02 febrero, 2019

Dehesa Sotes por lo duro (8 cilcistas)


  


EL DÍA DE LOS REYES MAGOS

6 de enero de 2019
Distancia: 46km
Desnivel acumulado: 962mt
IBPindex: 62

TRACK WIKILOC

Crónica by Pepon

 Sergio, Bartolo, Israel, Pepon, Ana, Diego Nieva, Dieguito, Tonho


                           
Después de tomarme un reconfortante cafecito mañanero me presento puntual en la gasolinera para afrontar una nueva jornada deportiva del gran grupo de mtb, ANDANZAS EN BTT.
La tardanza del amanecer apenas nos hace vislumbrar lo que a la postre será un despejado día con una luminosidad digna de una mañana de mes de agosto, ¡pero “ostras” agosto!, es una fecha en pleno mes de enero y “hace más frio que el día de la comunión de Mostovoi”.
Quizás por el día que es la afluencia va ha ser más escasa que en jornadas normales, razón que es bastante lógica. Van llegando los participantes para la ruta y por orden de aparición se presentan en el lugar de reunión, Anita “pura dinamita”, Javi “amargasendas”, Toño “patinetas”, Sergio “gallego”, Diego “buitre”, Diego “la rosamari” e Israel “suenaespaldas”, amén del que relata, D. José Eugenio Montalvo.
Como ya os habéis dado cuenta un verdadero atadillo de ANDANZAS, si, de ANDANZAS… más si cabe, después de haber visto subir a algún OR en sentido contrario al nuestro ratificando lo que dice el inteligente slogan del grupo:
¡TODO AQUEL QUE REHUSA SER ANDANZAS ES UN CERDITO CON NOSTALGIA DE SER JABALÍ ¡ 

A la ruta:
Salimos en dirección del embalse de La Grajera con aceptable puntualidad y a los pocos minutos ya se empiezan a escuchar los primeros lamentos por la crudeza de la mañana. Según nos vamos acercando a campo abierto la temperatura va descendiendo y tenemos imperiosa necesidad de entrar en calor. Con la primera cuesta subimos la temperatura corporal y de hecho se agradece, pero esta rampa, fácil si la juzgamos, hace sufrir hasta provocarle incluso dolor de pechito a nuestro amigo “amargasendas”. Pobre hombre, está más flojo que “un puñado de pelusa”, aunque ya no tendrá que preocuparse más de ese problema pues a partir de la próxima ruta los encargados de la intendencia harán acopio de un botecito de “Vicks Vaporub” para darle unas frieguitas antes de salir del lugar de citación. A cualquiera de los muchos amantes de los rancios pasamanos que atesora la cuadrilla seguro que no le importara tomar un poquito de pomada en su mano para frotarla por el pechito de un amigo con la amistad y gallardía patria de la que hacen gala… ¡asunto solucionado!
Retomando la narración de la ruta continuamos por el Camino de Santiago y al atravesar Navarrete ¡diantre! de lo que nos “sudaba” la nariz llegamos a confundir el olor envolvente y agradable de la fabricación de pan con el penetrante hedor de la gasolina quemada. Por el rigor de la madrugada no conservábamos ni los sentidos básicos, sin embargo al iniciar la ruta sí que estábamos íntegros y el aroma de la tortillita del Porto Vechio, aun sin contar apenas en la cuadrilla esta mañana con portadores de narices superlativas ¿quizás la del “suenaespaldas”?, nos alegro la pituitaria y nos invitaba a hacer una parada para avituallarnos apenas en el km. 1, la pena es que no nos desviamos hacia los ricos aromas.
Ya en Ventrosa hicimos una paradita para comer algo de fruta y barritas de esas que te dan la energía necesaria para hacer frente a los rampones que nos estaban esperando en las faldas de La Dehesa de Sotes. Vaya inclinación que vimos al dar una curvita a izquierdas, la cuesta nos miraba y daba la sensación de que se reía de nosotros diciéndonos:


-         Tontolabas, ¿Dónde vais?
Si no vais a poder conmigo, no os dais cuenta de que la Navidad os ha dejado con menos forma física que a Marcelo (el del Madrid).
Hala ya estáis advertidos, haced lo que os dé la gana.
Y eso fue lo que hicimos. Alguno si subió con dignidad demostrando que es un portento físico, otros más bien hicieron lo que buenamente pudieron y yo personalmente subí como muchas veces repito, es decir, como un limaco arrastrándome y sin parar de echar mocos.
Una vez arriba ya el solecito mañanero nos acariciaba procurándonos su temple haciéndonos olvidar los rigores sufridos. Chubasquero para el descenso y como aviones, para alguno nunca mejor dicho y no me refiero a la “rosamari”, nos presentamos a la entrada de Sotes en un fugaz espacio de tiempo. La “rosamari” es un asunto aparte porque como no lo veo bajar me imagino que se lanza rápido y lo único que puedo decir es que siempre nos espera abajo, para él estas cuestas son “pecata minuta”.
Desvió a la derecha y a buscar Hornos. Por estos lares “Patinetas”  estaba aunque bien dirigido, muy cerca de sufrir una de las características personales de “Amargasendas”, es decir que estaba más perdido que a los buscaba Paco Lobatón y en un descuido el propio “Amargasendas” dando honor a su fama, formo una retrasada tripleta y ya os podéis imaginar hacia donde los dirigía, hacia aquel camino por el que nunca ha pasado y que dirige hacia tomar por el… Unas bien templadas llamaditas solucionaron el descuido.


“Pura dinamita “estaba un poquito preocupada por el reloj, una de las pocas cosas que llegan a inquietarle cuando disfruta en bicicleta pues en el monte a nada teme, y sin apenas espera cogimos rumbo a Valbornedo. Los quehaceres familiares le apretaban pero la despreocupamos pues le dimos la garantía de que a su hora estaría en casa con toda certeza, como así creemos que fue.
Por el archiconocido e impracticable  “culebrón” descendimos a Navarrete con la anécdota de que el sufrido “suenaespaldas” dio con sus lomitos en la lona justo en la zona de las piedras de arriba, lástima que en estas circunstancias la enfermedad que sobrelleva no dejara un testimonio gráfico en forma de selfie de tan supuestamente seductor suceso, lo dejamos para otro día.
Mención merecida para “el gallego” pues entendí que no hace mucho que debe salir en bicicleta y el hombre se comporta ya como un experimentado betetero, en cuatro días otro que nos pasa por encima.
El “buitre” a medio gas, para él este tipo de rutas son un puro calentamiento y encima el pájaro va casi todo el rato dosificándose, o sea que en una frase diríamos que se desgasta menos que un chupa chups de mármol, va “sobrao”.
Llegamos a Logroño y cada cual hizo lo que a bien tenía previsto. Unos a casita, otro solo quería tomar un cafecito y una pareja haciéndo un favor a un miembro del grupo que siempre le apetece comer caliente por lo menos los días de ruta no dudaron en acceder a acompañarle a meterse un almuerzo de los de categoría, doy fe de que por poco no se van del bar. ¿Es que no tienen casa?

Y esto es a “grosso modo” lo que aconteció en esta convocatoria y lo que forjaron en ella los nobles ANDANZAS para disfrute del bonito día de Los Reyes Magos, además haciéndoles un bonito homenaje como nos cantaba y silbaba en su honor nuestro amigo “suenaespaldas” (como le gustan sus trinos al bueno del “patinetas”)
   -Gloria a los Reyes Magos, gloria a sus santidades…
Nada más me queda que despedirme como hago siempre parafraseando al gran Manolo Preciado:
  Hasta mañana…canallas.

3 comentarios:

vitinbtt dijo...

Muy, muy buena crónica Pepito. Da gusto leerte en el relato, peronppr mucho que te empeñes (y mira que pones interés) todo el mundo sabe quiénes somos y nos conocen por "LOS O.R." jejeje.
Veo que hicisteis una ruta de altura, lastima que no pudiese acudir; cómo diría nuestro amigo Igor San Juan "..son malas fechas..)

Luis Martínez dijo...

Buena crónica, Pepe. Vamos con.un poco de retraso. No sé si nos pondremos al día. Deberíamos llamarte Pepón Bautista, ya que a todos nos crucificas con tus motes

TOÑO Pleitos dijo...

Buena crónica, Pepón!!! Me has hecho recordar, me has ayudado a extraer de los más profundos sedimentos de mi entendimiento unas tenues y nebulosas imágenes de lo ocurrido allá por el dia de reyes. Cuánto tiempo ha transcurrido!!!. Debíamos ser todos bellos y jóvenes por aquellos días.
En fín, tendrá que ser así.
Por otra parte admito que cuando dejamos Sotés para dirigirnos a la ermita de Hornos estaba más perdido que un pakistaní daltónico jugando al twister y todas las críticas que reciba por ello serán bien recibidas (y debidamente archivadas en la papelera de reciclaje) pero me parece un poco mal que te ensañes con el Marqués del Bronquio Inflamado que en tal alta consideración te tiene.
La ruta corta, ajustada a las fechas en las que se realizó y aprovechando la ausencia de la Remóra de Karachi también rápida y veloz.