alltricks

18 octubre, 2011

Euskadi Extrem 2011


Euskadi Extrem 8 y 9 de Octubre 2011

174 Km 5421 m. desnivel

1º jornada 112 Km. 2621 metros de desnivel

2ª jornada 62 Km. y 1800 m. desnivel.

Track y Google

Crónica por Tate”Pin”.

Juanan y Ramón de Gallinero, Josean de Navarrete, David de los sandalios, dos amigos de Tarragona (Santiago y Carlos) y Tate.

La noche del viernes llegaron los amigos de Tarragona y los llevamos a tomar unos vinos por la laurel; al día siguiente madrugón y Ramón nos pasa a recoger.

No se sabe muy bien cómo, nos encontramos los últimos de 500 ciclistas en medio de Labastida una fresca mañana. Yo no tengo claro si vamos a vendimiar, a trabajar u qué. Damos una mini vuelta a Labastida y empezamos a subir suavemente en dirección norte. Pistas en buen estado que se habían mojado suavemente y por lo menos no levantaban polvo. Ninguno conocíamos ese paso de la sierra de Cantabria muy cercano a las conchas de Haro que nos llevó hasta Ocio. A partir de este momento tomamos el GR1 por una sendita que no abandonaríamos en un largo trayecto. Comienzan los pinchazos en la peña, atascos y demás cosas típicas en estas pruebas; pero ya vale de tonterías y empezamos a subir la sierra de Portilla por una pista en buen estado. Las broncas de siempre: los que no suben montados no dejan subir al resto y demás. Arriba estaba la Cruz Roja que nos prevenía de una bajada peligrosa, que no lo fue; bueno para algunos sí que perdieron material, porque el espectáculo de botellines de agua, cámaras y demás objetos varios esparcidos por la pista, parecía que aquello era un pasillo del Decathlon. Llegamos al primer avituallamiento en Berantevilla. Comemos algo y salimos pitando que todavía sólo hemos hecho la cuarta parte de la ruta. Está nublado, no llueve y el aire es fresco

Atravesamos otro par de pueblos y seguimos por el GR1 que sube por una senda bonita con muchos atascos hasta cerca de la ermita de San Pormedio creía yo, porque íbamos pasando entre la gente, pero luego Ramón me dijo que era San Formerio. (cada día estoy más teniente). Una agradable sendita de bajada con perros sueltos incluidos y empezamos a bordear Miranda por el norte que se nos hizo un poco interminable porque habían pasado otros 10Km y seguíamos viendo Miranda. Casi todo el trayecto era pista y el recorrido se hacía un poco, bastante aburrido, nos acordábamos de la belleza del año pasado.

Cómo no podía ser de otra forma, Ramón decide que este año también va a romper el cambio y nos damos cuenta que la pieza que une el cambio con las roldanas está rajada. Buen disgusto y la duda surge: este año tampoco acabamos.

Varios pueblos más adelante, todos muy cuidados y con bonitas iglesias románicas llegamos a un lugar fantástico que son las salinas de Añana. Son un conjunto de miles de plataformas dónde se deposita la sal que lleva el agua del río. Es un lugar que merece la pena volver a visitar y dónde paramos a comer en el avituallamiento un par de bocadillos. Ramón y Santiago hablan con los mecánicos de la prueba y uno deja el freno como lo llevaba (sin líquido) y a Ramón le hacen un apaño que dura hasta el día de hoy. Simplemente dos agujeritos y dos bridas. Yo pongo una cámara porque pierdo líquido a chorros y nos damos cuenta que Ramón y yo somos los últimos, ya que estuvimos parados más de una hora y todos los otros ciclistas habían seguido, ¡que asquerosos y poco solidarios con nosotros! Así que decidimos zurrarnos de lo lindo y nos impusimos un ritmo duro que nos llevó al nuevo centro btt de Álava y al último avituallamiento de Cárcamo en un pis pas; tanto es así que pillamos a nuestros compañeros. El control de paso se cerraba a las 17:00 y pasamos como a las 15:30 y enfilamos a subir lo más duro del día, primero por carretera y luego una pista interminable que bordea Guinea, si si, ya estábamos en Africa, y casi nos deja en el Kilimanjaro. Alcanzamos la cumbre de la sierra de Arcamo y nos encontramos allí un par de tipos tocando la Txalaparta con un frío de narices, que espero que los habrán rescatado o al menos les hayan quitado las pilas.

A partir de este punto yo tuve la sensación de que empezaba la prueba, el Euskadi profundo. Vino Txirimiri con nosotros todo el resto del día y empezamos a sufrir aire y fresco. Las máquinas de hacer barro que habían estado paradas varios días, empezaban a funcionar e incluso nos hicieron cambiar un poco el descenso porque habían trabajado mucho en algún tramo. Comenzamos a llanear por las campas dónde dicen que está el salto del Nervión, que hay loberas y demás y la verdad es que se veía bien poco; ya sólo queríamos llegar. El último descenso hasta Delika era una sendita entre hayedos para tomar después la carretera y llegar a Orduña sobre las 18:30.

Buenos platos de pasta, duchas con ríos de barro en el polideportivo, cientos de bicis en el frontón, un par de cañas y pal albergue en el autobús, dónde estuvimos de tertulia con el resto de la expedición logroñesa porque dormíamos todos en el albergue.

Txirimiri en vez de etxarse a dormir decidió salir a tomar copas toda la notxe porque estaba tan a gussto con nosotros que no nos dejó hasta el mediodía del domingo.

Claro txirimiri estaba tan kontento que animó a las lodomakinasss y al día siguiente encontramos todo tipo de barros: barro negro en zona de pastizal, barro gris de pista, barro color diarrea en las sendas, barro marrón oscuro en el hayedo…..etc.

El comienzo del día, ¡puesss lloviendo joder, que es el tiempo que debe hacer en Euskadi para que lo veáis todo tan verde!!! decía una neska polita que nos animaba al subir el primer puerto por carretera. Nos desviamos hacia la izquierda para seguir subiendo y ni tan mal porque íbamos por un riito gris, pero arriba en la cumbre, ay, ay, ay. Comenzó el llanto y crujir de dientes. Algún charco tremendo al que algún ciclista cayó de cuerpo entero; el resto piernas negras de barro, bicis que no giran, zapatillas con un par de kg de más y así llegamos hasta un poco antes de Lezama dónde un buen vasco nos sacó una manguera para desproveer a nuestras monturas de varios kilos de más. Allí coincidimos con los amigos de Arnedo. Ya en el pueblo avituallamiento y salida para la segunda subida del día a un lugar que dicen que es muy bonito. Subimos rápido entre pinos con tramos muy pendientes asfaltados o con hormigón y una vez arriba comenzamos lo que debe ser un precioso descenso a Llodio por un camino en el hayedo. La primera parte estaba medianamente transitable, pero en la segunda las lodomakinas habían hecho horas extras así que llegamos a Llodio sin una parte de nuestro cuerpo o bici por cubrir con el barro.

Comimos, y lavamoss bisisss otra ves y la organización empezó a negociar con nosotros la subida de la última cumbre. Los lugareños decían que ni se nos ocurriera, auguraban muchos Km. con la bici al hombro tanto de subida cómo de bajada., la organización nos proponía ir en tren o en autobús propio hasta Bilbao o que igual se podía subir…..pero bajar no. Nosotros teníamos claro que íbamos a terminar como fuera, así que prontos y bien mandaos nos echamos a las carreterasss de los vascos y las vaskass e intentamos llegar a Bilbao.

Debo decir que jamás me hubiera planteado lo difícil que puede ser llegar a una ciudad como Bilbao en btt a un punto concreto, pero gracias a la pericia de Ramón David y un korrikolari que nos reseguía cuando nos equivocábamos y nos rectificaba nuestros pasos, conseguimos enlazar con el track y llegar a Bilbao sorteando tranvías coches y vaskos y vaskas que no tenían barro en sus cuerposss.

Llegada emocionante junto al teatro Arriaga sobre las 15 horas; fotos, bocatas y duchas para humanos y máquinas en el polideportivo de Mirabilla y después, puessss a tomar unos txiquitos por Bilbao, ya con un sol de narices y con las lodomakinas de huelga ya se sabe Euskadi es así.

Entre el barro y txirimiri no nos habíamosss dado cuenta que habíamosss perdido a Santiago, que se fue con otro ciclista unos 7 Kms. a tomar por saco y que llegó de milagro al autobús.

En fin; una aventura deliciosa; el recorrido no tan bonito que el año pasado porque tiene más pista y asfalto, pero el placer de haber terminado una marcha que para los lugareños no es ni dura, ni muy dura solo exxxxigente joder!!!

Faltan algunas fotos que ya iré añadiendo

https://picasaweb.google.com/tatepinillos/EuskadiExtrem2011?authkey=Gv1sRgCKf975XymOTnJg


5 comentarios:

vitinbtt dijo...

Enhorabuena, sois unos campeones, menuda aventura.

mon69 dijo...

joder Tate parece que hemos estado en Vietnan,je.je..perfecta cronica y un gusto tremendo compartirla con vosotros,ah.!!! no as dicho nada de de las mozas europeas que habia por donde estaban las lodomaquinas je.je..que por que no las vieras tu!!!
un placer lo dicho
mon

Anónimo dijo...

Lo que más me gusta es el "Fotocol" que montó Tate para luego hacer la crónica. Si lo sé pongo unos anuncios de la Cafetería y el carnicero valiente.

Enhorabuena por haber llegado antes que Marcelo.

El Curro jiménez, el Marcelo y el Winnie

Anónimo dijo...

Lo que más me gusta es el "Fotocol" que montó Tate para luego hacer la crónica. Si lo sé pongo unos anuncios de la Cafetería y el carnicero valiente.

Enhorabuena por haber llegado antes que Marcelo.

el tonto del Winnie

11:11 PM

Anónimo dijo...

Enhorabuena muchachos por acabar la extreme con dos...

El Pe