alltricks

22 marzo, 2016

De Logroño al Barranco de San Martin (14 Ciclistas)


20 de marzo de 2016
Distancia: 76km
Desnivel acumulado: 1331mt
IBPindex: 104




Crónica por Santi


Esta última semana de invierno empieza con el buen sabor de boca que nos dejó  nuestra tradicional  visita a Lodosa. Allí fuimos agasajados con una ruta muy bien organizada, un relajante baño en el jacuzzi, pinchos, comida, café, batidos y la agradable compañía de nuestros amigos Unai y Enrique.

Según iba avanzando la semana nos íbamos dando cuenta que la climatología no iba a ser muy apropiada para la ruta prevista para este domingo. Daban mucha lluvia para el sábado y la ruta que tenía preparada el Boss  se podía complicar (El sábado por la tarde recibimos la noticia que la ruta seguía en pie).

Nos juntamos los habituales y algún tipo que después de una larga convalecencia está ya recuperado para afrontar una gran ruta de domingo.
Arrancamos por la avenida Lope De Vega para buscar el puente del Iregua. Cruzamos la carretera de Villamediana y cogemos la cuesta de las canteras. Ahí ya empiezan a oírse los primeros jadeos de la cuadrilla.

Continuamos por un camino sin mayores problemas hasta el repecho que nos deja en el mirador de Murillo, ahí bajamos un cuestón asfaltado que nos deja en la entrada del pueblo. Lo cruzamos y nos vamos dirección Ventas Blancas, subimos un repecho y abandonamos la carretera para coger  un camino a la derecha. El camino está en perfectas condiciones y nada nos hacía sospechar lo que nos esperaba en él.

El camino va en ligera subida, lo vamos superando sin mayores dificultades, Pero poco a poco se va poniendo más blando el terreno, las bicis no se tienen rectas y se hace muy complicado avanzar. Cuando ya pensábamos que habíamos salido del atasco, giramos a la izquierda dirección Ventas y ahí cogemos 50 metros  horribles de barro. Pasamos todos como buenamente podemos pero el camino se cobró una víctima. David rompe patilla y tornillo del cambio y tiene que abandonar la ruta .

El resto de supervivientes continuamos nuestro camino. Pasamos Ventas y continuamos por carretera  hasta un cruce a la derecha que nos lleva dirección Santa Cecilia. Subimos hasta unas antenas donde nos desviamos a la izquierda. En este punto, Ricardo, después de su inactividad decide no retrasar al grupo y regresa a casa tranquilamente. Poco a poco Ricardo, Roma no se hizo en un día.

Reagrupado el grupo cogemos un camino con subidas y bajadas muy pronunciadas que nos lleva hasta Santa Engracia. En el pueblo cogemos una senda que está perfectamente señalizada que nos deja en la carretera que va a San Martin. Con esta senda hemos acortado dos km la ruta pero el repecho que nos hemos metido entre pecho y espalda para nosotros se queda.
Continuamos por carretera unos pocos km, pero pronto la abandonamos y nos metemos por un camino que nos lleva a unas praderas, cogemos una senda llena de espinos que nos lleva hasta la parte alta de San Martin donde tenemos que atravesar una eras y bajar por unos caminos completamente destrozados.

Comemos, llenamos los bidones, foto de grupo y abandonamos el pueblo para coger el barranco San Martin.
Estos parajes son inéditos para la mayoría de la cuadrilla. Yo disfrute un montón recorriendo sus recovecos y vistas impresionantes. La senda es ciclable 100x100. Tiene algún paso complicado pero siguiendo la rueda de Vitin todo obstáculo parecen más sencillo.

Cruzamos el río como buenamente podemos y continuamos hasta nuestro próxima parada” Las minas de Jubera”. Son unas minas ya cerradas de plomo. Solo quedan el  recuerdo de lo que fue el trabajo y la dura vida de los mineros asentados allí.

Después de la visita bajamos a Jubera, y por la carretera vamos dirección Ventas. Pasamos el puente del jubera  y cogemos un camino paralelo a la carretera que nos lleva hasta el pueblo. El camino de Ventas a Murillo lo hacemos por carretera. No nos apetece meternos en el camino con la cantidad de barro que hemos cogido en el camino de ida. Toño pincha, el grupo para a reparar pero Isra y yo tiramos para ir haciendo camino. Casi en la carretera de Ribafrecha  no absorbe el grupo y todos junto vamos hasta Alberite. Poco a poco vamos acercándonos  a Logroño  no sin antes pegarnos el último calentón Álvaro y yo hasta la gasolinera de Las Gaunas.

La mañana ha salido bastante mejor de lo que pensaba, después de ver la cantidad de barro que hemos encontrado en el primer tramo de la ruta, hacía pensar que se iba a complicar mucho completarla, pero la verdad que ha estado muy bien.
Bueno, nuestra próxima parada, el viernes en Anguiano. Seguro que hay un montón de cosas que contar pero eso corresponde a otra aventura.

 Allí nos vemos.

5 comentarios:

vitinbtt dijo...

Bien Santi, has cumplido con el cometido contando exactamente lo que paso.
Aunque lo ha intentado dando el escpectáculo habitual, Toño no ha sido el protagonista, hoy se lo ha apropiado nuestro jovenzuelo Dieguito que parecia no haber "domado" la bici y se le ha encabritado unas cuantas veces (dicen que tres).
El Murrio sigue sin colocarse por delante del "PORTENTO", una pena, por mucho que entrene con la flaca le es imposible ni tan siquiera acercársele.
Una ruta mas para meterla en nuestra colección.

Luis Martínez dijo...

Buena crónica, lástima habermela perdido. Tiene una pinta extraordinaria la ruta y para mí es desconocida. Supongo que Toño arreglaría el pinchazo en un minuto, ja ja ja. Alguien me dijo que os vio pasar a toalaostia llegando a Logroño. Sería por la hora. A ver si me puedo escapar a Anguiano. Luis.

TOÑO Pleitos dijo...

Buena crónica Santi, fiel a tu personalidad; rapidito y al grano. Leyéndola, la ruta que, en vivo se me hizo larga, se me ha pasado (citando a Luis I, El Castigado) en un "Santi - amén".
En cuanto a las prestaciones del Murrio, creo que se ha equivocado de método de entrenamiento; se ha demostrado más efectivo el spinning que la carretera. Solo hay que ver como le pasó por la piedra Vitín (con V de Vaginesil) en la subida a las antenas.
El barranco de San Martín todo un descubrimiento (por lo menos para mí) y qué decir del pueblo de San Bartolomé (que bonito nombre!!) cuna del insigne Marqués de Chorrapelada.
Pd: Dieguito se puede caer las veces que quiera. Ese sí que es un PORTENTO!!!

Pepón dijo...

Bien por esa crónica Santi, concisa y bien descrito el recorrido.
Muy bueno el vídeo Diego, esa senda es genial y ha quedado muy elegante. Otro día, a ser posible, no salgas "fumao" pues te habrás dado cuenta de que es más fácil tocar el suelo con el culo con lo que ello conlleva.
La ruta fue exigente y tuvo de todo, incluso barro, pero gracias a Dios de que Vitín llevaba suelto y lo compartió con todo el que quiso.
Otro gran domingo.
Ah se me olvidaba...
-Mucho más bonito Montalvo en Cameros que San Bartolomé.

Fer dijo...

Bien descrito el recorrido Santi, pero se te ha olvidado indicar que yo también me di al final el mismo calenton que Álvaro y tú, pero yo intentando seguiros........sin conseguirlo.