23 septiembre, 2016

Petaca y cortafuegos 7 ciclistas)



18 de septiembre de 2016
Distancia: 52km
Desnivel acumulado: 1100mt
IBPindex: 82
Crónica por Luis I 


 7 ciclistas: Javi, Pepón, Israel, Ricardo, Toño, Diego  y Luis (el que suscribe)


Vamos a subir la petaca y bajar por el cortafuegos, nos anuncia Pepón mientras damos tiempo a ver si llega algún rezagado, no la hacemos desde 2014. No es cierto le decimos. La Petaca la hicimos el día que Fonso decidió aterrizar en el suelo con su clavícula. Se pone a la defensiva y nos enseña las uñas: no estaba programada…Seguramente fue porque la cúpula nos abandonó a nuestra suerte y decidimos sobre la marcha qué ruta hacer. Fonso nos confirmará que esa mañana jugaba el Barça. O algún evento del pelo habría. Dejemos el tema de la falta de compromiso de alguno de los componentes del grupo, que no me quiero enfadar, je, je.

Salimos casi de noche y con frio. No llueve, pero se siente en el cuerpo la leve humedad que desprenden las nubes. A estas horas de la mañana no se puede hablar de “fina lluvia vivificante” sino de lo bien que estaría aún en la cama. Pero me había propuesto ir y no podía fallar. Ya llevaba varias semanas de parón biológico y, como diría mi amigo Marcelo “uno se viste por los pies”.

Se echa de menos a muchos habituales de los domingos. Les daremos tregua hasta que pasen las fiestas y se normalicen las salidas, tanto de gente como de horario. Luego caña!!!

Estamos pocos y hace frio, combinación perfecta para empezar a apretar por el falso llano que nos llevará hasta Alberite. Alguno se queja, casualmente es Ricardo, que luego protagonizará la jornada por el duro ritmo al que ha sometido al grupo. La bici nueva, el duro entrenamiento del verano, los garbanzos con todos los “sacramentos” con los que se alimenta y que sale “hechito” de casa, le han aupado de nuevo al pelotón de élite de los OR. Qué envidia (sana), sobre todo por la legumbre, que dice bordarla.

Subiendo a La Unión un componente del grupo se nos queda rezagado. La combinación vermú torero hasta las once de la noche y bici no encaja bien. Es como el agua y el aceite, juntos, pero no revueltos. Luego en un aparte me revelará que estaba guardando para la petaca, que se le atragantó un poco en el primer tramo, pero sube como un cohete el segundo, y sin pisar tierra.

Tengo la suerte de hacer parte de la petaca hombro con hombro con Pepón, luego se me escapará. Eres un poeta. Realmente no es del todo cierto, no voy a su lado sino detrás, chupando rueda y contando los remiendos que lleva en el culote. Más zurcidos que la espalda de Vitorino. Le digo que hable él que, aunque no responda, lo escucho. Aquí viene lo de poeta. Gran amante de la naturaleza, me hace partícipe del inmenso placer que le producen las vistas que tenemos durante la subida. Son estos momentos de sufrimiento y deleite los que te hacen, al menos a mí, amar tanto este deporte. Cuando llego a casa y me preguntan cómo lo he pasado, me sorprendo diciendo siempre lo mismo: Fenomenal.

 Después de coronar La Petaca, reagruparnos, comer algo y hacer la foto de grupo, seguimos subiendo un poco más para coger el camino que nos llevará al helipuerto. Había una pequeña subida un pelín complicada con la piedra mojada como estaba. Pensando que Javi no nos podía fallar subimos todos detrás de él y, uno tras otro vamos echando pie a tierra tras el enorme atasco que ha protagonizado “Margie”. Isra tiene su momento cósmico ya que llega con la melé desecha y consigue solventar el escollo sin despeinarse (aunque esto último no tiene mérito en él).

Bajada muy complicada por el cortafuegos que sale a la derecha de la subida a Peña Aldera. Nadie consigue bajarla entera. Yo ni lo intento. Diego casi lo logra, aunque su arrojo le haya supuesto besar suelo. Haciendo alarde de facultades baja lo más difícil montado. Yo iba a pie y con dificultades, sin comprender cómo algún mortal puede superar eso.

En la bajada del camino a Nalda nos cruzamos, oh sorpresa!, a Carlos con su nueva bici. Decide acompañarnos el resto de la ruta, incluso se apunta al almuerzo. También coincidimos en Nalda con Josean, que nos acompañará un rato hasta que se desvía hacia su casa. En el mismo centro del pueblo Diego protagoniza su segunda caída del día, pero ésta que os la cuente él. Suerte que tienes 20 años. Si me pego yo dos de ésas me tienen que sacar con pala.

La mañana no da para mucho más. Como siempre Toño encabezando la manada, con ese “portentoso” cuerpo que Dios le ha dado. Alarde de virtudes tanto en la subida como llaneando con Diego a 45 km./h. en la bajada hasta Logroño.

Mi más cordial enhorabuena a Miguel Ángel que hoy nos ha mandado su foto OR en la plaza del Obradoiro. Tiene que producir un inmenso placer entrar en la plaza tras las duras jornadas de bici con viento y lluvia.

MAS FOTOS

5 comentarios:

TOÑO Pleitos dijo...

Luis, estupenda crónica pero tienes que acudir rápido a un neurólogo; la vez anterior que hicimos la petaca (12/06/2916) efectivamente fue la de la caída de Fonso, pero lo preocupante es que no te acordaras de que fuiste tú y solo tú el cronista de ese infausto día.
Te transcribo literalmente un párrafo de tu crónica: "Algo se barruntaba el sábado cuando no se soltaba prenda desde el califato. Con un sol de justicia nos juntamos trece intrépidos ciclistas dispuestos a afrontar una agradable mañana dominguera. oh sorpresa, ni el boss ni su lugarteniente acuden a la cita"
Aclarado esto, gran mañana de ciclismo un poco fría y oscura, pero con un grán final en forma de almuerzo.
Eché de menos (sin que sirva de preferente) al Torpedo de Islamabad que no nos pudo acompañar por la enfermedad de su madre y a la que deseamos de todo corazón una pronta y feliz recuperación.

vitinbtt dijo...

Pues, la verdad que se te da tan bien las crónicas como la plancha y el plumero donde ya eres licenciado, me ha gustado tu verborrea clara y con chispa.
Y yo que pensaba que el organizador del atasco había sido la "patinetaPORTENTOsa", pero bueno, así tuvo disculpa para bajarse sin que "naide" le echase la culpa.
Este año parece que no está siendo el mio y si no es por una cosa es por otra no puedo salir tan asiduamente como quisiera; se agradecen los ánimos de todos mis amigos.

Jose Eugenio Montalvo Santana dijo...

Bien por la crónica sin más. No era necesario recalcar que subisteis la petaca un grupo de OR un día que seguramente os negasteis a realizar la ruta designada para ese domingo. La ruta en si no tenía ningún parecido con la realizada este domingo. Tampoco es necesario para tener gracia apoyarte en las onomatopeyas como te apoyas en el plumero al que hace referencia Vitín.
Seguramente si no acudimos ese día no te quepa la menor duda que fue por una causa mayor.
Otro gran domingo "reinaza del compromiso", y van......

israel ogrobis dijo...

Buena y divertida crónica Luis, bonita mañana pasamos aunque sufrí como un perro para llegar a la Unión después ya todo fue pedalear y jadear.

Fer Alcalá dijo...

Me ha gustado tu crónica Luisito, mi apoyo mas absoluto. Apenas te metes con nadie y a tí te dan por todas partes: "Reinaza del compromiso" "licenciado en plancha y plumero"....No sé como te quedan ganas de salir a andar en bicicleta con esta banda de sinverguenzas. ¡Animo Luis!