alltricks

20 julio, 2016

Sendas de Clavijo - cresta Ribafrecha - Parkinson



17 de julio de 2016
Distancia: 44km
Desnivel acumulado: 889mt
IBPindex: 54


Crónica por Pepón
DIAS DE MUCHO, VISPERAS DE NADA.
Por efecto de la rotación ya me veo obligado a hacer otra vez la crónica. Que corto se me hace el tiempo transcurrido de la anterior vez que me toco redactar la ruta hasta esta nueva descripción de lo que sucedió este reciente domingo, y es que el tiempo se parece a Toño Pleitos… “ no solo corre, sino que incluso vuela”, aunque  conste para que no haya malentendidos que esta vez no” levanto el vuelo.”¡Como ha mejorado!
Quedamos a las 7’30 en las Gaunas en este horario de verano (a medias) que hemos cogido por rutina este año y que al menos sirve para que no se oigan protestas en el sector más radical entre los inconformistas de la cuadrilla. No nos juntamos un número muy alto de beteteros, solo ocho, y es que este fin de semana los compromisos biciclo-gastronómicos me da que han causado estragos en el seno de la cuadrilla, pongo por caso algunos supuestos ejemplos:
Fernando Alcalá, (de los alcalinos térreos de toda la vida), tuvo el viernes ruta , merienda y cena  además del sábado almuerzo, todo ello con los amigotes, por lo que estaba más claro que “el caldo de un asilo” que semejante libertinaje le iba a suponer unas más que sabidas consecuencias en forma de cariñosa atención familiar.  Es deber y obligación…se paso el colega.
Luis I “el castigado” tuvo ruta y merienda el viernes, resultando  para el domingo lo que ya os podéis imaginar. Pusilánime que es el mocetón.
Israel “Ogrobis”, tuvo ruta y merienda el viernes además de almuerzo el sábado, (este elemento hace todo largo) luego debía de poner las pinzas para arrancar el coche y subirse a Ezcaray con la familia y cuál fue nuestra sorpresa que a la hora del almuerzo dominguero nos aparece con aspecto resacoso recién levantado de la cama y sin haber cumplido su misión ni con la familia ni con la salida dominguera…penoso.
Qué decir de Calderas, seguramente después de la ruta y merienda del viernes amén  del almuerzo del sábado la familia le exigió un poco de “fibra de pájaro” y el domingo se encontraba igual que “la chata Bernabé”, como para ir de rutita…lamentable.
Bueno amigos os podéis imaginar el escarnio que supuso este fin de semana biciclo-gastronómico, con esos ejemplos creo que es sobradamente suficiente para hacernos a la idea, no será necesario poner de momento ninguno más, luego la redacción de  la mañana nos descubrirá algún detalle al caso. Nos hizo más daño que 5000 metros de desnivel acumulado.
Bueno al grano, nos juntamos Diego, Toño, Miguel “el cuñao”, Fernando Milka, el gran Pablo, David, Javi Bartolo y un servidor.
La ruta en si hoy no era larga aunque era un recorrido que si que tenía su chispa, sobre todo en los descensos pues había que estar con todos los sentidos puestos ya que eran un poco dificultosos.
Salimos por el camino viejo de Alberite a un ritmo majo pero ni mucho menos agotador, la mañana invitaba a disfrutar de su frescor y a comentar variadas anécdotas sucedidas días anteriores por lo que el ritmo era llevadero, algunos sprints puntuables entre Diego y Pablo nos sacaban de la monotonía.
Subimos dirección al cruce de  “Cuatro Caminos” por el camino agradecido y algo se echaba en falta en esta ocasión. Era esa circunstancia que nos hace volver la cabeza y  decir.
-Esperar que falta fulano.
-Bueno, ya bajo yo a buscarlo.
- ¡Falta Fran!
-No, que está haciendo “Los Tojos”
Y los demás nos relajamos esperando a que suba el último componente del  grupo para a continuación recobrar la marcha después de la llamada por algunos “parada del hijo p...”. Hoy no era el caso y el grupo era bastante homogéneo y apenas tuvimos ese tipo de  interrupciones salvo el cambio de “yatedigo” que dio un poco de guerra,  solucionado el tema por…quien va a ser ¡pues ese que habéis pensado!
 Subida hacia el cordal para coger rumbo a la “Senda de François”. No se encontraba muy bien que digamos el terreno pues estaba muy seco y duro con lo que la senda si cabe se hizo un poco más dificultosa, aún así se hizo sin contratiempos y al poco ya estábamos en la fuente de Clavijo para llenar los bidones.
Tenía pensado para matizar la ruta el hacer lo que en su día bautizó Dalmau con el nombre de “Bike Park” y así lo hicimos. Subimos al depósito del agua y desde su parte más alta nos lanzamos por sus empinadas trialeras bajando cada uno como buenamente pudimos. A continuación nos dirigimos a  la segunda atracción del parque y nos lanzamos por un cuestón ancho pero muy inclinado que hizo que algún miembro de la cuadrilla rehusara ya que la cuesta se las trae, al menos tiene alternativa de trayectoria  incluso desde su mitad. Solo nos quedaba la tercera y última atracción, 100 metros de subida que termina de machacarte las piernas para bien que llegas arriba. Para algunos el “Bike Park” resulto un novedoso lugar para desarrollar sus habilidades otros días pues no lo tenían en su agenda.
Agüita y por “la Manuelita” nos encaminamos a hacer “las Crestas de Ribafrecha”. Otro lugar bastante bonito y a la vez con unas zonas que se las traen. Las bajadas, sobre todo una, tienen su puntito y a más de uno le obligan a descabalgar que es lo mejor que podemos hacer en estos casos de dudas  pues, no tenemos ya el cuerpo como para rasparlo y romperlo y sino que se lo pregunten a algunos miembros del grupo que estos momentos se encuentran lastimados. Intentarlo si, pero sin locuras. A Fernando Milka se le vio contento pues dio la sensación de que bajando las sendas había mejorado bastante y no se lo pensaba  a la hora de lanzarse por ellas y además haciéndolo con éxito.
Salimos de esta sinuosa zona y tomamos el “desvío del Pavo” que nos evita esa trialera en desuso que nos llenaba de pinchos y heridas antes de llegar al camino que sube a La Unión. Un buen acierto lo de esta alternativa.
Al comenzar la subida hacia La Unión tuvimos otro daño colateral a consecuencia del ya citado fin de semana. Al bueno de David se le acrecentaron los problemas estomacales y ya estaba sufriendo de más en la ruta. El pobre hombre no veía la hora de llegar arriba y lanzarse en dirección hacia Logroño para llegar a casa cuanto antes.
En La Unión tomamos la decisión de que bajara con Bartolo y Pablo, pues esta pareja no iban a hacer “el Parkinson”, y lo acompañaran hasta la Ermita de la Antigua donde íbamos a hacer el reagrupamiento, luego se encaminaría él solo hasta casa. El resto cruzamos de La Unión a “la Raposa” y empezamos la senda sin prisa pero sin pausa. Esta senda tiene su miga y la estrechez y el precipicio te hace soltar tanta adrenalina que para cuando llegas al final ya no te queda ni pizca de ella para segregar. Alguna ligera caída como la que sufrió Miguel, hizo que la bici se escapara por el barranco en la parte final pero  sin consecuencias llegando todos en la ermita sanos y salvos. Reconocer que todos los terrenos están excesivamente secos y sueltos lo que hace más complicado si cabe la conducción por estas zonas estrechas y  cuesta abajo.
He de hacer la reseña de que el cabronazo de Diego ha tomado la costumbre en las bajadas peligrosas de ponerse a grabarnos por detrás dejándonos que bajemos los primeros. Cuando lo hacemos bien queda precioso y nos gusta vernos en la película pero cuando nos demos el ostión nos ha de colgar en yotube y vamos a tener más visitas que el coreano aquel que cantaba lo de “up an gangna style” o como se diga. Hace bien seguro que triunfa con algún video, yo haría lo mismo.
Hecha esta reseña no queda en lo relativo a la ruta decir nada más que lo difícil ya estaba hecho, solo nos quedaba desde Alberite poner rumbo al bar de Gerardo para meternos unos buenos huevos con jamón y una cazuelita de patitas de cordero, (como habíamos comido y bebido poco desde el viernes) y hacia allí que fuimos, bueno algunos, pues entre las obligaciones dominicales y el malestar físico en este caso de Diego (otro daño colateral) nos juntamos cinco comensales. Decir que nos acompañó, de lo cual nos alegramos mucho, el gran Pablo que va cogiendo las buenas costumbres poco a poco y como no, el que no podía faltar a estos eventos, “el Torpedo de Islamabad” que no se pierde ni una degustación y ya con la escayola fuera vuelve a dar gusto verlo untar.
Bueno amigos otro gran domingo y otra gran ruta y van…
Decir también por si se ha olvidado que tenemos el tercer mejor archivo de rutas de España, ¡que esperáis para empezar a disfrutarlo los domingos! Animo valientes.
Nota: se extienden justificantes de disculpitas, coartadas y excusas.
Gratis.
Bueno y como diría el gran Manolo Preciado:
-Hasta mañana…canallas.   

FOTOS

5 comentarios:

TOÑO Pleitos dijo...

Muy buena crónica Pepón, sobre todo la enumeración de bajas y la consiguiente descripción de los motivos y causas, así como de las "disculpitas y coartadas."
Ruta senderista y técnica, de las que le gustan a Dieguito y que otros, como yo, las toreamos como los grandes diestros cuando no les gusta el morlaco que les ha tocado, con una faena de aliño. Contentos de no salir empitonados.
El grupo sigue su trayectoria ascendente y ya podemos completar las rutas sin hacer paradas de reagrupamiento. No como antes de la lesión con la rémora de Islamabad (perdón, el Torpedo, queria decir).
En cuanto a las ausenncias es de destacar la del Murrio que no pudo venir porque estaba haciendo un 69 en Rincón con Santi (que solo hizo el 9) De todos es conocida la sagacidad del Educador; le da igual comer boca arriba que boca abajo.
En resumen, buena mañana y mejor almuerzo.

vitinbtt dijo...

Una gran crónica (por lo larga y la buena redacción), se nota que el que pone interes le salen las cosas.
El Portento de Palacaguina no es igual, pone mucho interes pero, como los malos novilleros que ven salir a la vaquilla y se esconden en el burladero para que otros le vayan haciendo la faena, cuando ve una sendita: o hace honor a su apodo "cuando no anda en bici, camina" o coge los atajitos para no "arriesgar" (al menos eso dicen las malas lenguas, yo no lo puedo corroborar ya que no lo veo, o por que no estoy a su "altura" o porque mis disculpitas me impiden salir.
Otro domingo de disfrutar y van......

Pablo García dijo...

Buena crónica Pepe!! Otro gran domingo disfrutando de la mejor compañía Bttera y de un almuerzo excepcional. La ruta no me favorecía desde un principio, aún así, no me puedo quejar de nada. Una pena no poder disfrutar de días así hasta dentro de un tiempo, no es por dar envidia pero toca disfrutar de los parajes de la Demanda jejeje.

Un saludo
Pablo

Anónimo dijo...

Como se nota el conocimiento del terreno y el interes. Una pena perdermelas, pero es lo que toca.
Salud,
Barrancas.

Fer Alcalá dijo...

Pepe, ya habia leido la crónica pero no pude hacer el comentario pertinente. Estupendo relato y muy bien redactado, se nota que estudiaste conmigo en los Maristas. Nada que alegar a los comentarios sobre las ausencias, incluida la mia.
Diego, el video espectacular.