10 julio, 2018

Alameda por Camino Nuevo- Bosquecillo (16 Ciclistas)



FUENTE DE LA ALAMEDA 01/07/20018

1 de julio de 2018
Distancia: 50 km
Desnivel acumulado. 1033mt
IBPindex: 87

 Crónica por David “Reventón”.


Suena el despertador, hoy me cuesta levantarme más que cualquier otro domingo, el principal motivo es que ha sido decretado el  horario de verano para las salidas domingueras, hemos quedado a las 7,30 en la gasolinera de las Gaunas.

Una vez debidamente uniformado, me acerco con mi bicicleta al punto de reunión a la hora acordada, por el camino me encuentro con Jony y me comenta que tiene el miedo metido en el cuerpo porque cree que  hoy le toca la crónica. ¡Pero nada más lejos de la realidad! En cuanto pongo pie a tierra, me mira Vitin y me dice: - te ha tocado ser el cronista del día, nos han informado que nos vas a privar de tu presencia durante este verano y de esta no te escapas. Ya se sabe que en Montemediano, hay mucho chivato suelto.

Este día conseguimos reunirnos: Dieguito, Javi, Dalmau, Toño, Félix, Luis, Israel, Igor, Saúl, Edu, Richi, Fernando, Jony, Vitin, Mikael y David.

Salimos por el camino viejo de Alberite dirección Lardero, durante el camino vamos todos hablando de diversos temas, fútbol, bicis, el tiempo y otros temas para ir rodando sin apenas enterarnos del paso de los kilómetros. Llegamos a la Cuesta de la Vacas y empezamos a tensar los músculos y calentar las piernas, el terreno está húmedo, esta noche ha caído una tormenta y ha dejado el firme en buenas condiciones para la práctica de la bicicleta de montaña.

 Una vez agrupados en el final de la cuesta, seguimos dirección Sorzano, empezamos a subir el ritmo, Igor y Toño van delante de mi hablando que si tú que si yo, en esto Toño deja de dar pedales en seco y hacemos el afilador teniendo que soltar uno de mis pies del pedal hasta conseguir evitar tomar tierra, primer susto del día. Ya se sabe que si vas detrás de Toño no puedes bajar la guardia, aunque es un portento también tiene sus carencias, Jajaja.

Tomamos el cruce que nos lleva a la carretera que va de Sorzano a Sojuela para reagruparnos y empezar a subir el Camino Nuevo el cual debido a su dureza por el gran desnivel, el calor  y la humedad, consigue que el grupo se estire pareciendo una serpiente multicolor, sigo la rueda de Dalmau oyendo sus resoplidos y maldiciendo la maravillosa subida con ese acento tan peculiar que le caracteriza. Le voy dando ánimos y diciendo que ya queda poco, pero la cuesta se hace interminable hasta que por fin vemos al fondo a los primeros que han llegado a la portillera, que debe ser donde está situado el punto de reunión. Una vez allí cogemos aire, reponemos líquidos y nos alimentamos, sacamos unas cuantas fotos y esperamos a que lleguen los últimos del pelotón. Llegan noticias de que Vitin nos ha abandonado porque el dolor de espalda no le dejaba continuar, enseguida las malas lenguas empiezan a decir que si no hay compromiso, que si se ha ido a preparar el almuerzo…  Aquí ya se sabe cómo te vean mal herido, enseguida te rematan con estos comentarios tan jocosos.



 Giramos a la derecha por el camino que nos lleva a subir la cuesta de la muerte dirección a la fuente de la Alameda, volvemos a parar para sacar unas cuentas fotos con unos cuantos cánticos y a esperar a varios de nuestros bikers que han tenido algún problema mecánico. Próxima parada en la captación de agua de Sorzano, pero antes de llegar en unos de los últimos repechos el gran Igor cae como si de un peso pesado se tratara, después de haber recibido un gancho de izquierdas en la parte baja de la mandíbula. El sonido al caer hace temer lo peor, pero él como  gran vasco que es, se levanta de un salto tocándose la muñeca derecha, diciendo que le duele bastante, y decide  continuar para comprobar si está todo en su sitio.


En la captación de agua nos encontramos con Vitin que viene a nuestro encuentro y por fin realizamos la foto de grupo acompañados con unos nuevos cánticos, realizados por los grandes tenores de la agrupación musical ” Los OR”.

Comenzamos a descender, lo cual es de agradecer porque llevamos un buen desnivel acumulado para la poca cantidad de kilómetros realizados. Nos dirigimos hacia la senda que nos lleva de nuevo al Camino de la Plana, la senda tiene zonas de bastante barro que nos recuerdan a las películas de Rambo cuando se adentraba en pleno Vietnam.

En el Camino de la Plana la velocidad y adelantamientos empiezan a aumentar, las grandes piedras del camino nos hacen apretar los dientes y aparecen los primeros reventones, Félix y Vitin acaban de reventar las ruedas traseras. Reparamos las averías y comprobamos la temperatura ambiente en el termómetro dorado, tipo Rolex que tiene Vitin en el manillar, tecnología punta en el mundo del ciclismo.

Terminamos de descender teniendo que recalcular la ruta para no ir por la senda de los Cohetes, porque el tiempo apremia.” Esto con Pepón no hubiese ocurrido”, comentan varios gregarios del pelotón.
Salimos a la urbanización de Sojuela para llegar al pueblo por la senda de Los Arrieros, dirección Entrena y terminar en la Grajera. Una vez aquí nos despedimos los bikers que tenemos que pasar el aspirador y los demás van a almorzar invitados por el compañero Fran, seguro que dieron con todo lo que había para comer y beber, de eso no tengo la menor duda.

Como siempre un gran día de ciclismo en buena compañía.



2 comentarios:

vitinbtt dijo...

Muy buena cróncia David, sabías que de esta no te escapabas, mas vale pájaro en mano que ciento volando.
Ruta muy sorpresiva: estuvieron en la salida, Dalamau y Edu "jabalí" a los que no vemos en el grupo desde hace ni me acuerdo; luego Mikael se apuntó al almuerzo, acto totalmente inusual, aunque todo tiene su explicación, estaba la suegra y le dieron permiso; Richi no se dio la vuelta a la mitad, cosa rara en él; Jony no nos metio en ninguna embolada, algo habitual cada vez que sale; Igor se nos cayó, eso es lo nunca visto; Fer, por una vez, se apunto para "hacer grupo", Fran nos invitó a almorzar que ya era hora, Dieguito no batio ningún COM en bajada, a ver si mejoramos; David ha hecho la crónica, que cuando lo volveremos a ver; Vitín (que soy yo), casi me doy la vuelta, aunque no voy a poner ninguna disculpa, ando menos que la Paula. Por otra parte todos los demás hicieron lo que acostumbran, Felix pinchar y dar mucha guerra, Toño de las suyas, por poco tira a David, Luis castigado sin almorzar, Javi jurando en hebreo como casi siempre e Israel "destilando" los vermuts que se le alargaron hasta la tarde.
Por otra parte el almuerzo de Fran fue espectacular, este tio es un fenómeno. Gracias por todo amigo.

TOÑO Pleitos dijo...

Buena ruta, corta pero intensa. Era solo una disculpa para disfrutar después con más ganas del soberbio almuerzo con el nos obsequió nuestro amigo Fran, el cual no pudo acompañarnos con su nueva montura eléctrica por haberse lastimado las costillitas en la piscina con las nenas. Para que luego digan que la BTT es un deporte de riesgo... la familia sí que tiene peligro.
David, la única foema de dejar de pedalear es "en seco" como dices en tu crónica, sino es que todavía sigues pedaleando. Lo que tienes que hacer cuando madrugas para quitarte las telarañas del cerebro es mojarte la cabeza con agua fría. No falla. Ya sé como buen funcionario no estás puesto en esto del madrugar. Disfruta del Pirineo, matrako!!!