30 junio, 2016

Por las Viniegras (19 ciclistas)



26 de Julio de 2016
Distancia: 36km
Desnivel acumulado: 1064mt
IBPindex: 85


Cronica por Santi E-lonso



            Después de varias semanas con esta excursión programada al fin llega el día en el que vamos a hacer la ruta más técnica y complicada de hace años, a la par que bonita.
            Después de subir a Viniegra de Abajo, descargar las bicicletas de los coches, saludos y fotos de rigor, nos desplazamos por carretera a Viniegra de Arriba. Son 10 kilómetros de asfalto que nos ayudan a despertarnos y calentar las piernas. Cogemos agua en la fuente y nos adentramos en el curso del Arroyo Ormazal. Un sendero estrecho, con lascas que nos obligaban a descabalgar continuamente y que cruzaba el arroyo en varias ocasiones. Unas veces montados y otras con la bici de la mano. Al final todos con las zapatillas caladas. En una de éstas Jesús rompe un radio y tiene que volver andando. Son ruedas tan buenas que …
            Tras varios kilómetros con un 50 % de ciclabilidad, llegamos a unas praderas justo en el límite de la niebla. Alguno dijo que mejor porque así no veíamos lo que nos quedaba. Yo personalmente como iba sobrado de batería hubiera preferido ver los picos que se intuían encima nuestro. De buenas a primeras, Lolo dice que cada uno suba como pueda haciendo zigzag y maricón el último metidos en la niebla por una pradera de una pendiente bestial. No sé cómo pero todos llegamos a la cima donde encontramos un camino que apareció de la niebla. 50 metros y otra vez al monte ya cuesta abajo por una pradera muy húmeda y peligrosa por lo resbaladiza y por los agujeros invisibles que hacían que la rueda delantera se clavara y casi todos los bikers salieran despedidos por encima de sus monturas como si de pilotos de Moto GP se tratase.
Fue en ese momento donde Víctor se quedó el último y se cayó, fracturándose un hueso de la mano. La verdad es que entre no perder la bici delantera en la niebla y el papelón que teníamos cada uno por mantenernos en pie, no podíamos estar atentos de los demás en una bajada épica.
Nos pusimos de nuevo en marcha para vadear un arroyo y bajar por el río Urbión cuando alguien dice. ¡¡ FALTA VICTOR, PARAR, VA VICTOR POR ADELANTE?? !!. Todos queríamos irnos de la niebla pero se hace un silencio porque faltaba uno de los dos jefes de OR, ni más ni menos. El mundo se detiene. Unos dejan las bicis y suben la montaña andando, chillando, otros subimos por la pradera de enfrente en bici. Todos gritando a… la niebla porque no veíamos nada. Tate con un silbato. Un desastre, uno se había perdido. Aparece un pastor en moto al que Lolo le ordena subir a buscar a Víctor. Casi tenemos que rescatarlo a él en medio de las lascas. Y de repente, de entre la niebla aparece una figura a lo lejos en lo alto del monte, al otro lado de por donde habíamos bajado y con la bici de la mano. Mierda, problemas. Cuando llega nos comunica que tiene rota la mano. Alguien saca un ibuprofeno que le calma y para abajo como se puede. En silencio. Era el Boss herido, qué respeto.
Mientras baja poco a poco andando, nosotros a lo nuestro, sobre la bici y las caídas se repetían. Luis, Toño, Álvaro, Javi. Todos salen por las orejas.
Ya en el cauce del río Urbión el sendero se hace más divertido, rápido y muy bonito. Cada uno a la velocidad que puede. Lolo, Pablo, Diego y Ana sin conocimiento. Luego los demás.
Llegamos a la carretera y en cuatro kilómetros a Viniegra de Abajo. Luis lleva a Víctor a urgencias para que por lo menos con una mano pudiera acudir a votar. Saúl también nos deja y los demás a la ducha, una caña y a comer un menú sencillo pero riquísimo.
Una ruta espectacular, de las que unen a un grupo fantástico. Vaya fotos bonitas.


Muchas gracias a la familia Calleja por su hospitalidad y amabilidad en nombre de todos los O.R.

FOTOS


7 comentarios:

vitinbtt dijo...

Bien Santi veo que dsifrutaste mucho y que teinas fuerzas para bajar a buscarnos (te sobraba gasolina).
He visto el vídeo y tengo que decir una cosa "MENUDA PINTA DE CICLISTA TIENE EL PORTENTO, QUE CLASE..."
Tuve mala suerte Con la caida, ademas estaba el último con la consiguiente preocupacion de todos, pero conseguí salir de allí y llegar a Logroño gracias a la ayuda de Luis l "El Castigado", que para un día que le dejan quedarse a comer se lo pierde por llevarme ¡¡GRACIAS!!.
Agradecer tambien a "los Calleja" la gran ruta que nos prepararon y toda la ilusion que pusieron en ello.

pere65 dijo...

Buena crónica y bonita ruta. Disfruté muchísimo con todos vosotros. Sois un grupo excelente.
Lástima que no pudiese quedar a comer para terminar la ruta como Dios manda...
Cómo vas Víctor? Espero que vaya todo bien.
Saludos de Pere

Luis Martínez dijo...

Buena crónica y buena ruta, pero con más trampas que una peli de chinos. Cómo son los "pro", con una mano rota y me metía bajando...la comida sin importancia, ya me había comido mi bocata de reglamento. Lo de los Calleja ya no es cuento, la prepararon de cine. Gracias.

israel ogrobis dijo...

¡¡Qué rutón!!
Buena crónica Santi, que bien te lo pasaste pájaro.
Yo desde luego me lo pasé pipa, muchas gracias a los organizadores.

TOÑO Pleitos dijo...

Buena crónica, Santi. No había catado Las Viniegras pero me han encantado, habrá que volver un día más despejado para saborearlas mejor. Gran ruta, paisajes espectaculares, pasos técnicos, vadeos, arrastre de bici, praderas traicioneras, piedras asesinas... vamos que no faltó de ná!!!
La hospitalidad de los Calleja; espectacular y la comida; fenomenal!!!
El único punto negro fué que el ínclito Marhuenda logró volver a casa, hicimos lo indecible por que quedara para pasto de los buitres pero estos, al ver la calaña de la carroña, nos lo devolvieron. Que pena!!!, en fin, otra vez será.
Otro gran vídeo de Diego y el reportaje fotográfico impresionante.
Por cierto, Víctor en el vídeo he podido comprobar, en las únicas imágenes en las que apareces, que clase tienes andando y empujando la bici. Tú si que eres un portento!!!

Miguel_Bike dijo...

Gracias por la ruta y la hospitalidad, con la que nos recibisteis, da gusto hacer rutas que se salen de la rutina, eso si para mí un poco exigente, menos mal que hubo tramos para disfrutar.

Saludos.

Fernando Alcalá dijo...

Tarde pero gracias a los estupendos anfitriones por la ruta.Muchos recuerdos nos llevamos de las Viniegras, unos más que otros ¿Verdad Victor? Santi, de penitencia por dejarte a Vitin por el monte has tenido que hacer la crónica, hay que estar más atento si quieres ganarte el puesto de custodio de la retaguardia.

Fer