alltricks

15 agosto, 2006

Salida 15-08-2006 ( 9 Ciclistas)


Santa Cecilia-Murillo
Distancia: 62 Kmt.
Acumulado 2006: 1724 Kmt.
Dificultad Física: Alta
Dificultad Técnica: Baja
Tiempo: No se le puede pedir mas, el 15 de Agosto salir a andar en bici a las 07:30 de la mañana a 17º y que no salga el sol; encima nos llueva un poquito al llegar.
Terreno: “Sin comentarios”
Enlace Track
Mariano, Santi, Víctor, Javi, Fernando, Miguel Ángel, Pepon, Termi y Jesús.
En la salida nos juntamos 12 pero el grupo de “sprinters” ;-)) compuesto por Gerardo, SantiG y José, deciden ir a Sorzano y a los 3 kmt. se separan del grupo principal; los demás seguimos dirección Alberite intercambiando opiniones; subimos las bodegas (después de repostar) y cogemos el camino de Ribafrecha donde el ritmo va siendo más alegre. El camino esta bastante bien, aunque con un poco de arena; es un constante sube-baja y el grupo de cabeza va distanciándose sin apenas darse cuenta hasta llegar al pueblo. Al no poder hacer la trialera y la senda por estar desmoronada decidimos bajar a Ribafrecha y andar dos kmt. por carretera hasta el empalme con el camino que nos llevara a el puente Romano (que están reparando; foto de arriba).
Apartir de este punto empezamos a sufrir de verdad; primero ese subidón lleno de piedras donde solemos dar “espectáculo”, continuamos sufriendo en la subida, ya que el camino se nos empina sin descanso; gracias a que el terreno no esta muy roto logramos subir hasta principio de “la cuesta de la sal” sin bajarnos, pero en este trozo de subida la “cosita” se pone dura de verdad y todos tenemos que bajarnos en algún momento, sobre todo al final; a Jesús le faltaron 10 mts. para completarla.
Después de esperar un poco a ¡Santi! que estaba inspeccionando los caminos de alrededor mientras los demás sufríamos, seguimos por una pista en mucho mejor estado y con bastante menos inclinación hasta llegar a el empalme de Cenzano, bajamos un poco para enseguida volver a subir por una pista en perfecto estado. Hasta el cruce de Santa Cecilia no tenemos ninguna dificultad física porque la “subidita” es bastante suave; una vez metidos en el camino del pueblo tenemos que bajar otro poco, pasar un cortado por donde cabe justa la bici y hacer la subida mas bonita de la mañana; será poco mas de un kmt por un terreno, aunque con alguna piedra y rodera, muy ciclable ya que por ahí no pueden subir los coches y destrozarlo completamente. Unos dos o tres kmt de bajada-subida-bajada y llegamos al pueblo.
Necesitamos agua y una vecina (de las dos que había) nos enseña donde tenemos una fuente, bajamos andando ya que no es ciclable con la bici cogemos agua y una vez arriba comemos y bebemos.
La vuelta es por el mismo sitio, hasta “la explanada” donde esta el cruce de caminos; ahora en vez de volver por la mismo lugar, comenzamos una bajada vertiginosa y rapidísima por una pista en buenísimo estado aunque con un poco de gravilla, hasta llegar a la carretera que va de Ribafrecha a Ventas Blancas.
A unos 200 mts. Dirección Ventas pillamos un camino a la izda.(apartir de aquí y hasta Logroño todos los caminos son de parcelaria y están en buenísimo estado) que nos dejara en Murillo después de recorrer muy rápidos los 6 kmt. que nos separaban del pueblo; volvemos a llenar los bidones y afrontamos la penúltima subida; aunque asfaltada, los 2 kmt son muy duros y se van haciendo diferencias, yo las veo desde una posición privilegiada, llegamos al mirador de Murillo y vamos a la izda.; ya no pararemos hasta Logroño y cada uno irá lo mas rápido que pueda sin preocuparse para nada de los que van por delante o por detrás. A veces favorable y otras no tanto llegamos a la ultimisima subida; también de aproximadamente 2 kmt. y donde lo mas duro son los últimos 300mts., también asfaltados pero que fastidian un montón; un poco de llaneo un bajadon por la carretera de las canteras y por fin llegamos a La Estrella; carretera y Logroño.
“Historias”:
Al final hemos conseguido hacer por la zona de Cenzano una ruta circular, ya que normalmente volvíamos por Ribafrecha y pillábamos mucha carretera; con el ozi y los mapas encontré el camino de Murillo y así volver por otro lado.
La fuente de Santa Cecilia era curiosa, estaba debajo de un nogal, muy bien cerrada, caia un hilito de agua que llenaba un depósito de cemento, que lo tenian cerrado con un palé para que no pudiesen ensuciarlo los animales; una chulada.
Santi no descansa, cuando llega a la cima anda “pariba” y “pabajo”; está que se sale.
Fernando, salió después de haberle sacado liquido de la rodilla y haber estado en reposo 5 días, se encontró muy bien, aunque todavía tenia un poco de miedo por si se la golpea.
Pepon nos deleito con una barra gigante de chocolate rellena de galletas en Santa Cecilia.
Gran ruta, creo que todos quedamos encantados.
Mariano, Pepe y yo nos fuimos a almorzar a la sociedad de Mariano, lo que significo un “final feliz”.

No hay comentarios: