alltricks

30 mayo, 2013

El refugio de Nanín 2013 (15 Ciciclistas)



IV VUELTA POR TRESPADERNE
  26-05-2012 ( 15 ciclistas, )
Distancia: 45km
Desnivel acumulado: 1197mt
IBPindex: 97


              A la vista del resultado del éxito de la ruta del año pasado por el valle de Valderejo, este año había decidido repetirla y de paso dar la oportunidad a los que no pudieron venir en la anterior edición. De hecho se apuntaron dos primos nuestros de Bilbao Luis y Alberto pero  hubo una baja de última hora, David, por alguna que otra lesión, de la cual espero que se recupere pronto.


              Tal y como estaba programado, la cita era a las 8:15 en el aparcamiento de Herrán. Este año en vez de ir desde Trespaderne por Quintana Martín Galíndez, cambio el itinerario para esperar a mis primos en Pedrosa y conducirles hasta Herrán.

              Eran las 7:30 de la mañana cuando salgo de casa y tanto el frío como la niebla me hacían temer que el día no iba a ser tan agradable como lo habían anunciado, pero había que seguir adelante. Puntualmente fuimos llegando a Herrán en donde Tate ya nos estaba esperando, pues había decidido ir a pasar el finde con Valvanera y conocer el entorno,  el que confío haya sido de su agrado.
           
               Después de los saludos de rigor,  típicas bromas ( “mira, mira, el coche de los calvos”), y montaje de las bicicletas, salimos del parking con una espesa niebla que nos impedía ver el perfil de la montaña y nos disponemos a cruzar Herrán, con la intención de atravesar la montaña que se nos mostraba delante de nosotros y que parecía infranqueable, pero previamente llenamos los bidones en la fuente del pueblo.
Apenas 200 m de casas y nos disponemos a pedalear por el desfiladero del Rìo Puròn, rìo que remontaremos durante buena parte de la mañana hasta casi su nacimiento.
El camino discurre con pendiente hacia arriba por un camino estrecho y rodeado de peñas, con algunos tramos con piedras y bastante técnicos, en el que de una manera u de otra todos conseguimos atravesar,  vamos avanzando a un ritmo lento disfrutando del estrecho camino que discurre paralelo al río, entre árboles y riscos, subidas y bajadas, e incluso escaleras. La mañana seguía fresca y se agradecían los pequeños rayos de sol que se adivinaban en algunos claros.
Seguimos avanzando hasta una portilla (una de las muchas que atravesamos durante toda la mañana) que pone fin al desfiladero entre árboles y  nos descubre una inmensa pradera, verde y con los restos del pueblo abandonado de  Ribera al fondo y donde un corzo nos deleitó con sus carreras y saltos hasta que se perdió entre los árboles.

                  Dejamos atrás los muros de lo que en su dìa fueron las casas de Ribera y seguimos remontando el río Puròn adentrándonos en un pinar por una pista en muy buen estado, bastante ancha y con pendiente hacia arriba y por fin aparecemos en el impresionante valle de Valderejo, hermosas praderas, de un verde brillante e intenso, debido a las intensas lluvias del mes de Abril y Mayo, y a ambos lados,  imponentes riscos, hogar de la mayor colonia de buitres de la zona.


                 Desde el camino divisamos el  pueblo abandonado de Villamardones, el pueblo de Lalastra en el fondo del valle y la  ermita de San Lorenzo en la cima de los riscos (nuestro primer objetivo del día) .

                 Llegamos a Lalastra y despuès de comer algo y recoger agua, discurrimos apenas 1 km por asfalto en direcciòn al pueblo de La Hoz, aunque de pueblo solamente tiene dos casas y una granja. Lo dejamos a la derecha y comenzamos a subir por una pista que otra vez discurre paralela al rio Puròn; es una pista ancha y de buen firme y en un punto nos desviamos a la izquierda  por una fuerte pendiente. Es en este tramo cuando divisamos posados  en el suelo a toda la colonia de buitres de la zona, fue impresionante el verles levantar el vuelo uno a uno y volar por encima de nuestras cabezas como si estuviesen pensando….” a quien nos comemos hoy de todos estos que van de naranja?”.
Es en este momento cuando “alguien” dice que le ha parecidoreconocer al “Comando San Millán”, pero creo que solamente fue un espejismo.

                   Seguimos subiendo por la pista cada uno a su ritmo, pero disfrutando del maravilloso paisaje al este y al oeste, al norte y al sur, unas vistas impresionantes.
Poco a poco coronamos todos la cima y nos dirigimos cumbreando hasta la ermita.
En este trayecto Luis y yo divisamos unos mastines y por precaución decidimos retroceder unos 200 m. para unirnos al grupo por el otro lado de la valla.

                   Una vez en la ermita, nos hacemos una foto de grupo con el valle en el fondo, retomamos fuerzas con las consabidas barritas, plátanos etc y nos disponemos a bajar al fondo del valle por una estrecha senda que comienza por un pinar y termina en un pequeño hayedo. Quiero imaginar que los amantes de las trialeras disfrutaron de esta bajada. Al final de la misma aparecemos en Villamardones, y seguimos un camino ancho que nos lleva de nuevo a Lalastra donde volvemos a parar, para reagruparnos y rellenar los bidones.

                  En este punto, cerramos el primer cìrculo del 8 que vamos ha hacer en el dìa y comenzamos el segundo cìrculo, diferente pero no menos espectacular. Aquí Luis nos dice que se vuelve, que ya ha cumplido su objetivo, hacer la mitad de la ruta.
Deshacemos unos 500m el camino que habíamos traído al principio, para tomar un pequeño camino con fuerte pendiente y continuada, hasta coronar  un pequeño cerro
 que vamos cumbreando durante un buen rato, entre claros y bosque. Este camino termina en una pista forestal y en  este punto Oscar decide acortar la ruta y se vuelve por otra pista que le conduce de nuevo a Ribera donde nos esperará a que pasemos de nuevo.
                   El resto seguimos adelante y a los pocos metros tomamos un pequeño desvìo, casi imperceptible que nos introduce en una senda de hierba y en pleno bosque y con pendiente descendente. Aquí cada uno baja a la velocidad que quiere, ya que nos encontraremos todos otra vez en esa misma pista pero muchos metros abajo. Cabe destacar que la senda este año estaba mucho peor que el anterior, debido a las máquinas desbrozadoras que destrozan el monte…….y luego echan la culpa a los ciclistas. Después de reagruparnos bajamos todos juntos hasta conectar con la carretera que va a Villafría , pero en vez de dirigirnos al pueblo, seguimos la carretera hasta tomar un desvío a la derecha, donde  comienza la última subida del día de  5km, La pista a partir de ahora es ancha y de buen firme, con constantes pequeñas pistas que aparecen a diestro y siniestro con indicaciones de PR.

                       Discurrimos entre bosques para finalizar la ascensión en un gran hayedo que bajamos todos agrupados hasta un arroyo donde reponemos agua. Seguimos bajando disfrutando del hayedo y dejamos la pista para coger la segunda senda del día,
Al finalizar la senda nos encontramos con una inmensa pradera. Bajamos todos y continuamos cruzando la pradera hasta conectar con un camino que nos deja de nuevo en Ribera donde nos espera Oscar que se nos une de nuevo al grupo.
Dejamos Ribera y nos volvemos a introducir en el desfiladero del rio Puròn por el mismos sitio que habìamos transitado unas  horas antes, pero ahora en sentido descendente y con cuidado,  pues como era de esperar nos encontraríamos con varios caminantes.
En este tramo alguno se emociona y termina con los huesos en el suelo, pero sin mayor importancia.

                   Termina el camino en el pueblo de Herran donde nos están esperando Luis y   Valvanera.

                   Cogemos los coches y nos dirigimos a Trespaderne, pero este año sugiero volver  por Pedrosa para contemplar un espectacular punto del río Jerea, lugar perfecto para refrescarse en verano y donde como era lógico, surgieron las pequeñas apuestas…a que no hay coj…. De bañarse…a que sí…… Al final no los hubo……
Una vez en Trespaderne, nos duchamos y  tras degustar un aperitivo con pimientos, morcilla de Burgos, salchichón y unas buenas jarras de cerveza con gaseosa, damos buena cuenta de la comida, cafés y licores,

                   En definitiva otro bonito día, con buen ambiente y sin incidentes que reseñar, aunque si lamenté  profundamente alguna que otra asistencia…..” me imagino que el aludido ya sabe que me refiero a El”…..pero como siempre digo, el que quiera puede contar conmigo para conocer este entorno este verano.

                    Desde aquí reconozco el esfuerzo de madrugar y venir hasta aquí, por eso os doy las gracias a  todos por vuestra asistencia y os convoco a la próxima edición de la VUELTA POR TRESPADERNE que ya estoy empezando a perfilar.

FOTOS AQUÍ:

 Y AQUÍ:







9 comentarios:

vitinbtt dijo...

Muy buena crónica Nanín, ya espero la vuelta del 2014 y si, se parecen al Comando San Millan.

sergio dijo...

sergio(bikebox) yo este verano tengo idea de subir a la tesla que era lo primero que veia segun me levantaba de pequeño de la cama

TOÑO Pleitos dijo...

Buena crónica, mejores fotos (aunque un poco escasas y lástima que las estropearan esos ciclistas que salían todo el rato).

David, que te pasa? Tienes pupita?

Isma, me alegro de verte el pelo (es un decir),

mon69 dijo...

Gracias Mariano....como siempre un lujo acudir por esas tierras y con tan buena gente

Anónimo dijo...

Espero hacer esta ruta este verano con alguno que tampoco haya podido ir, dos años seguidos perdiéndomela es demasiado.Muy buena crónicas y bonitas fotos.

El Pe

tatepin dijo...

Una vez más gracias Mariano!!!!. Es una ruta que no se olvida. Esperamos la del 2014. Un abrazo Tate

Anónimo dijo...

Estupendo día, estupendo lugar y estupenda compañía.
¿se puede pedir mas?
Gracias por todo Nanin.
Salud,
Barrancas.

Ismael dijo...

Una ruta preciosa Mariano y Diego, espectacular en todos los aspectos, pero sobre todo inmejorable en el trato recibido.

Toño recuperate pronto, te quiero ver en bici (es un decir) o por los suelos pronto.

TOÑO Pleitos dijo...

Gracias Isma, yo también te quiero, es un decir, mucho, mucho, mucho. Como la trucha al trucho!!