alltricks

02 junio, 2011

El refugio de Nanin 2011 (11 Ciclistas)


29 de Mayo de 2011-06-02

Distancia: 72km

Desnivel acumulado: 1387Mt.

IBPindex:127

Perfil

Google Earth

Track y Google

CRONICA EL REFUGIO DE NANIN 2011 por Mariano

Víctor, David, Edu, Jose Luis, Miguel Ángel, Tate, Mariano, Juan, Diego, Ramón y Jorge.

Tal y como estaba previsto, a las 8:00 de la mañana nuestros compañeros de Logroño llegaron al aparcamiento del camping de Trespaderne, al parecer accedieron por otra entrada pues Diego y yo les estábamos esperando en el cruce de la Plaza Mayor un poco mas arriba y no les vimos pasar.

Pasados los saludos de rigor y puesta apunto de equipaciones y bicicletas comenzamos a las 8.20, con una temperatura mas bien fresquita y una espesa niebla, climatología típica de esta zona en verano. Partimos desde el camping, y circulando paralelos al rio Nela hasta cruzarlo por el puente de piedra, nos dirigimos a la carretera nacional. Apenas 1,5 km por ella, la abandonamos para tomar el GR-99, comenzando por una corta pero fuerte tachuela y con el firme mas suelto que 15 días antes; seguimos por el GR hasta la localidad de Tartalés de Cilla donde algunos llenan los botellines de agua mientras otros les esperan bajo un inmenso cerezo. En este punto, yo que me conozco como anda cada uno aprovecho para ir subiendo y no retrasar al grupo y así, de esta manera, vamos coronando la primera cima del día, son unos 4 km de subida por una buena pista entre pinares. En este punto nuestro amigo Juan nos comunicó que vendía la bici y regalaba a los amigos, de ahí que nos hiciéramos una foto para corroborarlo. Continuamos por un falso llano y comenzamos una rápida bajada (cada uno a su velocidad) reagrupándonos en el punto donde coinciden el GR-99 y el G8-85 (ruta que circula por las Merindades y de una longitud de 176 km, bastante interesante).

Llegamos todos junto a Tartalés de los Montes, cruzamos el desfiladero y hacemos una parada en el mirador para contemplar las magníficas vistas del Valle de Valdivielso a nuestra izquierda y impresionante cortado natural y el acceso original a Tartalés por una estrecha senda excavado en la roca antes de que excavaran el túnel, allá por los años 40.

Seguimos bajando, cruzamos Hoz de Valdivielso y tomamos una pista a la derecha que nos lleva hasta el río Ebro y nos metemos en una senda paralela al río, estrecha, sin obstáculos y muy interesante. Se agradeció la sombra pues la niebla ya se había disipado y el calor empezaba a apretar. En esta senda paramos para contemplar una cueva con sus estalactitas, su manantial e inmortalizar nuestra presencia con la foto de rigor. Continuamos la senda hasta aparecer en la carretera comarcal que nos lleva hasta Cereceda, y seguimos por asfalto hasta el cruce de la N-232 y desde aquí hasta Oña, pero tomando un pequeño desvío en los dos últimos km. por lo que en su día fue la carretera hasta que hicieron los túneles, y en la actualidad es un paseo con sus puentes, bancos y zona de merenderos.

Al llegar a Oña el señor Sánchez ya estaba esperándonos con el avituallamiento en la Plaza del Monasterio, edificio con más de 1000 años de antigüedad y que llegó a ser el monasterio más importante de Castilla.

www.onienses.com/historiografia.htm

Una vez retomadas las fuerzas, salimos del pueblo por una fuerte pendiente, cada uno a su ritmo, con la intención de afrontar la segunda cumbre del día. Discurrimos por una pista con un firme bastante irregular y muchas piedras, hecho que dificulta la subida, unos 5 km. Aquí, como en todas las subidas, los de siempre arriba y yo disfrutando del paisaje, tanto del bosque en los lados del camino como en la panorámica hacia el valle y junto a los siempre solidarios Jorge y Víctor.

Una vez arriba el paisaje se hace impresionante con unas campas verdes que ya no abandonaremos durante un buen rato. Continuamos subiendo hasta la cota máxima de 1200 m. pero con un trazado y una pendiente mas suave que nada tiene que ver con lo anterior, hasta llegar al refugio del pastor, donde reponemos agua y desde donde se divisa un gran valle de praderas que se extienden por más de 4 km. a más de 1.100 m. de altitud y con tres picos al fondo; en definitiva, un paisaje precioso.

Desde aquí cruzamos todo el valle, llaneando hasta el primer pico que se ve al fondo, punto de referencia para empezar a bajar, pero haciendo una pequeña escala en un cortado que aparece en el camino desde donde se divisa el valle al que luego bajaremos y donde están los pueblos de Barcina de los Montes y Penches.

La bajada a Barcina es rápida y donde algunos incluso se pican y lo que siento es que no hayan disfrutado del hayedo que se cruza, pero les puede el espíritu competitivo.

Una vez reagrupados en Barcina, llenamos los botellines en la fuente, reponemos fuerzas y continuamos unos metros por asfalto hasta coger el camino que nos llevará a Ranera, previo paso por otra bajada con una fuerte pendiente y mal estado del firme en el tramo final.

Desde Oña hasta este punto, este año la ruta era totalmente nueva, pero a partir de aquí volvemos a hacer el mismo recorrido que el año pasado y comenzamos con la segunda fase del día y no menos atractiva: la TURISTICA.

Desde Ranera por asfalto nos presentamos rápidamente en Tobera, donde contemplamos la ermita y las cascadas que discurren por el interior del pueblo y donde Jorge nos hace una exhibición de cómo se bajan las escaleras…..con la bici claro está, andando sabemos todos.

Salimos de Tobera y apenas recorridos dos km. divisamos Frías, con su castillo en lo alto, al cual accedemos por la puerta que da a la Iglesia desde donde se divisa el valle. Nos acercamos al Castillo pero ya era tarde y estaba cerrado por lo que decidimos continuar, previa parada técnica para tomar una cervecita a los pies del Castillo, ya que a estas horas el calor ya apretaba de lo lindo.

Salimos de Frías por una calle en dirección al norte para bordear todo el pueblo y llegar hasta el puente Medieval (el año pasado salimos en otra dirección ), lo cruzamos y cogimos el camino hacia Quintanaseca, continuamos hasta Cillaperlata y dirección Trespaderne por el GR-99, a donde llegamos al punto de inicio de la jornada a las 15:30.

Ahora tocaba ducha y afrontar la tercera fase del día: la GASTRONOMICA, con un aperitivo en el jardín y una agradable comida entre amigos en el interior del txoko mientras en el exterior comenzaba a llover, pero ya daba igual, el objetivo estaba cumplido.

En definitiva un buen día, en el que disfrutamos todos, y desde aquí invito a los que quieran a conocer esta zona, que se animen este verano, que muy a gusto prepararé una ruta que incluya un baño en alguna de las preciosas pozas de los ríos de por aquí.

LA CONTRACRONICA por Diego (breves comentarios añadiendo lo que no se suele contar…)

Los amigos que venían de Logroño se despistaron y casi aparecen en Laredo. Con un frío del carajo empezamos a pedalear para ver si entrábamos en calor. Menos mal que en seguida hay un cuestón del quince que hace entrar en calor a los que consiguen subirlo montados y hace entrar en ridículo a los que tienen que echar el pie a tierra.

Al llegar a Tartalés de Cilla tenemos que lidiar con cinco chuchos que no paran de ladrar y gruñir amenazantes. Mi hermano, que los conoce, decide pasar de largo y seguir subiendo y así sacarnos unos metros de ventaja que en seguida se encargan algunos de contrarrestar.

La senda, como su propio nombre indica, es estrecha. Y la cueva, con sus estalactitas…. y los dos perros que nos encontramos a la entrada, que ladraban y gruñían amenazantes.

Y la carretera antigua, con sus puentes y sus bancos y sus tramos de escalones que algunos bajaron montados y otros…., en fin.

Y en el avituallamiento, qué manera de devorar: no duró ni cinco minutos. Como lobos, se peleaban por los pastelitos, y ladraban y gruñían amenazantes. Nuestro pobre padre, alarmado, me preguntó si queríamos que fuera a por unas barras de pan y unas rastras de chorizo.

La subida, larga y dura, tampoco supuso unas diferencias de tiempo tan grandes como otras veces, lo que permitió un reagrupamiento rápido sin que la espera fuera larga y dura.

A pesar de lo espectacular del paisaje alguno se empeñó en cruzar el valle como si estuviera en una carrera. Menos mal que algunos grabamos algunas imágenes de vídeo para dejar constancia.

No todos bajaron el hayedo a toda leche. Bueno, yo tuve que bajar a toda leche para poder parar y sacar fotos y que las pudieran ver los que bajaron a toda leche y no pararon. Alguno ni siquiera se dio cuenta de que habíamos bajado por un hayedo.

De tanto avisar de lo peligrosa que era la bajada a Ranera, al final la bajamos con tanta precaución que no nos pareció tan peligrosa. Pero lo cierto es que había unas roderas y unas piedras sueltas que ladraban y gruñían amenazantes.

Como estábamos un poco hasta las narices de bici, y para que no se enfadara mucho el abuelo Cebolleta, decidimos enseñarles un par de pueblos preciosos de la zona. Y por fin tuvo David su ermita rupestre. Alguno subió el tramo de escalones hasta la ermita montado en bici. Otros lo intentaron pero…. en fin.

Y para completar la ruta, la parte gastronómica. En el aperitivo aparecieron nuevamente los lobos del avituallamiento, que atacaban el salchichón y los pimientos sin tregua, y bebían la cerveza de un trago, y ladraban y gruñían amenazantes. Y a los que fuimos al restaurante a por la comida no nos dejaron nada.

Menos mal que había comida de sobra y todos disfrutamos del merecido descanso, de comentar las anécdotas del día y de la tertulia con los amigos.

Gracias a todos por venir y esperamos veros pronto de nuevo por aquí.

Ha nacido un nuevo blog para colocar las fotos que más nos gusten y se estrena con esta gran ruta que nos han preparado los hermanos Sánchez:

9 comentarios:

vitinbtt dijo...

Mariano, tu tambien sabes escribir crónicas y muy bien.
Agardecer a los hermanos Sanchez lo bien que nos tratan siempre y lo buenazos que son.
La ruta, decir espectacular es quedarme corto, no tengo palabras.

mon69 dijo...

Muchas gracias familia Sanchez...el dia ha estado fenomeno y el sitio expectacular a otro año a repetir..si señor
lo dicho asi da gusto,GRACIAS

Miguel_Bike dijo...

Mi enhorabuena a la familia Sanchez, salió todo a pedir de boca, ruta, avituallamiento, comida, todo ello en muy buena compañía.

La cerveza en Frías, un punto.

Saludos.

Anónimo dijo...

Qué pena no poder haber ido a ver si el próximo año tengo suerte y puedo ir.

Juan, Qué plátano tienes, buff y decían que del pepino español...

sergio dijo...

sergiodeamel
quien es de trepa que yo soy de medina¡¡¡ toda esa zona es preciosa

Anónimo dijo...

¡¡¡......!!!, ........; ... ..... ....., .....
...... ¿.......?, .......
(No tengo palabras para describir el día que pasamos)
Familia Sánchez: Muchas gracias.
Y al resto de amigos, también.
Fdo.: Juan "Epi"

Anónimo dijo...

Una preciosa ruta capitaneada por Mariano y Diego, lo pasé muy bien y gozé de vistas espectaculares y de algún tábano...buena compañia y buena comida.

El Pe

Se me olvidaba, Diego me pasó el enlace de la ermita rupestre que no vimos

http://www.travellersbook.net/images/stories/blog/Espana/Jose-Miguel-Diaz/El-Prerromanico/paginas/rupestre/tartalesdecilla.htm

Saludos

Anónimo dijo...

Y yo en casa........
Saludos,
Barrancas.

vitinbtt dijo...

Hola Sergio: Nadie es de Trespa algunos tienen una casa de veraneo en el pueblo desde hace mucho por lo que se conocen la zona muy bien y como tu dices, es preciosa.