alltricks

14 junio, 2017

Dia de La Rioja segun el Mudo (8 ciclistas)

9 de junio de 2017
Distancia: 57km
Desnivel acumulado: 1267mt
IBPindex: 103

Crónica por Jorge Nieva

Miembros:  Diego Monasterio, Fernando El Muro, Sergio ( El pinchazo), Jony ( El pinchazo), Javi Costero, Igor San Juan, Luís Martínez y Jorge Martínez.
Tras una dura temporada de exámenes, agobios y muchas tardes hincando los codos. Me levanté a las 7am para estrenar mi nueva equipación  de O.R BTT.
Hoy día de La Rioja, y antes de empacharnos de peces y vino nos citamos en Las Gaunas el grupo de los O.R.
Entre nubes y claros, salimos 8 ciclistas en busca de una buena mañana. Enganchamos nuestras calas en los pedales y nos dirigimos dirección Sorzano.  Al poco de comenzar, nos cruzamos con Sergio, un chaval de 15 años muy prometedor que era amigo de Javi y Jony. Pasamos Lardero y afrontamos la subida de La Cuesta de las Vacas, intenté seguir el ritmo de los más adelantados pero fue en vano, el instituto me había dejado sin fuerzas e incluso me notaba más "torpe" en mi bicicleta.
El tiempo nos engañó, a medida que rodábamos dirección Sorzano nos adentramos en una niebla espesa y fría, que nos acompañará hasta casi el fin de la ruta, además Diegito me enchufó la crónica que acepté a regaña dientes, (cuestión que tarde o temprano sabía que me iba a caer). Ya en el pueblo nos dejaron Sergio, Diego e Igor,  estos dos últimos, a causa de la Euskobike una dura carrera que iban a realizar al día siguiente.
Cada uno a su "tran tran" entre conversaciones de bicis, forma física y otras, Jony me aconsejaba sobre su entrenamiento y el uso del "Cross Fit" por el cual últimamente se sentía muy a gusto. Tras dejar a nuestros compañeros, subimos a la Ermita de Sorzano para más tarde continuar en la Senda de los Cohetes. El sol se había escondido entre las nubes y la niebla había invadido nuestros andares, la humedad se colaba en nuestra ropa y el barro nos hará sufrir cada cuesta, no por los resbalones, sino por la pereza que nos daba lavar las burras luego…
Pasamos de refilón la Balsa La Caparra. Seguimos adelante esquivando charcos y zonas resbaladizas que hundían nuestras ruedas delanteras y nos hacían pasar algún que otro apuro, para sacar la bici de aquel barrizal, cuando Fernando en uno de estos charcos aterrizó junto a un matorral a causa de una "mala pasada" que le jugó su bicicleta. Todo se quedó en un susto y desembocamos en el Camino Nuevo, esa subida de apenas 15 minutos que a mí se me hizo eterna, la subí como pude mientras escuchaba de fondo el parloteo de Javi y Jony, claro que yo, estaba más centrado en mi respiración.
Al coronar todo estaba sumido en la niebla, abrimos algunas barritas y frutas, echamos un buen trago de agua, e inmortalizamos el momento con una foto. Fernando y Luis previsores del frío sacaron sus chalecos, los demás ajo y agua, para continuar hacia Daroca dirección Medias Neveras. Al pasar un tramo rompe piernas de subidas y bajadas protagonizadas por el barro y la humedad, decidimos no desviarnos por las Neveras y seguir bajando por la pista. Una suave llovizna chapoteaba mi casco, antes de llegar a Daroca, me vi obligado a quitarme las gafas para bajar más a gusto, estas estaban empañadas y no veía más allá de mis narices.
Llegamos al pueblo y Jony empezó a hacer "caballitos" los demás alucinados por su manejo y control de su bicicleta nos quedamos boquiabiertos… Cogimos la senda de la Dehesa de Hornos a la orden del capitán Fernando ( que no se le escapaba ninguna). El trazado estaba espectacular a pesar del tiempo, disfrutamos ratonando entre las curvas, colándonos entre los huecos que las piedras nos permitían, esquivando ramas y espinos, bajando piñones y buscando la mejor trazada.
Una vez llegamos arriba Fernando nos propuso aumentar el kilometraje,  por una paralela a la zona del "ocho".
Continuamos por una zona pistera, bajamos la cuesta del Culebrón y paramos a recoger agua en Navarrete. Una vez llenos los botes,  pedaleamos hacia el Camino de los Judíos, al llegar nos adentramos en un par de sendas rodeadas de viñas, y volviendo de nuevo a la pista que circunvala la AP-68, superando "la cárcel" llegamos a Logroño.

En definitiva,  me gustaría destacar el buen ambiente que había en una ruta variada y versátil. Además ha sido un gusto poder reencontrarme de nuevo con todos vosotros.

6 comentarios:

vitinbtt dijo...

Muy buena crónica de estreno Jorge, se nota que se te dan bien las dos cosas, la bici y la pluma (sin doble intención jejeje).
Parece ser que lo pasastéis bien pero me ha dicho un pajarito que el no bajar por las medias neveras no fue tal y como lo cuentas ya que las malas lenguas dicen que "El Mudo" no estaba por la labor ya que le van mas las pistas de la zona de Laguardiay en su defecto el 8 de la dehesa de Hornos.

Pablo García dijo...

Buena crónica buitre! Esto de la bici no es más que meter horas, poco a poco y con constancia para lograr retos. Por ahora yo me conformaré con disfrutar mientras no me metas en cada subida.
A gozar!

TOÑO Pleitos dijo...

Buen estreno, Jorge! No me extraña que Roberto te quiera/odie tanto... andas en bici mejor que él y encima le das lecciones de narrativa!!! Lo estás enterrando en vida. Pobre papá.
Extraña salida, un domingo y comandando El Mudo, lo nunca visto!!! Extraordinaria hubiera sido si no hubiéseis acabado en el "8" (el particular Triángulo de las Bermudas de Frenando). Eso sí que hubiera sido un fenómeno paranormal...

Roberto Martinez dijo...

Muy bien hijo!!una crónica amena y detallada de la ruta, a la que no pude acompañar al grupo porque estoy recogiendo ramitas de pino para construirme el ataúd.Sè que seria mas fácil y rápido comprarlo, pero he decidido que mi penitencia en este maravilloso deporte sea larga,dura y muuuuy lenta, mientras tanto seguirè con la condenada tarea de ver como me ganas en todas las facetas(es el destino que tenemos los padres).
Eso si...no pienso dejarme ganar un metro de terreno y venderé la piel carita,carita.....
Seguiré el ejemplo del "portento" ¡¡siempre en vanguardia!!

Luis Martínez dijo...

Muy bien Jorge, después de todos los apuntes que tomaste durante la ruta has conseguido bordar la crónica. Ahora que ya estás de vacaciones a entrenar con las zapatillas nuevas que te regaló el aita. Que ni se os pase por la cabeza pensar que Fernando nos perdió. Nos llevó de cine y nadie le boicoteó la ruta

Fer Alcalá dijo...

Buena crónica inaugural y otra vez disculpas por comentarlas tan tarde. Las vueltas que da la vida. Hace cuatro días erais unos niños y tu padre y yo os teniamos que llevar de la mano a tí y a mi hijo a jugar al futbol y ahora ya estáis hechos unos chavales -para hombres os quedan unas cuantas rutas todavía- a los que hay que seguir llevando de la mano a todos los sitios.
Espero que lo de la bici te enganche y deis continuidad y algo de más pelo (juro que no lo digo por tu padre) a este grupo.

Hasta la próxima.