alltricks

08 diciembre, 2015

Villamayor de Monjardín (16 Ciclistas)


6 de diciembre de 2015
Distancia: 97km
Desnivel acumulado: 1391
IBPindex: 89
Crónica por Jose Luis “Niño”
Ya hace mucho que no salgo con la cuadrilla de la bicicleta, y como este puente es largo decido salir el domingo, cosa que después comprobaría que aún no estoy preparado, y dicen que mañana van a salir otra vez y el martes me imagino que lo mismo, para mí ya tengo bastante bicicleta como para estar servido una semana por lo menos, si no más.
Lo dicho, me preparo para salir, después de dormir como mucho 2 horas (mal contadas y mal dormidas), y nada más llegar veo a David con el teléfono en la mano, y cuando se da cuenta que soy yo me dice “hombre niño no te digo nada” y yo le digo ya, ya se lo que me dices, la crónica adjudicada al mendas.
Después de esperar a estar todos en las Bodegas y de ver las nuevas bicis que traen algunos del grupo en concreto de la marca Specialized , salimos hacia el “pozo cubillas” para comenzar la ruta que hoy será larga, larga, larga… y a la altura del Carrefour dejamos el polígono industrial y cogemos el GR del Ebro.
Al llegar al camino por encima del canal que nos queda a la izquierda, vemos que la subida al camino está bloqueada con palets, que debe ser para que no se escape el ganado que tienen allí guardado entre el camino y el río. Una vez solventada la dificultad y dejando todo como lo encontramos cruzamos la carretera de Mendavia para continuar por el camino ahora con el canal a nuestra derecha.
Transitando por este camino tenemos el primer pinchazo de la jornada, a cargo de la rueda trasera de Pablo, que no será la última del día, puesto que David y Eduardo se apuntarán al carro más adelante y con la misma rueda de atrás. Pepón le solventa el incidente y le aconseja que si tubeliza las ruedas ya no pinchará nunca más.
Una vez atravesado el pueblo de Mendavia, al poco, cruzamos la carretera para meternos en el camino que nos llevará a Arróniz con un camino ancho y de buen firme. En esta parte es cuando comienzan los problemas de presión en la rueda trasera para David. Yo creo que ha inflado en dos o tres ocasiones la rueda, como ya no le aguantaba nada, ha decidido meterle espuma y tampoco ha funcionado, teniendo que poner en última instancia la consabida cámara. (moraleja, si no metes espuma no te manchas la maneja)//////
Nota del autor* maneja = mano
Licencia que se toma el autor para que rime maneja con moraleja.
Después de esta tontería paso a contar lo sucedió con el pinchazo de David, a la hora de hinchar dice inflador y Santi le pasa la bomba y él dice no inflador y Santi ala a inflar.
Con el incidente ya solventado y antes de reagruparnos todos, ahora le toca a Eduardo el m ismo ritual. Mete espuma y no incha nada, la espuma no ha llegado ni a llenar la cubierta por completo, bueno pues a meter cámara, se queda con algún compañero y los demás tiramos hacia delante y al poco llegamos a Arróniz. Comemos algo y nos hacemos la foto de rigor en la puerta del “club de jubilados”.
Ahora vamos a Barbarín y de allí por una cuesta rota y con piedras nos topamos con Luqín para luego poner dirección a Urbiola, que será el último pueblo antes de llegar a nuestro destino Villamayor de Monjardín. En el pueblo entablamos conversación con un vecino sobre si tiene más gancho el bar o la misa, y en ese pueblo debe ganar la Iglesia puesto que el bar lo abren después del oficio.
Ya queda lo más duro, subir al castillo. Al principio las rampas son asequibles pero a medida que nos acercamos al castillo hay un par de rampas que tienen una buena inclinación, aunque con buen firme.
Al coronar los aledaños del castillo las vistas son impresionantes, no tanto el castillo, que a mi entender, al estar construido sobre unos metros de roca a modo de cimientos, da una sensación de un peñasco natural en vez de una construcción artificial. Rodeamos el castillo por un caminito que lo circunvala y para abajo a toda pastilla, al poco giramos a la derecha y salimos a la carretera que va a Alejua para conectar con el “Camino de Santiago”.
El próximo destino Los Arcos, cogemos agua en la plaza de la Iglesia y el pueblo nos despide haciendo sonar las campañas de la Iglesia.
De Los Arcos nos dirigimos a Sansol, de momento la cosa no se pone muy complicada, pero todos sabemos que el rompepiernas nos espera de Sansol a Viana. En esta última parte ya las fuerzas escasean, sobre todo las mías, a mitad de camino bajamos una trialera muy chula, que nos alegra un poco la mañana. Sin más llegamos a Viana.
Al salir cogemos el camino que pasa por debajo de la carretera y que nos lleva a la ermita de Cueva, para bordearla hacia la derecha, llegando a la pasarela de madera para cruzar al otro lado de la carretera y bajar hacia la papelera del Ebro. En este punto aprovecho que Fernando se ha quedado a esperarme, para mandarlo para adelante para que me despida del grupo y yo desconectar un poco antes de llegar a casa.  

Al final menudo día que he elegido para empezar…

5 comentarios:

vitinbtt dijo...

Buena crónica Niño, a ver si te prodigas mas por estos lares.
Veo que no hubo incidentes destacados, parece que Toño no hizo de las suyas, igual por esos caminos tan buenos no tiene tantos problemas.
Y David parece ser que no sabe como se infla una rueda, a ver si algúno del grupo le prepara un tutorial...

Luis Martínez dijo...

Estuvo muy bien la ruta, como la crónica. Acabamos muy cansados pero disfrutamos. Al final salieron más de 100 km. Tenías que haber. venido hoy José Luis, que ha sido "suave"
Luis

TOÑO Pleitos dijo...

Buena ruta y buena crónica Niño!!! Aunque he echado de menos la narración del rosario de deserciones que fueron produciéndose a lo largo de la mañana. Unas por imposibilidad física por el largo periodo de inactividad y otras por escuchar a lo lejos el temible tañir del tambor de la legión.
También fecilitar a Pablo por culminar con éxito la ruta con solo 13 añazos.
Gracias a Dios que no vino Víctor y pudimos llegar a casa a comer. De haber salido la rémora los focos hubieran sido imprescindibles (también lo agradeció la pobre BH de Pepón, la podbre ha sufrido más en un mes que en los años que la montó su legítimo propietario).

Pepón dijo...

Joder que si, ya le podían entrar después de la bronquitis unas diarreas o unas almorranas para que cuidara la mecánica. Es broma ¿o es serio?.
Buena crónica y buena ruta, lástima que a alguno se le hiciera bola.
Lo importante es participar. Para la próxima vez tenemos que dejar un poco de tiempo para que a Pablo le de tiempo a comer el bocadillo......aunque igual no le gustaba lo que llevaba dentro y lo regreso a casa.
En definitiva una buena jornada de BTT.

Pablo García dijo...

Una ruta bastante dura pero una muy buena mañana en definitiva. Dos semanas sin coger la bici pasan factura y ese día lo pude comprobar. Cómo no, tuve que iniciar los percances con mi pinchazo, pero ya eso de pinchar está olvidado. Conclusión: una muy buena mañana disfrutando de los paisajes y de la buena compañía.