar en la ermita como hacíamos antaño, así que seguimos nuestro pedaleo unos más fuertes que nunca y otros suplimos esa generosidad de la naturaleza por la de nuestros motores eléctricos, bienvenidos.




                Llegamos a la primera portilla de la ruta que, no sin dificultad, nos la abre Dalmau siguiendo las instrucciones del resto del grupo, seguimos en ascenso hasta encontrarnos con la pista que sube desde Sotés, apenas sin parar para recuperar fuerzas, vamos por la pista en terreno favorable pero picando hacia arriba hasta el paso canadiense que delimita los partidos municipales de Sotés con Santa Coloma, y sin cruzar dicho paso nos desviamos hacia la izquierda para encontrarnos dos importantes repechos en un camino con bastante barro pero sin llegar a ser lo suficientemente pringoso como para ensuciar en exceso las bicis, solo las ruedas que se irán embozando los tacos hasta que no traccionan lo suficiente y tengamos que echar el pie al suelo, aunque la mayoría, sobre todo eléctricos, lo hicieron con buenas dosis de equilibrio y coordinación.

                Después de estos dos buenos repechones, salimos a otra portilla que da a una bonita y verde pradera, aquí sí que esperamos a que todos llegasen para cerrarla y continuar con el periplo.





                El tiempo es fenomenal sol luminoso el cielo azul mezclado con la atmósfera súper limpia y clara hace que las vistas fuesen espectaculares, seguimos por el camino de la pradera hasta llegar a la carretera que sube a las antenas del Moncalvillo.




  Una parada posterior que se convirtió en mínima ya que la idea de coger agua se diluyó al no caer ni una sola gota de la fuente que se encuentra a pie de carretera, por lo que proseguimos y antes de llegar a las primeras curvas cogeremos el camino que sale por nuestra derecha para hacer la ascensión por el camino que nosotros le damos el nombre de las Super-nenas, alguna explicación tendrá ese sobrenombre el cuál desconozco, el camino más o menos empieza con ascenso engañoso hasta llegar a una primera curva tipo paella con bastante piedra suelta, para convertirse en un ascenso todavía un poco más duro hasta llegar a otra curva para llevar una pendiente constante y considerable hasta asomarnos, sin llegar, a la carretera la misma que dejamos un par de kilómetros atrás.





Aquí paramos y esperamos a que todo el mundo termine este tramo, para así continuar con El cortafuegos que tenemos de frente, ese cortafuegos lo tenemos entre ceja y ceja, ya que es un verdadero reto subirlo sin echar el pie al suelo, no por su pendiente, que no desmerece, sino por la cantidad de piedras y pedruscos sueltos que lo conforman.

No sin esfuerzo, llegamos otra vez a la carretera, la cruzamos para pasar por otra cancela y entrar a la senda de la nevera de Daroca, que como es habitual, Javi Bartolomé no había estado nunca, esta senda nos llevará hasta el cortafuegos que nos llevaría a la torre de vigilancia, pero esta vez nos desviaremos al primer cortafuegos que nos encontramos unos 50 metros antes a la torre.





Descendemos un poco por dicho cortafuegos para hacer la parada del día, hemos llegado al punto destino de la gran ruta, aquí abandonamos las bicis para andar unos metros hacia el interior del monte, envueltos en un frondoso bosque aparece entre los árboles algo enorme y de color rojizo, es el Barranco del Colorado, impresionante falla del terreno, en la cual desaparece el manto vegetal del bosque y queda a la luz la impresionante capa inferior  de arcilla desnuda e inestable, todo un barranco que ocupa una importante extensión en la cara norte del Moncalvillo que le da al monte su seña de identidad.






Volvemos sobre nuestros pasos al encuentro de las monturas para proseguir con la ruta, ya de regreso hacia casa, seguiremos por el cortafuegos en continuo descenso, haciéndose éste en algunos tramos impracticables para seguir montados por lo que tuvimos que marchar con las bicis en la mano.




En un punto del descenso quedamos a la espera, creo, que de Dieguito y de Jorge que bajaron por otro descenso para hacernos la foto de grupo y seguir bajando, paralelos al torrente que sale del Barranco del Colorado, el torrente no suele llevar casi agua, por lo menos en las ocasiones que lo hemos visitado, pero forma unas paredes excavadas en el terreno a ambos lados que hace que para cruzarlo lo tengamos que hacer descabalgados.








Una vez que vamos avanzando en continuo descenso la senda se convierte en camino para dejarnos en la plaza de Daroca, en este punto se nos une nuestro amigo Jero, que debido a la mala noche que le dan los hijos no pudo salir a la hora, así que fue a nuestro encuentro.





En Daroca comemos un poco, cogemos agua y nos vamos veloces hasta Medrano, de ahí a Entrena, un poco antes de alcanzar la cuesta de las vacas Jero tiene algún problema mecánico, la cabeza de un radio le ha dicho que no aguanta más y se ha partido, los mecánicos del grupo despojan a la rueda del insumiso radio para proseguir el veloz regreso a casa.

Bajamos la cuesta de las vacas para posteriormente atravesar Lardeo y ya estamos en la ciudad, unos irán directos a casa y otros harán un alto para reponer fuerzas y comentar los pormenores de la gran etapa del día.




La ruta de hoy ha sido muy exigente como así lo demuestran los más de 1200 metros de desnivel acumulado, no en vano, por mi parte iba muy bien preparado con una moderna e-bike que me había prestado mi mecánico de confianza, ya que, de otro modo no sé cómo lo hubiera hecho, queda claro que en el monte no me iba a quedar.

Un Saludo a todos los que conformamos esta gran familia, y ya sabéis, BBTeros somos y en el camino nos encontraremos.

Ah por cierto al terminar la crónica solo hay latas de cerveza vacías esparramadas por ahí y un montón de cáscaras de cacahuete, madre mía ahora a recoger.


FOTOS AQUÍ: 

 https://photos.app.goo.gl/nvQ6eZmz6ctC5Vfp7



06 junio, 2021

Hipogeo de Longar-Cima del León dormido (12 Ciclistas)


 

30 de mayo de 2021

Distancia: 57km

Desnivel acumulado: 1213mt

IBPindex:100




Track en Wikiloc

Crónica por Vitín



Carlos, Igor San juan, Javi, Fer, Vitin, Joserra, Felíx, Pepón, Jero, Toño, Israel y Ricardo de vuelta.



El viernes preparando la ruta de este domingo dijo Israel que la ponía, la ruta consistía en subir a la cima del León dormido, según el “matrako” de Israel: “se puede subir todo montado excepto dos pasitos un poco complicados, el camino está arreglado…”



Así que el domingo salimos de Franco Españolas dirección el Hipogeo de Longar recorriendo el camino de Santiago hasta Viana, para continuar por caminos de parcelaria, atravesar un sembrado y llegar al Hipogeo después de hacer una subida encementada. En este punto paramos a hacer la visita pertinente y la foto de grupo.





Seguimos por una subida dura hasta el comienzo de los aerogeneradores, una vez arriba seguimos su línea hacia La Población, en este punto se despide Carlos que prefieres ir a Aras que subir hasta arriba del León dormido, nosotros continuamos por la senda que va paralela a la carretera y cuando llegamos al principio del camino que nos llevará al pueblo se quedan Fer y Félix intentando subir un cuestón con las e-bike, los demás vamos a la Población.





Al poco de llegar aparecen los dos eléctricos, Felix todo magullado, parece ser que el intento no ha prosperado, la espalda la tiene como los “picaos de la Sonsierra”,  “…cuando venga Dieguito lo vuelvo a intentar…”



Después de coger agua en la fuente del pueblo hacemos caso a Israel (en que hora) y comenzamos a subir hacia la cima del León por un camino muy bueno que sale detrás de la Iglesia, como digo el camino, al principio, está muy bien, pero a medida que vas subiendo empeora en el desnivel y en el terreno hasta que se convierte en una senda que a los pocos metros está impracticable para subir con la bici, al menos montados, pero algunos con la promesa de Israel que merece la pena llegar arriba por las excelentes vistas que tiene siguen con la bici en la mano hasta la cima, otros nos quedamos esperando sentados en unas piedras, al ver que no vuelven decidimos bajar al bar a tomar un café y esperarlos allí.




La Población que hace 20 minutos estaba tranquila sin mucha gente, cuando volvemos a buscar el bar parece una procesión de caminantes, coches intentando aparcar y gente paseando por el pueblo; el bar acaba de abrir y esperamos a que monte las mesas para pedir un café, en ese momento Ricardo me manda un wasap diciéndome que está llegando de Logroño con la pulmonar, así que le guardamos una silla para que nos acompañe en la vuelta.




A los 10-15 minutos bajan, pero no todos, faltan Jero y Joserra, parece ser que el primero ha pinchado y el segundo se queda con el para ayudarle, así que después de otros 15 minutos estamos todos reunidos en el bar para iniciar la bajada a Logroño, hay que decir que la promesa de Israel se fue al garete ya que la cima estaba cubierta de nubes por lo que el esfuerzo no tuvo su recompensa.




Para la vuelta nos metemos por la senda que hicieron los de la vuelta a Oyon que sale al poco de bajar por la carretera que va dirección a Aguilar-Aras etc, se va como un tiro por esa senda, cuando la acabamos Pepe no mete por caminos muy buenos y siempre cuesta abajo hasta Moreda para después seguir hasta el polígono de Oyon y volver por donde habíamos venido, subiendo el monte Cantabria por el camino de Santiago.



Llegando a Logroño íbamos Fer y yo los últimos tranquilos y de repente lo veo que cambia de color y empieza a meterse las manos a los bolsillos del maillot “joder, he perdido el móvil y es nuevo….”

Yo: “Menuda putada, esta tarde ya puedes hacer la vuelta al revés para ver si lo encuentras, carga bien la bici y vuelve”.

Pensar que tiene que volver a hacer la ruta al reves, sin saber donde lo ha perdido le hace vover a rebuscar en los bolsillitos de los maillots.

Yo: “deja de buscar que en esos bolsillos no se puede perder”

Fer: “Es que menuda putada, es nuevo, tengo todo ahí, no se si volverme ya….”

Yo: “Tranquilo, que solo es un móvil, además no habrá pasado nadie por donde hemos estado, ha sido después del bar, que allí lo tenías”.

Llegamos al cementerio que el pobre Fernando parecía que iba a ser un cliente mas, con cara de desolación les dice a los compañeros que ha perdido el móvil y que tiene que volver a buscarlo, pero ¡¡SORPRESA!! Lo tenía yo en el bolsillo por que se le cayó cuando nos adelantaba a Ricardo y a mi en una de las  bajadas, lo cogimos y me lo guardé para dárselo en Logroño, al final le hice sufrir un poco que era la idea para que después se llevase un alegrón jejeje.




Sin mas vamos a almorzar a nuestro
bar favorito donde nuestro amigo Osama nos trata de maravilla.

 

 FOTOS AQUÍ:

https://photos.app.goo.gl/NCMNpYDeHEZsYchaA