alltricks

15 julio, 2010

Pagos del Mudo (17 Ciclistas)

Distancia: 52Km

Acumulado 2010: 2529Km

Desnivel acumulado: 1272Mt

IBPindex: 111

Perfil

Imagen Google Earth

Track y Google

Crónica por Julio “MARCELO” Negueruela

"PAGOS DEL MUDO"

Comienza la etapa, me quedo atrás, me esperan; nos agrupamos y vuelta a empezar. Así 10 o 12 veces. Ya está. Ah, ¿que no vale? Bueeno, a ver si me acuerdo de algo más de la jornada de bici de este domingo.

A las 8 de la mañana, recibo una llamada de Fernando, preguntándome si tengo un Hyundai rojo. Le repondo que sí un tanto extrañado, a lo que me responde, "pues entonces estoy fuera de tu casa". Salgo en "gallumbos" y con un café en la mano a saludarle (me había tirado 20 minutos buscando el GPS, pues el día anterior mi hijo estuvo jugando con él y no lo encontraba). Mientras entro de nuevo a vestirme, van llegando poco a poco los demás: David y Luis, Roberto, Alberto, Javi, Pedro y Josi, Vitín, Ismael "Cuquito/Pantani", Tate, Miguel Ángel "Trankas", Ricardo "Barrancas", Carlos, Jose Félix, "Termi"... y yo. Salimos desde mi casa y, por vacilar un poco, les llevo en dirección contraria a donde marca el track, pero así acortamos y hacemos una bajadita maja para abrir boca.

Una suave brisa nos acompaña mientras pasamos por Briones y nos vamos acercando a San Vicente de la Sonsierra, tierra natal de nuestro Fernando. Éste decide que tenemos que hacer la entrada por una trialera que hay y que, ya que es su pueblo, tiene que entrar el primero, arranca fuerte, sin embargo, se le atasca la cadena en el basculante de su bici (que llevaba un tirante roto) y acaba entrando el último, entre gritos y algarabías de los demás. Roberto también sufrió en dicha trialera una pequeña rotura de cadena.

Seguimos dirección Peciña, metiéndonos en un hoyo donde hacía un calor horroroso, al poco de salir de San Vicente comienza el espectáculo con una rampa del 22% que nos deja en la aldea mencionada. Hacemos acopio de agua, comemos algo y seguimos subiendo hacia el puerto de Peñacerrada por una pista llena de piedras sueltas. Conseguimos empalmar con la carretera donde me esperan todos menos Luis, que se había dado la vuelta a coger las gafas que se le habían caído y, al cabo de un kilómetro, cogemos el camino de Montoria: Éste se va estrechando cada vez más y la pendiente se hace más fuerte con piedras y carcavos que hacen que más de uno no consiga subirlo entero. Acaba la subida y comenzamos a bajar... por el camino incorrecto (tenía mejor pinta que el "correcto", la verdad): Media vuelta y cogemos la senda/trialera que nos va a llevar a las inmediaciones de Ábalos. La senda era demasiado estrecha, por la vegetación, lo que hacía que las ramas se nos engancharan en todos los lados, además había muchas piedras y era bastante revirada, lo que hace que alguno me empiece a mirar mal. En dicha bajada, a Miguel Ángel se le dobla la patilla del cambio, rápidamente reparada por los jefes de mecánicos, Víctor e Ismael. Además, Luis se cae un par de veces, haciéndose daño en la rodilla y Pedrito tiene que bajar andando pues todavía está convaleciente del hombro. Al llegar al cortafuegos, hay un primer conato de rebelión pues la peña no quería seguir por la senda pero, tras sofocarlo, bajamos por la parte más bonita de este primer tramo: Un sendero estrecho, rápido y muy noble. Yo aviso: "Cuando lleguéis al árbol cruzado girad a la derecha". Ismael no hace caso y casi se pega un salto de cuatro metros.

Después de esta bajada comienza la parte más dura de la ruta. Aquí Luis y Pedro deciden abandonarnos providencialmente, como se verá más tarde. Como decía, ahora abordamos la subida a Herrera por una pista llena de piedras sueltas. La subida se resume en tres rampas con pendientes de entre el 20 y el 26% de un kilómetro y medio (subimos unos 300 metros en poco más de un kilómetro y medio) hasta el repetidor de la Herrera. Dicha subida se hizo extremadamente dura por una combinación de desnivel ya acumulado, estado del terreno y el calor horrible, con una temperatura de más de 35º. Coronamos el puerto de Herrera, cogemos agua y nos metemos por un hayedo que nos pareció el paraíso, no sólo por la sombra sino por los charquitos que había.

Después de un par de kilómetros en ligera subida nos desviamos para coger el sendero de la Rosa. Cambiamos de la vertiente norte de la sierra Cantabria a la sur y se nota por la vegetación: Las encinas sustituyen a las hayas y se abre ante nosotros unas maravillosas vistas sobre el valle del Ebro. La primera parte del sendero tiene una pendiente del 30%, pero no tiene grandes dificultades salvo la tierra suelta, pues estaba muy seca. Se va suavizando el desnivel y aparecen alguna que otra roca, lo justo para tener que ir atento al terreno. La última parte es una sucesión de curvas peraltadas excavadas en el roquedo divertidísimas. En esto estábamos cuando Fernando acaba de partir el basculante y, para colmo, revienta la rueda delantera.

Afortunadamente estábamos a dos kilómetros de Ábalos. Llamamos por teléfono a Luis y Pedro, que ya están en San Asensio para que vayan a recoger a Fernando mientras los demás seguimos con la marcha.

Bajamos de Áballos a Baños de Ebro como tiros y aquí empieza otro infierno. La subida final a San Asensio, con temperaturas de más de 40º. Al cruzar la carretera nacional, me quedo sólo y tiran todos para “adelante” menos Alberto y Jose Félix, que se quedan conmigo. Yo ha iba vacío y los últimos cuatro kilómetros, todos de subida se me hicieron eternos. Aquí me acordé de las madres de todos los demás, que no se dignaron a esperarnos. Así que, cuando llegué al pueblo, todavía tenía que subir a mi casa pero, aprovechando que Jose Félix vive en la parta de abajo del pueblo, le pedí que me subiera en coche.

Después de llamarles de todos a mis ¿amigos? nos pegamos un baño efrescante en la piscina para después, pegarnos un buen homenaje gastronómico en mi merendero. Solo espero que podamos repetir muchas más de éstas.

Gracias a todos por venir.



5 comentarios:

vitinbtt dijo...

Te has olvidado de decir lo bien que comimos y bebimos (¿verdad Fernando?).
Gracias a ti por todo y para la proxima vez que la hagas, entrenate mas, que como te has dado cuenta, no se nos ocurre eperarte... jejeje

Ismael dijo...

Jajaja que bueno Julio el comienzo de la crónica, la tenias que haber dejado así, solo esa primera frase.

Gracias a todos los "Peroleros" por lo bien que nos los hicisteis pasar, la ruta estuvo muy bien, la senda esa de la rosa una gozada, mañana viernes el mudo con la rígida por hay se mata...

La comida de Puu madre y la sobremesa también, nos tuvieron que echar del pueblo a mi y a Tate porque iba a empezar el futbol y nosotros sin prisa ¿verdad Tate?

Anónimo dijo...

A ver si entrenais mas que no andais un pijo.Ja, ja,ja,
La verdad es que estuvo todo perfecto, grcias por todo Julio.
Saludos,
Barrancas.

Anónimo dijo...

pues la verdad k estubo bien , yo me retire un poco lesionado, eso si tengo la rodilla de todos los colores , pero bueno esto es asi , haber cuano repetimos otra , pero con mas sobremesa eh , TATI e ISMAel.
saludos LUIS

Anónimo dijo...

te libraste de la locomotora no pudo asistir sino te hubiera hecho incar la rodilla en tu propio pueblo jejejeje envidia de la sana
marcelo de barakaldo