alltricks

04 diciembre, 2013

Campo de golf - Bosquecillo - Cohetes



1 de diciembre de 2013
Dsitancia: 45.74Km
Desnivel acumulado: 732
IBPindex: 53
Perfil
Imagen google earth

Crónica por Israel.

Buenas, soy Israel llevo poco tiempo saliendo con vosotros, sobre todo los miércoles, pero como últimamente me he decidido a sufrir también los domingos me han encargado la realización de esta crónica. No he llegado a conocer aún a todos los componentes del grupo ORBTT pero si alguna vez coincidimos en una salida me reconoceréis por mi posición siempre retrasada con respecto al grueso de ciclistas y por mi alarmante resollar agónico.

Espero que tengáis la misma tolerancia que me habéis demostrado estos meses al aceptar esperar pacientemente mi llegada ahogado en una subida o mi bajada amedrentado en cualquier sendita a la hora de valorar esta mi primera crónica.

Tras un sábado desagradable y lluvioso los hados nos han sorprendido este domingo con una mañana despejada casi sin nubes ni pizca de viento y con promesa de sol según avance la mañana.

Salimos de las Gaunas pasadas las ocho unos dieciséis ciclistas a un cómodo ritmo que ayuda a entrar en calor, saludarnos y hacer los pertinentes chascarrillos. Avanzamos por los acostumbrados caminos que pronto nos acercan a Lardero. Tras pasar el campo de tiro superamos a la primera rampita del día que sirve como pistoletazo de salida para la imposición por el grupo de cabeza de un potente ritmo de avance en dirección a Sojuela.

Unos siete kilómetros en continua subida desde dicho punto hasta llegar a las inmediaciones del campo de golf de Sojuela, sirven para dejarnos a tres ciclistas bien descolgados del grupo, luchando, resollando y compitiendo por el dignísimo último lugar que yo, día tras día, suelo acaparar con avaricia.

Desde aquí os digo a aquellos que soléis copar los primeros puestos que la épica y la verdadera gloria no reside en vuestras elevadas alturas sino en los sufrimientos y agonías de aquellos que mucho más abajo nos empeñamos en seguir vuestro rastro con gravísimo riesgo para nuestra salud, afirmo.

En una rotonda de una fantasmal barriada del campo de golf se digna el grupo de cabeza a esperar para reagruparnos y sacarnos una fotito de grupo. Se oyen unas sonoras voces de protesta de algún tipo de ogro de montaña acusándonos de parecer "un grupo moñas de arte fotográfico", afirmar "aquí estamos para ciclar y no para posar" y sentenciar "tanta foto y tanta mariconada". Aun amedrentados nos decidimos a tomar la foto y algún desaprensivo, al que no llego a identificar, me acusa injustamente de pedarme en plena pose, desde aquí reitero mi inocencia y alego que el que primero lo huele debajo lo tiene.

En este punto mi compañero de sufrimientos y fatigas Carlos, es obligado a abandonar la ruta por mandato de su tiránico tiíto David.

Acometemos ya la subida seria de la jornada de unos cuatro kilómetros por una pista con buen firme y sin barro por la fuerte helada que ha caído en la zona, una pista preciosa por un otoñal bosque de hayas. Cómoda de subir por su buen firme pese a su inicio fuerte y demoledor final con unos trescientos metros con una inclinación de más del 26%. Esta ultima cuesta llamada de los "pedrolos" aunque ya sin piedras y bien allanada, es un signo de estos tiempos en los que ya no quedan cuestas ni ciclistas como los de antes según farfullan alguno de los más talluditos del grupo.

Desde este punto, el más alto de la jornada unos 1.050m, bajamos un kilometro por una pista rápida y ancha aunque sucia y algo peligrosa hasta coger a nuestra derecha la "senda del bosquecillo".

Esta divertida senda por pleno bosque en suave subida transcurre por un estrecho pasillo de pinos y nos deja el momento jocoso de la jornada con la caída en el centro del grupo, casi en parado y sin consecuencias, del insuperable David que provoca grandes risotadas y gritos de foto, foto. Se disculpa diciendo algo de unas botas nuevas aunque se comentan otras posibles causas de la caída, desde las ganas de llamar la atención, a que se haya deslumbrado con el brillo de un euro perdido en el bosque, ahora ya en su poder, o los achaques propios de la edad. Yo creo que estas caiditas tontas nos las hace por dar un poco de alegría a estas crónicas, David ten cuidad y no te hagas daño no merece la pena el riesgo por regalarnos un divertido párrafo cada domingo.

Tras la senda aparecemos en un camino de hierba en un alto que nos permite admirar las vistas de todo el valle y disfrutar del soleado día que nos ha tocado en suerte. Bajamos una cuesta de hierba sin sendero reconocible y continuamos por una pista que nos llevará a la ermita de Ntra. Señora de los Robles en Sorzano, donde Mario nos sorprende demostrando su gran dominio bajando un buen trecho de escaleras terminadas en curva que dan a dicha ermita, mientras los demás bajamos por el camino, opción mucho más segura.

Una vez cruzado Sorzano y a la voz de "Corramos al almuerzo" parece que me otra vez a sufrir ese fuerte ritmo de vuelta al que aun no he logrado acostumbrarme pero para mi alivio el comentario de "Si llegamos pronto podremos ayudar" hace que curiosamente se suavice la marcha lo necesario para que no infartarme. Sin más complicaciones llegamos a Logroño por los caminos acostumbrados y a la hora acordada, con el tiempo justo para saludar en su lugar de trabajo a Igor, para llegar a nuestro destino la Sociedad 25.

Hasta aquí la parte deportiva de la jornada, que he de decir que se realizo sin grandes alardes ni demasiada pasión evidentemente era un mero trámite, un cumplir el expediente deportivo, con el fin de llegar con suficiente apetito al momento central del día "el almuerzo".

En la acogedora Sociedad 25 nos están esperando en ese momento, sobre las 11:30h, los hermanos Sánchez, Mariano y Diego, que nos han convidado a un gran almuerzo en celebración de sus respectivos cumpleaños están acompañados por Eduardo Elias que también cumplió años recientemente.

Mariano y Diego dominan la cocina como verdaderos profesionales y en breve nos tienen preparado un festín principesco, dando tiempo eso sí a que vayan llegando el resto de invitados. Estos habrán de sortear la montonera de bicicletas apiladas dentro de la sociedad, menos mal que no hemos sufrido mucho barro.

Sabrosos entrantes con tartaletas calientes y frías, canapés de queso de cabra con cecina y confitura, salchichón al horno, deliciosas patitas de cordero, los ya tradicionales huevos fritos con panceta… y de postre un buen queso curado y una gran bandeja jugosas torrijas caseras traídas por Eduardo Elias.

Todo bien regado con vermú, cervezas, varias botellas de vino, demasiadas me temo, y para finalizar, acompañando al postre, cafés y orujos de varios tipos.

La sobremesa prosiguió con las típicas puyas, risas y propuestas de apuestas entre los más exaltados, creo que no terminaron en nada, la promesa de David de ir vestido de elfo acompañando a su sobrino Carlos de Papa Noel al colegio de Viguera esta navidad y que unos cuantos subirán a Canales a hacer una ruta con almuerzo patrocinado por algún lugareño, esto último por confirmar.

El calor de la bebida y la obligada cercanía dio lugar a varias acusaciones de roces libidinosos e invitaciones a pasar por debajo de la mesa. Temática que termino por levantar ocultas pasiones como demostró Ricardo al colocarse en picarona postura tendido boca abajo encima de una mesa, buscando no se sabe que tras la misma, al verlo Fernando no se reprimió y se lanzo encima suyo con pasión desmedida, en ese momento yo opte por servirme otro chupito de orujo y apartar la vista abochornado.
Grandes risas.

Resumiendo una jornada espléndida con un final magnífico.





8 comentarios:

vitinbtt dijo...

Menuda crónica Israel, buena no es la palabra, creo que lo que mejor la recoge es excelente y si aun dices que puedes mejorar mas...
Espero que no tengas un "negro" por ahí para que te las haga como tiene Marcelo.

TOÑO Pleitos dijo...

Gran comienzo, Israel!!! Buen ritmo, lectura fácil, sin que se te oiga resoplar, lo que da a entender que en esta cuesta te estabas guardando todavía un poquito.
Incluso -un poco atrevido-, quizá jaleado por nuetro mecenas literario "Uncle David", te has lanzado a la peligrosa senda de las puyitas. Un consejo, desde la experiencia, sortear esa trialera solo lo vas a conseguir a base de golpes.

Felicitaciones y agracedimientos a los hermanísimos y a Eduardo.

Anónimo dijo...

Excelente debut, Isra.
Como los acostumbres mal te las van a meter una tras de otra. (no pensemos mal).
Salud
Barrancas (Ricardo)

Luis Martínez dijo...

Buena crónica Israel. Los comienzos son duros pero los has superado con nota. Lo que aún no sé es por qué David no dice nada, si siempre hace un comentario...Je, ,je.

Luis.

Anónimo dijo...

Cuanto interés en querer que haga un comentario, pués ahí va...la crónica muy buena, las puyas acertadas hechas desde el cariño,solo un consejo, la cadena se cambia sobre los 2000Kms no a los 6000 como has hecho tú Israel, que pensaba que los latigazos y los ruidos eran mi rodilla hasta que me he dado cuenta que era tu cadena. Espero haber dejado satisfechos a los de arriba y dejen de protestar.

El Pe

vitinbtt dijo...

Yo no quiero que David haga comentarios, estamos mucho mejor sin ellos, así que si lo dices por mi te estás equivocando...

Anónimo dijo...

Veo que no puedes vivir sin mi...mi nombre está siempre en tu boca ¿No serás gay?

Pepón dijo...

Muy buen estreno Israel, relato muy bien detallado, enhorabuena.
Pero hay un pasaje de la crónica que no he llegado a entender, es ese en el cual el tito David obligó a su sobrino a abandonar la ruta. Yo no me enteré del hecho.
¿Le hizo caso su sobrino?,y si es así,¿cual fue el motivo del abandono?. "Disciplina castrista para ese pobre sobrino".