01 julio, 2018

Vueltecita por Montemediano (14 Ciclistas)



17 de junio de 2018
Distancia: 40km
Desnivel acumulado: 1378mt
IBPindex: 109



Crónicas por Diego "El Pota" y Jorge "Buitre"


Luisma, Vitin, Fer, Dieguito, David, Israel, Toño, Diego “El Pota”, Roberto “Montemediano”, Jorge “Buitre”, Adrián, Rodrigo, Miguel y David.


Con el corazón partío como dijo Alejandro Sanz, la spera tenía un dilema….VERDENARANJA…VERDENARANJA….     ¿Qué co.. de equipación me ponía? Al final, y por jugar en casa, elegí la verde buitre, sin desmerecer la naranja (que tan bien me queda), y que luzco con orgullo como su propio nombre indica.
Media noche sin dormir por los nervios ¡¡¡Que suben mis amigos decía!!! Y había que dejar el pabellón bien alto (Porque ellos lo valen).

Había dormido poco, muy poco y mis ganas de quedarme en la cama, superaban con creces las de andar en bici, sin embargo, la ruta de hoy era especial, subíamos a Montemediano, una pequeña aldea, con 4 casas puestas en fila, escondida en un paraje de la Sierra de Cameros, que alberga mucho más de lo que nuestros ojos ven.

Parte de mi infancia y momentos más maravillosos de mi vida, están recogidos, en Montemediano y sus alrededores, mis primeras pedaladas, caídas y derrapes en la plaza, rutas con amigos, pasión por la naturaleza, el deporte, la bicicleta, parches y pinchazos, ganas de conocer, de sentir sitios nuevos, en el paraíso.

Así que, hoy no podía faltar, también hay que decir que mi padre (el de torrecilla) se había tomado la molestia de organizar la ruta, y que decir, de la comida que mi madre y mi tía (estas dos sí que son de Montemediano) nos habían preparado.

Dieguito se prestó voluntario para llevarme al pueblo, junto a David, subimos a ritmo de Marea, SFDK y algunos otros rockeros y raperos, que no me ayudaron mucho a echarme una cabezadita en el trayecto.




A las 7 de la mañana no hizo falta despertador, ya que algún gallo cabroncete se puso a desafinar dándonos los buenos días de aquella manera

Ocho en punto en la plaza de Nieva para salir 4 buitres juntos camino a Montemediano, donde Adrián nos había preparado una ruta que nos ha hecho relamernos (junto con la comida) durante unos cuantos días.


8:15 en la plaza donde toda la grupeta que amablemente se animó a subir desde Logroño nos esperaba con los cuchillos afilados…. (sus vais a cagar se oía al fondo)pero nadie supo quién pronunc esas palabras. 

 A las 8 30 salimos de Montemediano, además de los OR se juntaron otros compañeros de Nieva, como Rodrigo, Diego, Miguel y Adrián y otros amigos del Rasillo.

Nos dirigimos a Pradillo por el GR, la bajada es espectacular, un poco peligrosa ya que el sol se cuela entre los árboles, había piedras sueltas, y estábamos un poco adormecidos, aun así, todos llegamos sanos y salvos a Pradillo.

Enlazamos con la Vía Romana, toda una senda a media ladera, explosiva con subidas picantes y bajadas ratoneras, bastante exigente, los más experimentados se adelantan serpenteando, bajando rápidos, aprovechando los peraltes y la experiencia en la zona, a los demás nos bastaba con mantener el equilibrio, y poder disfrutar de las vistas.

Un tramo aparatoso, bonito y singular, de esos que se ven poco, cruzamos ríos, puentes y disfrutamos de ese pedacito de gloria que la naturaleza nos había dejado en la palma de la mano.

Reagrupados, en el Mirador de Pradillo, Dieguito despegó el dron, para hacer una foto, que pasada de aparatito ¡Papa quiero uno!





Salimos muuuuuy tranquilos cogiendo el GR que nos llevaría hasta Pradillo. En el puente que hay al principio de la bajada, Toño quiso emular a Igor, pero tenía problemas parcopiar la maniobra que tan bien hizo el fenómeno no hace muchos meses.   Al final, Pleitos cruzó el puente sin echar pie al suelo (por los pelos), y todos respiramos aliviados; continuando la bajada hasta Pradillo.
Tras coger la calzada Romana e ir cogiendo altura por el pedregal, paramos en el mirador que hay a sacar a pasear al perrito que Dieguito guardaba con mimo en su mochila. Hicimos la foto de equipo y posamos todos bien peinados (hasta yo), y el dron hizo el resto
Continuamos la bajada hasta la “Venta del hambre donde nos esperaba la primera sorpresa del día….cagontooooo que subidita….. eso sí, merec la pena. 





Tras echar un bocado, reanudamos la marcha, comenzamos la una subida muy dura de La Cantera de Nieva, el primer tramo era una senda, cada cual subía a su Tran-tran, intentando mantener la dirección recta y no tener ningún percance.

A mitad de pista, Diego le arregló el cambio a Miguel, algunos se adelantaron y otros, incluido yo, nos dedicamos a admirar la destreza de Diego.

El segundo tramo es más duro, pero, mucho más bonito, y eso anima a apretar los dientes un poquito más.

Por fin coronamos la subida, al pasar un tramo sombrío, los árboles nos resguardaban de sol y logramos llegar a la Ermita de San Julián de MONTEMEDIANO, una vez arriba, foto de cortesía, otro bocado y que comience la diversión.

Cuestón p´arriba para llegar hasta la ermita de San Julián, que todavía no ha quedado claro si es de Nieva o de Montemediano; aunque agradecemos a los de la aldea que nos hayan arreglado el tejado…jejejej….. es broma.

Tras la cuestita, kit kat para reponer fuerzas, y nueva foto y vaciles varios sobre varios temas que prefiero no recordar




Nos aventuramos en la Senda de La Tejera, un túnel, impresionante que te hace poner la piel de gallina, rodeados de ramas, arbustos, hojas, barro y agua, algunos rayos de sol se colaban entre la maleza, en cuanto a la bajada, estaba peligrosa, las tormentas de día anteriores habían dejado la senda poco “ciclable”, algunos nos tuvimos que echar la bici al hombro, para prever el aterrizaje, mientras bajábamos como buenamente podíamos Dieguito se posicionaba para hacernos, fotos y videos, pero creo que ninguno pasamos el tramo donde estaba colocado montados en la bici.

Después volvemos a subir con por un camino hasta enlazar con Castejón una subida, de pista, bastante tendida con alguna que otra rampa, a la vez preciosa, por sus hayedos. De nuevo, paramos en la mitad para rellenar el bote y esperar a los demás, la segunda parte de la subida es menos complicada y se hace más asequible.

 Última subida suave hasta la senda de La Tejera donde tuvimos que echar pie a tierra (hasta los más avezados), por lo mal que se encontraba la primera parte a causa de las lluvias de esta primavera. La segunda parte (la más técnica) estaba bastante practicable, y allí pudimos dar rienda suelta a nuestra adrenalina.
Tras un breve tramo de carretera y una tregua de 2km de pista comenzamos la que sería la última subida del día (11km) hacia la “Portilla de Los Collaos para después disfrutar de LA CREME del Camero Nuevo (Riofrío y La Mohosa).



A, por cierto, Miguel, el de Nieva, desapareció, se esfumo sin decir nada… Estaba cansado y su cuerpo no daba para más, nada que no se recuperase con las patatas con chorizo eh, no os preocupéis.

Una vez pasada La Cumbrera, ciclamos por un tramito de llano, nos pone las pulsaciones en su sitio, la grupeta se anima un poco, al ver la facilidad de la subida, hasta que llegamos a Pocilgas, una fuerte subida, de lejos se puede admirar como tiene forma de serpiente marcada por los pinos pegados unos a otros, representando una S hasta llegar a la cima.
Aunque el camino es ancho, y la cuesta bastante corta, se hace muy exigente, lo más difícil son las curvas y el ultimo trozo donde ya te has dejado todo el gas que te quedaba
No sé si por suerte, o por desgracia un tronco estaba cruzado a media subida, en mi caso, sirvió de ayuda para coger aire… A otros les corto el “ritmito”.

Riofrío se bajó con precaución por la gran cantidad de ramas que había en el camino. Alguno ….y no podéis imaginar quien le dio por cruzar el rio montado, y pasárnoslo por los morros a todos (se nos caía la baba).
Tras parar de nuevo en la portilla de La Mohosa para comer algo, los motores comenzaron a rugir y se oyó de nuevo ¡¡¡¡Sus vais a cagar!!!!
Era el momento de dar rienda suelta a nuestra adrenalina, y disfrutar de un terreno en perfecto estado; e intentar seguir a Diego, Adrián y Rodrigo que no hubo manera, hasta el final de la tirolina de hojas…. ¡¡¡Absolute Black!!!





Después del calentón, bajamos Rio Frío, despacito ya que la bajada estaba un poco sucia, cruzamos el río con precaución y descansamos en la portilla para esperar, reagrupar y charlar un poco.

Llega la guinda del pastel, La senda de la Mohosa, especial, peculiar, rápida, bonita y singular, solo hay que soltar freno y dejarte llevar, mientras surfeas por la tierra virando y revirando, derrapando en las curvas, sintiendo la velocidad, el tiempo se para, es la bajada que te hace amar este deporte como nunca, la piel de gallina, los ojos llorosos, al saber que estas disfrutando como nunca, como un niño, esa sonrisa en tu boca que te delata, que te deja sin palabras, solo cada uno sabe lo que siente y es difícil de explicarlo, es tocar el cielo, es rozar la perfección es conectar con tu bici y olvidarte de todo lo demás, es la mohosa.

Tras el orgasmo total, decidimos acortar el recorrido un poquito y deleitarnos con un par de rubias fresquitas en el bar de Nieva mientras Santi y Pablo llegaban para acompañarnos en la comida.



Por último, subir La Rueda llegamos a Nieva, echamos una garimba y subimos para Montemediano, ya todos en la mesa, e incorporados el Maese y el Niño (Santi y Pablo) a la comida, disfrutamos del ambiente, degustamos las patatas con chorizo, entremeses, postre y café.

Mientras Dieguito volaba el dron, Pablito y yo nos tiramos por la cuesta del pueblo con dos tractores de juguete que mi padre había traído para las actividades de las fiestas del pueblo, fue un momento de felicidad que recordaré, para siempre, también se tiraron Alcalá y Rober, ¡Menudo adelantamiento!

Una vez más agradeceros, de parte de Rober, Adrián, Rodri, los demás buitres, y yo el haber asistido a esta ruta y posterior comida, como siempre y para siempre estáis invitados, espero que lo hayáis disfrutado.


JORGE "BUITRE"

 Nos tenían preparado un menú de 6 tenedores (Quesito de Jabuguillo, ensaladas, picoteo vario y una caldereta que todavía me estoy relamiendo…) ESPECTACULAR!!!!!.
Para colmo fresas con nata para una boda (que Roberto se encargó de repartir sabiamente) jejejeje. La nata estaba de rechupete (Gracias Tomás), y nos pegábamos por chuparla (no penséis mal ehhhhhhh).
Un café y chupitos un poco tormentosos (tronaba sin parar, pero al final no llovió), y un servidor que se tuvo que retirar a cumplir con la familia.
La fiesta siguió por lo que me contó la Guardia Civil, porque algunos inconscientes se dedicaron a hacer carreras ilegales por las calles de Montemediano con unos tractores tuneados (menos mal que llevaban casco)….
Agradecer de nuevo a todos los compañeros que subieron desde Logroño, a Adrián por la magnífica ruta, a Rober y Jorge por anfitriones, a las hermanas Visi y Anabel por todlo que nos cuidaron, y a todos los que allí estuvimos por el gran rato que pasamos. Espero repetir el año próximo. Un saludo.



DIEGO "EL POTA"


P.D. Jorge: Abrígate que hace frio





4 comentarios:

vitinbtt dijo...

Excelentes crónicas, aunque la de Diego no tenía que estar aquí, si no en la anterior, ya que esta era para Jorge, pero como vamos a dejar una crónica sin publicar, así que 2x1.
Que decir, la ruta espectacular, ya que el recorrido fue excelente y encima el monte lo tenemos a "full".
Agradecer a Anabel y Visi su trato, mejor no nos pudieron atender ¡¡Y menudo festival!!, había de todo, pero eso no es lo mas importante, lo realmente valioso es el cariño con el que nos trataron y para rematarla nos dicen: "Y cuando queráis podéis volver", joder eso si que tiene mérito....
Al padre y al hijo no les digo nada ya que lo único que hicieron fue comprar la nata, aunque si que se trabajaron bien la ruta jejeje.
Muchísimas gracias a los 4 pero sobre todo a las mujeres de la casa.

TOÑO Pleitos dijo...

BUENA CRONICA "POTA"!!! AUNQUE CREO QUE NO SERÁ SUFICIENTE PARA SUBSANAR TU ERROR NI SIQUIERA CON TODO EL JABÓN QUE NOS DAS A LOS DE NARANJA NI CON EL CUTRE INTENTO DE OCULTAR LA IDENTIDAD DEL SEÑOR DE LOS TRUENOS (TAMBIEN CONOCIDO COMO EL SEÑOR MAYOR O EL SEÑOR DE LAS CRÓNICAS). MERECES QUE ESTA CRONICA NO TE CUENTE Y QUE ENTRES DE NUEVO EN EL TURNO.
La crónica de Jorge está más trabajada y tiene destellos poéticos, yo creo que es un poco por la edad, está el chiquillo en plena adolescencia y su reciente contacto con Toni Capilla le ha motivado un retorno (inconsciente y defensivo) a su niñez como atestigua su el querer emular a Justin Bieber con su vestimenta y volver a jugar con los tractorcitos.
---------------------------------------------------------------------------------
La ruta, como el día que nos acompañó, fue espectacular. Muy bien trabajada por Torrecillano aunque con la inestimable ayuda de Adrián, que pulió los detalles que al pobre Roberto -poco conocedor de esos parajes- se le escapaban.
La jornada tuvo un cierre espectacular con el banquete preparado con gusto,cariño y sobre todo con mucho sabor por las Damas de Montemediano; Anabel y Visi. Gracias de corazón.
Agradecimiento extensivo a los fenómenos de Nieva que nos acompañaron y guiaron en nuestro recorrido.

TOÑO Pleitos dijo...

Por ultimo, aunque no menos importante; el vídeo de Diego: IMPRESIONANTE, rozando la excelencia. Bravo!!!

israel ogrobis dijo...

Un día magnífico, vaya ruta buena y que gran convite.
Las crónicas muy buenas un poco extraño el sistema este de "pelea de gallos" tipo raperos pero muy bien resuelto el despiste de hacer dos crónicas para la misma ruta, qué cabezas!
Muchas gracias a Roberto, Jorge y sobre todo a Anabel y Visi.
Difícil lo tendréis no ya para superar tan redonda jornada si no para llegar a igualarla.