alltricks

28 abril, 2015

Camino nuevo-Alameda-Bosquecillo-Cohetes (12 ciclistas)

26 de mayo de 2015
Distancia: 50km
Desnivel acumulado: 853mt
IBPindex: 68


EL GOLPE

BY TOÑO PLEITOS

La noche del sábado estaba tenso, notaba el peso de la responsabilidad como un yunque sobre mis hombros, el final perfecto del espectáculo que habíamos ideado hace casi dos años, la guinda del pastel debía colocarla yo en la mañana siguiente. Por eso recé en mi cama con todas mis fuerzas para que la lluvia permitiera que nuestros desvelos se vieran recompensados.

Domingo, 7 de la mañana. Amanece un día gris y húmedo pero sin rastro de la temida lluvia que los pronósticos habían anunciado. En la gasolinera nos reunimos los 12 apóstoles de la BTT: Fran, Jero, Pepón, EduardoJabalí, Israel, Víctor, Bartolo, David, Jesús, Dieguito, Fernando Alcalá y unservidor.

Los que estábamos en el ajo, es decir, todos menos uno, impusimos un ritmo suave mientras pasábamos por la cuesta de las vacas y el camino de Sorzano, hasta el escenario de nuestra representación; el “Camino Nuevo”. Allí, de acuerdo con la estrategia previamente planificada, Dieguito y Pepón se encargaron de llevar casi en volandas al pérfido Campegan (Jesús del) hasta el desvío del punto limpio, mientras yo observaba desde la retaguardia.

En ese momento tuvo lugar la primera de las maniobras con la que esperábamos sumir en perplejidad al que, según él mismo proclamaba “era maestro, por ser el más listo de todos”; Dieguito realizó un demarraje que ni el mismísimo Valverde. En ese mismo momento y de forma prácticamente imperceptible, Pepón inició un progresivo aumento del ritmo de ascensión que le fue vaciando los pulmones y la autoestima al desprevenido Campegan. Al mismo tiempo, por detrás, yo me encargué de realizar un ataque a su, hasta ahora cómoda, tercera posición.

Campegan no pudo asimilar todos los estados de ánimo que aquellas circunstancias le provocaron (perplejidad, cansancio y miedo a perder la posición) y se produjo el colapso de su sistema nervioso, y el correspondiente agarrotamiento muscular; mientras yo remontaba los escasos metros que me separaban de él y le adelantaba en la misma portilla de la cima. El pobre Campegan solo alcanzó a balbucear; “esta cuesta siempre se me atraganta…”.

El resto de la ruta, aunque bonita y exigente; Fuente de la Alameda, Abrevadero, Pradera, Paso del Bosquecillo y Senda Cohetes, era completamente anecdótica.

Incluso el hat-trick con el que nos deleitó nuestro killer del área: Fernando “Chicharito” Alcalá pasó desapercibido (según declaraciones posteriores de “Chicharito” hizo el hat-trick con la esperenza de que le regalaran una bici nueva, como a los futbolistas que, cuando lo consiguen, les regalan el balón. Lamentablemente el intento fue fallido).

Todos volamos hasta La Terraza para cobrarnos el precio, en forma de almuerzo, de la venganza cuyo plato fuerte se había servido dos días antes. Pero no adelantemos acontecimientos.

Todo tuvo lugar dos años antes … en un almuerzo-refrigerio celebrado en las dependencias de la Comandancia. Allí, Campegan arrancó, con malas artes y sustancias psicotrópicas, a un tal David (un viejo timador de tres al cuarto, pero muy apreciado en los bajos fondos) una apuesta que este perdió. Pero, no contento con esto, Campegan falseó las actas de la apuesta y ésta que, en principio, era “petit comité” pasó a ser una bacanal con todo el mundo invitado y el pobre David acabó arruinado.

Campegan era un capo de la mafia irlandesa (se decía que enseñaba las botellas de whisky a sus amigos y se la bebía él solo) que procedía de Viguera (Arizona).

Desde ese mismo instante, los miembros del hampa local nos juramentamos para vengar al “pobre David” y empezamos a pergeñar las líneas maestras del plan que nos conduciría a la humillación total del malvado Campegan.

FASE 1: EXALTACIÓN DEL EGO.

La finalidad de esta fase era aumentar la autoestima y la alta consideración en que él mismo se tenía para que bajase sus defensas y resultara así posible la siguiente fase.

Para ello contamos con la colaboración de un antiguo marine que había luchado con el “pobre David” en Vietnam, en el Comando San Millán de la 7ª División Acorazada. Éste, de origen argentino, había sido dado por muerto pero, en realidad, era un terrateniente dedicado al cultivo del “caparrón” en su Mendoza natal.

Aprovechamos una de sus pocas visitas al territorio patrio y conseguimos que lanzara a Campegan un reto relativamente fácil de conseguir; terminar El Soplao en menos de 12 horas. Campegan aceptó y, con un poco de esfuerzo por su parte, lo consiguió.

Su confianza (que era el efecto pretendido) creció exponencialmente y se presentaba ante los demás hampones como “Aquel que nunca perdía una apuesta.”

FASE 2: LA SEMILLA

Pasados unos meses el “pobre David” lanzó, como si fuera un farol o una bravuconada, una apuesta consistente en subir Moncalvillo sin sillín. Los destinatarios de la apuesta; un servidor y un famoso actor que copaba las portadas de todas las revistas; Santi Amén, la rechazamos.

Pasados unos días el “pobre David” la volvió a lanzar pero doblada (2 Moncalvilos), después de fingir dudas también fue rechazada. Incluso hubo una tercera intentona con tres Moncalvillos.

Me convertí durante los siguientes meses en objeto de todo tipo de chanzas por no haber aceptado la apuesta cuidando siempre que Campegan estuviera presente en esas públicas humillaciones e, incluso, el “pobre David” dejó ver como que había sido una “cagada” por mi parte no haberla aceptado porque, sinceramente, ni el mismo David creía que pudiera culminar ni la primera subida.

FASE 3: EL CEBO

Para esta fase contamos con el asesoramiento de un experto en la “pesca de incautos y siluros”; el Sr. Monasterio, el cual nos remarcó la absoluta importancia de la paciencia, dado el carácter desconfiado de Campegan (como el de un profesor en un examen final). Por ello, en este caso, tenía que ser el propio Campegan el que se acercara al cebo, se convenciera por sí mismo de que no entrañaba peligro alguno y finalmente se lo tragara pensando que otra vez se había salido con la suya.

Para ello montamos el escenario perfecto; reeditamos almuerzo-refrigerio celebrado en las dependencias de la Comandancia, con la excusa de despedir a Jero y celebrar el nacimiento del hijo de Jonathan (dos mandos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil –UCO-).

Allí, después de mucho comer, beber, comer, beber y beber, el “pobre David” volvió a lanzar su apuesta y Campegan cegado por el ceregumil y la codicia, se tragó el anzuelo hasta el garganchón.

No obstante, siguiendo las indicaciones del experto Monasterio no tiramos del anzuelo, lo dejamos reposar sin mostrar impaciencia alguna e incluso solicitando continuos aplazamientos para el día del evento, aduciendo lesiones, bajos estados de forma y otras disculpitas (aquí la colaboración del Sr. Palomo fue esencial para que las disculpitas tuvieran visos de credibilidad).

FASE 4: CARTAS BOCA ARRIBA

Llegó el día; Viernes 24 de abril, 15.30 horas en Las Gaunas, lugar de quedada habitual. El “pobre David” (que para ese entonces gracias a exhaustivos entrenamientos era capaz de subir hasta tres veces Moncalvillo sin rechistar) fingía remolonear,  parecía incluso que iba a amagar con llegar a la Ermita del Cristo y renunciar a intentarlo.

Pero no, David culminó la gesta e incluso contamos con la colaboración del equipo de grabación de Luis Respetuoso y la unidad móvil cedida por Producciones Alonso, pudiendo transmitir el evento a todo el territorio nacional para que en la pequeña Viguera (Arizona) pudiesen contemplar, en todo su esplendor, el sudario cenizo de la frustración en el rostro del malvado Campegan.

No esperaba, sin embargo, el pérfido Campegan la postrera sorpresa que le teníamos reservado para la mañana del Domingo y que hemos narrado al comienzo del relato.

EPILOGO

Se ha de reconocer publicamente que Campegan reaccionó como un hombre de los pies a la cabeza y que, caballerosamente, pagó su apuesta obsequiándonos con un almuerzo que parecía un convite nupcial y del que se hicieron cumplido eco en los medios de comunicación.

Nada hubo que reprochar al vencido Campegan, aunque la pareja compuesta por Frany y David dejaran caer alguna queja sobre la falta de queso y almendraditos.

Finalmente creo que esta peripecia no solo ha servido para desagraviar al “pobre David” sino también para que el pérfido Campegan se reinserte en la sociedad después de que fuera consciente, mediante el escarmiento, de sus limitaciones e imperfecciones.

THE END

  

Beep, beep, beep, beep. --ULTIMA HORA – ULTIMA HORA— ULTIMA HORA--

Nos informan que un destacamento de la UCO ha procedido a la detención del conocido hampón Campegan y sus secuaces; El Furia y El Tate, cuando iban a huir con la recaudación de las inscripciones (más de 4.500 participantes) de una falsa prueba de BTT que se iba a celebrar en Viguera (Arizona).




7 comentarios:

vitinbtt dijo...

Excelente crónica no, lo siguiente, un 10 maestro (tu si que lo eres).
Por ota parte fue un día de muchas disculpitas, el uno "que se me atraganta", el otro que está "mareadito", el otro que lo tiran... y así unos cuantos.
Como dices, la invitación no puede estar mejor, muchísimas gracias Jesús (¿o tendría que decir David?)

Luis Martínez dijo...

buena crónica, vive Dios.

Nadie ha contado què le pasó a Jero para protagonizar esa foto tan buena.

Luis

EDUARDO ELIAS dijo...

Me parto en dos, joder con el abogado. Un juicio contigo tiene que ser una auténtica aventura. Eres un fenómeno del teclado y de la "viñeta".
Se te ha olvidado relatar el pequeño " patinazo" que acabó con tus huesos en la viña el viernes.
Sigue escribiendo así !!! Y con ese sentido del humor.

israel ogrobis dijo...

Magnífica crónica Toño, te superas cada vez.

Anónimo dijo...

Esta vez si que me ha gustado abogado...buena crónica.

Firmado: "el pobre David"

Anónimo dijo...

¡PALMEROSSSSSS!!!!!!!!!!!!!

Pepón dijo...

Buenísima crónica Perry Masón.Creo que mejor se hubiera ido el educador a comprar el pan, ya no apuesta mas hasta que las ranas críen pelo.
De todas las maneras se porto como un hombre.
Ah, la ruta magnífica... Que pena.