19 noviembre, 2014

Sorzano-Senda La Plana (16 Ciclistas)



16 de noviembre de 2014
Distancia: 53km
Desnivel acumulado: 724mt
IBPindex: 51
Crónica por Ricardo "Barrankas"
Después de una temporada sin aparecer los domingos por las Gaunas para la ruta dominical con mis amigos de Andanzas, me tenía que tocar hacer la crónica, y aquí estoy, dispuesto a relataros lo sucedido durante nuestro recorrido lo más fielmente posible.
Una mañanita fresca (3 graditos). Apetece abrigarse aunque quizás alguno lo haga demasiado. Nos juntamos un buen pelotón, a saber:


La ruta creo que se le ocurrió a Toño y ha salido bastante bien. Nos encaminamos hacia la senda de La Plana, para hacerla al revés de cómo solemos.
Salimos como siempre tranquilos, por  el camino viejo de Lardero, comentando nuestras cosillas, pero enseguida los sagaces aparecen para dar un puntito más al pelotón y en  un “pis pas”, como quien no quiere la cosa, estamos en Prado Salobre.

 Subimos la cuesta llamada de las vacas, por la ganadería que allí hubo, como es normal cada uno a su ritmo. El pelotón no para en su camino hacia Sorzano y el amigo Fran las va pasando más putas que en vendimias, Carlos (creo) le hace compañía, y Fer, David, Vitin y Pepon van esperándolos.

En un momento, y para poner orden, Fer se acerca al grupo delantero para decirles que esperen en el cruce, pues vamos a ir por La Llanada.
Fran y David continúan por la carreterilla hasta Sorzano, mientras nosotros damos un pequeño rodeo para juntarnos luego en la fuente del pueblo.
 Hasta aquí sin novedad, el día va levantando y está una mañana preciosa, el camino, a pesar de las últimas lluvias, no presenta ningún problema.

Como he dicho parada en la fuente, comer, beber, alguna que otra meadita y para arriba. A partir de aquí es como si fuera otra etapa, el camino, la vistosidad del lugar y trampas, si, trampas, más que en una película de chinos.
Pero vayamos por partes.
Salimos hacia la subida que hacemos a Moncalvillo, el camino algo resbaladizo, pues la cantidad de piedras que contiene están húmedas como consecuencia de lo llovido y empezamos a notar un poco blando el camino. Paramos en el cruce hacia la balsa, (donde aún se pueden ver vestigios de lo que fue un campo de fútbol) para reagrupar, luego nos vamos a la izquierda y a los pocos metros nos encontramos con un pastor eléctrico, que ahora mismo no se decir a quien, pero le da una pequeña descarga. Después de pasarlo sin más problemas continuamos hacia la portilla donde suelen estar las vacas y que hoy están desaparecidas.

Continuamos hasta la siguiente portilla y nos la encontramos con el cartel que señala que hay una batida de jabalí. Cuando llega Vitin nos dice que él ha mirado, siempre lo hace, y que no hay ninguna batida concedida. Algunos no sabíamos que esa parte del monte es privada y nos cuentan que ponen el cartel para que la gente no pase. Es el camino que nos baja a la carretera de Soria, a la altura de Castañares de las Cuevas.
 A partir de aquí nos adentramos en el bosque. Pero…. QUE BOSQUE.

Es, claro está, la estación por excelencia. Al menos para mí. El otoño. El colorido con que se visten los árboles, robles sobre todo, es digno de ver. Amarillos, ocres, rojos, lo inunda todo, Moncalvillo está……espectacular (o más).

Otra cosa es el camino. Sí, también muy bonito con su gran alfombra, pues prácticamente esta cubierto completamente por hojas, pero con unas rodadas que hace que alguno suelte improperios a diestro y siniestro, a la vez que hacemos gala de nuestra habilidad para no poner los pies, pues además también está resbaladizo, por el abundante barro, consecuencia de las últimas lluvias. Vitin se ha puesto en cabeza del grupo para que la gente no se pase el cruce de la senda, pues él la conoce a la perfección. Es una senda no demasiado larga pero muy bonita de hacer, a mí particularmente me ha gustado mucho hacerla en este sentido, quizás sea porque es mas suave. Comienza con una pequeña bajada, haciendo zigzag entre los arbustos y árboles, para luego en un último esfuerzo, ascender a un pequeño “cogote” desde donde tenemos unas vistas increíbles. En este lugar paramos a comer otro poco, disfrutar del paisaje, descubrir donde esta más o menos esto o aquello y como es preceptivo hacernos la foto de grupo.

Desde aquí ya para abajo por un poco más de senda, que luego pasa a ser un camino en buen estado y en el que solo nos tenemos que preocupar  de ir sorteando alguna piedra y los numerosos “boletus” que la ganadería del lugar va dejando.
En un momento salimos a la carretera de Soria, cruzamos Castañares de las Cuevas y después de pasar el puente (no se si romano o medieval) de Viguera nos subimos al pueblo. Queríamos ir al lado del río pero el terreno está, parece ser impracticable, y por eso decidimos subir.
 Desde la plaza ya sin problemas, bajamos por detrás del pueblo y hasta el cruce de Nalda, encontrándonos en este tramo a los biciclones, a los que parece ser no le gusta madrugar tanto como a nosotros.
 Desde Nalda hasta la fuente de Albelda unos cuantos se escapan, parecía que tenían prisa, pero aquí nos esperan para reagrupar. Luego camino de Alberite a buen ritmo y enseguida estamos ya de vuelta, para dirigirnos al restaurante La Terraza,  donde el amigo David nos tiene preparadas unas suculentas viandas con motivo de su cumpleaños (57) que le caen enseguida. Quien lo diría. Maquinón.
 EL ALMUERZO
  Como no podía ser de otra forma nuestro plato: huevos con jamón. Ahora bien esta vez acompañado de unas estupendas ensaladas. Todo ello regado y bien regado de vino, no sin antes empezar con vermut y cerveza. Todo esto ayuda al personal a “soltarse” y se empiezan a ver caritas y gestos; también se derrama alguna bebida y se cuenta algún  chiste “nuevo” y como no las típicas historias de la “puta mili”. Llegados a los postres, hacen su aparición unos platos con un estupendo bizcocho con coco rallado por encima y los tan deseados almendrados; para pasar luego a los cafés y chupitos por doquier. Estando en todo este lío aparece nuestro amigo Jero que viene a vernos después de pasar una temporada entre mañicos. Esto se acaba y después de una  agradable sobremesa cada mochuelo a su olivo.
  En definitiva otro gran día de bici y otro estupendo almuerzo. Gracias David.
Salud,
Barrancas.











11 comentarios:

vitinbtt dijo...

Gran crónica "Barrankas", tengo mis dudas de que la hayas escrito tu.
Los calambrazos se los llevaron Santi por osado y Fernando para comprobarlo.
La verdad es que el bosque estaba muy bonito ¡¡Menudo colorido!!
Gracias David por ese gran almuerzo que te invitaste, felicidades anticipadas.

vitinbtt dijo...

Ah, y ¡¡Como andas Barrankas!!

TOÑO Pleitos dijo...

Barrankas: Eres como los buenos vinos y los caracoles; mejoras con los años ... pero tan despacio!!!
La crónica muy colorida (como el bosque, verdad Vitín??) y muy florida (hay halagos para todo pichipato). Se echa de menos un poco de acidez.
Gran almuerzo, con postre y todo (Educador; toma nota).
PD Me encantaron las Historias de la Puta Mili.

Anónimo dijo...

Gracias por dudar de mi. Eso quiere decir que soy bueno. Jajajaja.
Salud,
Barrancas.

Anónimo dijo...

Gran almuerzo y no como la mierda del pan seco que alguno dio en julio
Abogado toma jurisprudencia

TOÑO Pleitos dijo...

El que da lo que tiene no está obligado a más. El que se guarga el Whisky en su casa -como Frodo, el anillo de poder- merece el fuego eterno!!!!
Toma lección, Maestrillo

EDUARDO ELIAS dijo...

Joder, aquí tiran con balas y no de fogueo!!!
Magnífico almuerzo en excelente armonía y compañía .
Y que decir de la ruta, bonita bonita.
Richi , cada día andas y escribes mas y no como otros !!!!

Pepón dijo...

Perrella...Perrella. Pero que condiciones tienes para la prosa, el btt y el plato... Muy buena crónica y muy buenos tus relatos. Nos dejaste boquiabiertos con esas anécdotas de tu servicio militar, da gusto volverlas a oír, son el evangelio de la vida castrense.
Por otro lado esplendido el almuerzo del "gran David", no faltó de nada y todo de buena calidad. Extraño que no hubiera nada del chino. Gracias David.

Anónimo dijo...

¡¡¡QUE GRANDE ERES TÍO!!! Ya quisiera yo andar tanto como tú.
La crónica una pasada, la verdad que como dicen por algún comentario anterior, la prosa no se te da mal. Obviamente no estuve en la ruta, pero con todos los detalles que has dado, como si hubiese estado presente, incluso me he cansado y todo, tan solo de imaginarme el recorrido.
Cuando me ponga en forma... algún día... a ver si me llevas por alguno de todos estos recorridos (suavecitos) que aparecen por este blog, jaja.
Bueno, no te digo nada más tío, que eres muy grande y que ya veo que cuando acabais, eso de pasar hambre, nanai.

Una de tus sobrinas preferidas!!!
Elena.

Anónimo dijo...

Joder sobrina no sabia que nos seguias . Un besazo enorme.
Tu tio
Ricardo

Anónimo dijo...

Increible barrancas, cada vez alucino más, estas hecho todo un literato, me encantasssss, comas, adjetivos....impresionante.
Es un grupo bien preparado, porq el que se preocupó por mirar lo de la caza, bien visto...jajajaj os salvó la vida jejeje. Me he reido un rato imaginándome al electrificado jeejejej.
Lo mejor...sois un equipo cojonudo, un blog de lo mejor, no lo dejeis porq merece mucho la pena...yo, pensaria en un libro de crónicas;)
Una admiradora, y cada vez más!!!